San Lucas no conoció a Jesús, pero sí a Pablo, de quien fue su discípulo. Es el único escritor del Nuevo Testamento que no es israelita y dirigió su mensaje a los cristianos gentiles.

Se dice que fue médico, pero también sabía de letras -su lengua era el griego- y de algunas artes como la pintura.

Cercanos a su fiesta, aquí una novena para pedir su intercesión: