5 de enero de 2022 12:38 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 6 de enero de 2022 11:22 am

5 de enero: celebramos a San Simeón, el Estilita, el monje que nos enseña el valor de la penitencia

Hoy, 5 de enero, la Iglesia recuerda a San Simeón, el Estilita. Se denominaba “estilitas” a los monjes que aparecieron en Medio Oriente a partir del siglo V y que tenían la particularidad de vivir completamente aislados, en oración y penitencia, sobre una plataforma colocada encima de una ‘columna’ (stylos, en griego). Normalmente, un estilita permanecía en esas condiciones durante muchos años, incluso hasta que les llegaba la muerte.

Ser santo como Dios es santo

Simeón nació cerca del año 400 en el pueblo de Sisan, en Cilicia (hoy Turquía), cerca de Tarso, donde nació San Pablo. De pequeño se dedicaba a pastorear ovejas por los campos, pero en su corazón y en su mente llevaba un intenso deseo de ser santo y ver al Padre en el cielo. Aquel anhelo fue creciendo conforme aumentaba en edad y a los 15 años tocó la puerta de un monasterio cercano y fue admitido. En ese lugar se dedicó a rezar intensamente y hacer exigentes penitencias buscando la purificación de su alma y fortalecerse para luchar contra las tentaciones. Allí también aprendió a ofrecer su vida por la salvación de las almas pecadoras.

A Dios se le encuentra si se hace silencio en el corazón

Ante la dureza de sus penitencias, el abad temió que Simeón fuese motivo de escándalo o confusión entre los otros monjes, así que le ordenó el camino de la completa soledad. El santo, entonces, abandonó el monasterio y se fue a vivir a una caverna primero y a una cisterna seca después. Su fama de santidad y la profundidad espiritual de sus consejos atrajo a muchísima gente que lo visitaba a diario, pero que impedía que encuentre el silencio que necesitaba. Finalmente, Simeón optó por levantar una plataforma sobre una columna y se subió sobre ella. Así vivió por los siguientes 37 años, hasta el final de sus días.

La penitencia purifica y agrada a Dios

Algunos se acercaban para alcanzarle alimento y bebida -se dice que comía solo una vez por semana-, mientras que él pasaba la mayor parte del día y la noche rezando. Solo descendía ocasionalmente. Desde aquella columna, hecha su hogar, predicó y dio consejo a gentes de todo tipo, anhelantes de conocer y acercarse más a Dios: obispos, funcionarios, autoridades, hombres sencillos, sacerdotes, monjes. Dios transformó muchos corazones a través de las palabras de Simeón.

El santo murió el 5 de enero del año 459, en posición de oración, con la cabeza inclinada. un grupo de monjes construyó un sepulcro donde depositaron sus restos. Se dice que muchos milagros y conversiones fueron obrados entre los peregrinos que visitaban su tumba.

Cerca a la columna donde vivió se construyó un monasterio para aquellos monjes que deseaban resarcir los pecados del mundo a través de la penitencia.

Etiquetas: Santos, Penitencia, monjes, santoral