9 de diciembre de 2019 12:01 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 9 de diciembre de 2019 7:04 am

¡Feliz Solemnidad de la Inmaculada Concepción!

Redacción ACI Prensa

¡Feliz Solemnidad de la Inmaculada Concepción!

Ayer domingo 8 de diciembre la Iglesia celebró el Segundo Domingo de Adviento, que este año coincidió con la Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Para comprender qué sucede en un caso como este y qué celebración prevalece sobre la otra, hay que remitirse a las Normas Universales sobre el Año Litúrgico y el Calendario (NUALC).

En dicho documento se encuentra una tabla en la que cada celebración litúrgica figura enumerada en función de su prevalencia. Así, el Triduo Pascual de la Pasión y Resurrección del Señor lo encontramos en primer lugar y, por lo tanto, prevalece sobre cualquier otra celebración.

En este caso concreto, los domingos de Adviento se encuentran en el número 2, mientras que las solemnidades de la Santísima Virgen María, inscritas en el Calendario General, se encuentran en el tercero.

Por lo tanto, al coincidir el Segundo Domingo de Adviento con la Solemnidad de la Inmaculada, ésta debe trasladarse al día libre más cercano, por ejemplo, al lunes 9 de diciembre.

Solemnidad de la Inmaculada Concepción

La Iglesia celebra la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, que es el dogma de fe según el cual la Madre de Jesús fue preservada del pecado desde el momento de su concepción. Es decir, desde el instante en que comenzó su vida humana.

A mediados del siglo XIX, el Papa Pío IX, después de recibir numerosos pedidos de obispos y fieles de todo el mundo, ante más de 200 cardenales, obispos, embajadores y miles de fieles católicos, declaró con su bula “Ineffabilis Deus”:

“Que la doctrina que sostiene que la Beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles..."

En Roma se envió una gran cantidad de palomas mensajeras en todas las direcciones llevando la gran noticia. Y en los 400 mil templos católicos del mundo se celebraron grandes fiestas en honor de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Poco más de tres años después, en una de sus apariciones en Lourdes, la Virgen María se presentó ante la humilde pastorcita Santa Bernardita Soubirous con estas palabras: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.

Actualmente son miles las iglesias dedicadas a esta advocación en todo el mundo y millones de fieles le tienen una particular devoción. La Inmaculada Concepción es patrona de España, es conocida como “La Purísima” en Nicaragua, a través de la imagen de Nuestra Señora de “El Viejo”, y venerada como la “Virgen de Caacupé” en Paraguay.

Más información:

Etiquetas: Iglesia Católica, Virgen María, Inmaculada, Inmaculada Concepción

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios