Mons. Rolando Álvarez, obispo secuestrado por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua desde agosto de 2022, será sometido a juicio, acusado de “conspiración” y difusión de “noticias falsas” contra el régimen.

En una audiencia realizada este 10 de enero, en medio de denuncias de graves irregularidades en el proceso, se remitió la causa de Mons. Álvarez, Obispo de Matagalpa, “a juicio”.

De acuerdo a un comunicado del Poder Judicial, “en los Juzgados de Distrito Penal de Audiencia de Managua, se llevó a cabo la audiencia inicial del proceso penal en donde compareció Rolando José Álvarez Lagos en su calidad de acusado por los delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información y la comunicación en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüenses”.

“La autoridad judicial revisó las medidas cautelares decretadas en la audiencia preliminar, manteniendo el arresto domiciliario, asimismo, admitió el intercambio de información de pruebas y remitió la causa a juicio”, señala el boletín.

El Poder Judicial de la dictadura de Ortega indicó, además, que el sacerdote Uriel Antonio Vallejos, que logró salir de Nicaragua y vive exiliado desde en Costa Rica, es acusado “por los mismos delitos”, por lo que “continuará vigente el oficio a INTERPOL para su captura”.

Durante la madrugada del 19 de agosto de 2022, la policía nicaragüense irrumpió en la casa episcopal de la Diócesis de Matagalpa y secuestró a Mons. Álvarez, uno de los más abiertos críticos del régimen dictatorial en el que Ortega tiene sumida a Nicaragua por más de 15 años.

Más en Libertad Religiosa

Horas después, la policía reveló que había trasladado al Obispo a Managua, y lo mantenía en arresto domiciliario.

El abogado nicaragüense Yader Morazán, defensor de los derechos humanos exiliado en Estados Unidos, denunció este 10 de enero que la jueza Gloria Saavedra fue la “verdugo del día de hoy”.

“Ella es de los nuevos nombramientos del 2019, en sustitución de los primeros verdugos que juzgaron a manifestantes del 2018 y que fueron ascendidos a Magistrados. Ella ni carrera Judicial ha hecho, porque era coordinadora”, señaló.

Además dijo que la defensora pública asignada a Mons. Rolando Álvarez, Jennifer Hernández, “es la abogada defensora pública favorita del régimen para celebrar audiencias en contra de los sacerdotes”.

Un informe realizada por la abogada e investigadora Martha Patricia Molina reveló que entre 2018 y 2022 la Iglesia Católica en Nicaragua ha sufrido casi 400 ataques bajo la sombra de la dictadura de Ortega.

En declaraciones a ACI Prensa este 10 de enero, Molina lamentó que el obispo nicaragüense "fue sentado en el banquillo de los acusados donde deberían juzgar a verdaderos delincuentes".

(El artículo continúa después)

"Vemos a un monseñor a quien se le ha negado el derecho a la defensa, ante un sistema judicial plagado de corrupción y nepotismo. Se está enfrentando a un juez, a un fiscal (y) a su propio defensor público impuesto en la audiencia preliminar".

La abogada destacó la coincidencia de que en Nicaragua hoy 10 de enero se recuerda "un año más del asesinato del 'mártir de las libertades públicas' Pedro Joaquin Chamorro", director del diario La Prensa, baleado en 1978 por un hombre vinculado al régimen del entonces dictador Anastasio Somoza.

"Hoy, la dictadura ha sometido ante el sistema de justicia infame de Nicaragua a un inocente: monseñor Rolando Álvarez quien enfrentará un proceso nulo de principio a fin", denunció Molina.