21 de febrero de 2019 6:07 pm

No podemos inventar una nueva Iglesia, dice Cardenal alemán

Redacción ACI Prensa

Foto referencial: Pixabay dominio público
Foto referencial: Pixabay dominio público

Ante las voces que piden una reforma amplia y sustancial, el Arzobispo de Colonia (Alemania), Cardenal Rainer Maria Woelki, señaló que “no es nuestra tarea salir e inventar una nueva Iglesia”.

“Sí, la situación en Alemania es realmente difícil y sí parece haber una disputa sobre hacia dónde va (la Iglesia), que también es alentada por los escándalos de abusos. Hay también algunas voces que señalan que es tiempo de hacer a un lado lo que hemos mantenido hasta ahora, abandonar viejos tiempos. Creo que ese es un concepto muy peligroso”, dijo el Cardenal en entrevista concedida a Martin Rothweiler, director de EWTN.TV en Alemania, el 13 de febrero.

“Somos parte de una gran Tradición. La Iglesia también defiende las verdades que trascienden en el tiempo y no es nuestra tarea salir e inventar una nueva Iglesia por nosotros mismos”, precisó.

En vez de eso, continuó el Cardenal, “nuestra tarea como obispos es preservar la fe de la Iglesia que hemos recibido de los Apóstoles, y decirla y proclamarla con un nuevo frescor para nuestros tiempos”, para que “las nuevas generaciones puedan encontrar a Cristo, su salvación”.

El Cardenal Woelki es uno de los siete obispos alemanes que en abril de 2018 escribió una carta al Vaticano para solicitar una aclaración ante el anuncio de la Conferencia Episcopal de Alemania sobre un documento para permitir a protestantes casados con católicos recibir la Comunión Eucarística “bajo ciertas condiciones”.

La carta fue enviada sin una consulta previa al Presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, Cardenal Reinhard Marx, que es Arzobispo de Munich y Freising; y miembro del Consejo de Cardenales (C9) que colabora con el Papa Francisco para la reforma de la Curia del Vaticano, cuya última reunión en Roma se realizó del 18 al 20 de febrero de este año.

El Cardenal Woelki explicó que la fe cristiana debe mantenerse viva, “algo que no se logra aboliendo el celibato. No se logra tampoco exigiendo la ordenación sacerdotal para las mujeres, ni señalando que se debe tener una moral sexual distinta. No. El Evangelio es y sigue siendo el pilar. Es la fe de la Iglesia la que sigue siendo el pilar, como ha sido presentada por San Juan Pablo II” en el Catecismo de la Iglesia Católica.

El Purpurado hizo esta afirmación luego que el Obispo de Magdeburg dijera que “el sacerdocio femenino llegará”, en una entrevista concedida hace unos días a la agencia alemana de noticias católica KNA, y luego que algunos líderes eclesiales, entre ellos tres sacerdotes, escribieran al Cardenal Marx pidiéndole cambiar la moral sexual de la Iglesia.

El Arzobispo de Colonia concedió la entrevista algunos días después de que el Cardenal alemán Reinhard Müller publicó una “Declaración de Fe” para hacer frente a la creciente confusión sobre la enseñanza de la doctrina católica. Su texto se basó en el Catecismo de la Iglesia Católica.

Esta publicación fue criticada por el también Cardenal alemán Walter Kasper, que está a favor de dar la Comunión a los divorciados en nueva unión.

El Cardenal Woelki dijo que “el desafío es precisamente dar testimonio y proclamar nuestra fe atemporal ahora, de tal modo que sea comprensible por la gente de hoy. Este es el desafío y debemos enfrentarlo en vez de rechazarlo”.

Otro desafío de la Iglesia hoy, continuó el Arzobispo de Colonia, “es mantener viva la cuestión de Dios en toda nuestra sociedad. Cada vez más personas creen que pueden vivir bien sin Dios”.

Ante este panorama, el Cardenal compartió que una de las cosas que le da esperanza es que “Cristo existe y sigue siendo el Señor de la Iglesia. Además su Santo Espíritu prometido es dado a nosotros. Estoy convencido de que Él también nos guiará para superar estos tiempos”.

Otra razón para la esperanza es “el encuentro con los jóvenes que se han dejado encender por la fe de la Iglesia. Son los jóvenes los que buscan más de esta fe cristiana, quienes tienen un hogar en la Iglesia, quienes tienen un lugar en la Eucaristía”.

Estos jóvenes, concluyó, “participan de la adoración y viven sabiendo que sus vidas han sido tocadas por Cristo”.

Etiquetas: jóvenes, Abusos sexuales, homosexualidad, Iglesia en Alemania, obispos de Alemania, ordenación de mujeres, Cardenal Woelki

Comentarios