29 de octubre de 2022 - 12:34 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 25 de noviembre de 2022 3:31 pm

Cada 29 de octubre recordamos a la Beata Chiara Luce Badano, la adolescente de la sonrisa eterna

Redacción ACI Prensa

Cada 29 de octubre recordamos a la Beata Chiara Luce Badano, la adolescente de la sonrisa eterna

Cada 29 de octubre, la Iglesia Católica recuerda a la Beata Chiara "Luce" Badano (1971-1990), nacida un día como hoy hace 51 años. “Clara” -por su nombre en español- nació en Sassello, Liguria (Italia), el 29 de octubre de 1971.

Luce (Luz)

Desde pequeña evidenció un profundo amor a Dios, al tiempo que dejaba entrever su carácter fuerte, aunque curiosamente dócil. Chiara tenía el corazón lleno de alegría y era capaz de irradiar una ternura intensa, que se traslucía a través de su mirada, llena de luz.

A los nueve años ingresó al Movimiento de los Focolares. Luego, en 1985, se mudó a Savona para seguir los estudios de bachillerato. A los 16 años, mientras vivía como cualquier adolescente, entre amigos, la música y el deporte, decidió consagrar su vida a Dios. Ya por esos tiempos, Clara había establecido un vínculo muy cercano con la fundadora de los Focolares, Chiara Lubich, quien le puso por sobrenombre "Luce" (Luz).

“Por Jesús, por Jesús”

En el verano de 1988, a Chiara le encontraron un tumor en el hombro. La evaluación médica indicaba "sarcoma osteogénico con metástasis", un tipo de tumoración agresiva y dolorosa. La joven se propuso superar la enfermedad y comenzó un intenso tratamiento de quimioterapia, mientras trataba de seguir con su vida habitual, sin perder la alegría ni la fe. Repetía constantemente que todos sus dolores los ofrecía a Dios, “Por Jesús, por Jesús”; “Esto lo hago por ti, Jesús. Si tú lo quieres, yo también”.

El proceso de su enfermedad la llevó paulatinamente a quedar postrada. Por otro lado, Chiara quería mantenerse lúcida para no dejar de ofrecer su dolor, y renunció a los sedantes y analgésicos. Su intención era acompañar a Cristo sufriente y abandonado. Sus amigos la visitaban para darle ánimo, pero paradójicamente eran ellos quienes, después de verla, se sentían animados a seguir más de cerca al Señor y a visitarla con más frecuencia.

Apóstol en la enfermedad

Chiara sabía que la posibilidad de morir era grande, pero lejos de abandonarse, se unió más a Jesús, convirtiéndose, ella misma, en fuente de consuelo para los que la rodeaban. Así, por un tiempo se dedicó a acompañar, mientras aún podía caminar, a un joven que padecía de depresión. Después, un día, entregó todos sus ahorros a un amigo que partió en misión humanitaria a África.

A pesar del esfuerzo de los médicos, la enfermedad avanzó rápidamente y Chiara terminó perdiendo la movilidad de las piernas. "Si tuviera que elegir entre caminar o ir al paraíso, elegiría esta última posibilidad", dijo a sus padres, cuando ya no pedía curarse sino solo encontrarse con Jesús.

Hay una luz que nunca se apagará

En julio de 1989, Chiara sufrió una severa hemorragia, signo de que el desenlace estaba cerca. Apenas tuvo algo de fuerzas, llamó a sus padres y les dijo: "No derramen lágrimas por mí. Yo voy donde Jesús. En mi funeral no quiero gente que llore, sino que cante fuerte".

En su lecho, la beata oraba pidiendo ser capaz de cumplir con la voluntad de Dios hasta el último aliento. "No le pido a Jesús que me venga a buscar para llevarme al paraíso; no quisiera darle la impresión que no quiero sufrir más", llegó a decirle a su madre, con quien ya preparaba lo que había empezado a llamar su "fiesta de bodas", haciendo referencia al día de su muerte -lo que incluía su funeral-.

El domingo 7 de octubre de 1990, Chiara falleció. Su tránsito fue sereno, y estuvo acompañada de sus padres. A un paso de la puerta de su habitación aguardaban sus amigos en oración. Sus últimas palabras fueron para su madre: "Chao, mamá. Sé feliz porque yo lo soy".

Unas dos mil personas asistieron a los ritos funerarios en honor a su alma.

Beatificación

En diciembre del año 2009, el Papa Emérito Benedicto XVI reconoció públicamente el milagro que hizo posible la beatificación de Chiara Badano.

Los padres de un niño italiano habían pedido la intercesión de Chiara para que su pequeño se cure de la meningitis severa que estaba haciendo colapsar uno a uno sus órganos internos. De pronto, el niño se reincorporó, sano y sonriente. Ninguno de los médicos tratantes tenía una explicación para lo sucedido.

Chiara Badano fue beatificada el 25 de septiembre de 2010. En la ceremonia, el Arzobispo Angelo Amato, cabeza de la Congregación para la Causa de los Santos, puso como ejemplo a Chiara de cómo aun en una corta vida se puede vivir con grandeza y santidad:

"Hoy hay gente llena de virtud que, en la familia, en la escuela o en la sociedad, está muy lejos de desperdiciar su vida".

Luego concluyó:

“La Beata Chiara Badano es una misionera de Jesús, una apóstol del Evangelio como buena noticia a un mundo rico de bienestar, pero a menudo enfermo de tristeza y de infelicidad. Ella nos invita a reencontrar la frescura y el entusiasmo de la fe. La invitación está dirigida a todos; a los jóvenes sobretodo, pero también a los adultos, a los consagrados, a los sacerdotes. A todos se les ha dado la gracia suficiente para llegar a ser santos”.

Etiquetas: Italia, santoral, beatas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios