5 de mayo de 2019 12:01 am

Hoy es el Tercer Domingo de Pascua

Redacción ACI Prensa

Cruz / Adrian Kingsley-Hughes (CC BY-NC-ND 2.0)
Cruz / Adrian Kingsley-Hughes (CC BY-NC-ND 2.0)

Este 5 de mayo la Iglesia celebra el tercer domingo de Pascua. El Evangelio del día corresponde a la lectura de Juan 21,1-19.

A continuación puede leer el Evangelio y la homilía del Obispo de Santa María de los Ángeles (Chile), Mons. Felipe Bacarreza Rodríguez:

Evangelio del día (Jn 21,1-19)

1 Después de esto, se manifestó Jesús otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Se manifestó de esta manera.
2 Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los de Zebedeo y otros dos de sus discípulos.
3 Simón Pedro les dice: «Voy a pescar.» Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo.» Fueron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.
4 Cuando ya amaneció, estaba Jesús en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
5 Díceles Jesús: «Muchachos, ¿no tenéis pescado?» Le contestaron: «No.»
6 El les dijo: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» La echaron, pues, y ya no podían arrastrarla por la abundancia de peces.
7 El discípulo a quien Jesús amaba dice entonces a Pedro: «Es el Señor», se puso el vestido - pues estaba desnudo - y se lanzó al mar.
8 Los demás discípulos vinieron en la barca, arrastrando la red con los peces; pues no distaban mucho de tierra, sino unos doscientos codos.
9 Nada más saltar a tierra, ven preparadas unas brasas y un pez sobre ellas y pan.

Puede revisar las otras lecturas litúrgicas del día AQUÍ

Homilía de Mons. Bacarreza:

El Evangelio de hoy nos relata la tercera aparición de Jesús resucitado a sus discípulos. Esta vez no se presenta en medio de ellos a puertas cerradas, sino al aire libre, a orillas del mar de Tiberíades. Tampoco están presentes todos los discípulos sino sólo siete de ellos.

Este evangelio tiene dos partes bien delimitadas: el reconocimiento de Jesús resucitado por parte de los apóstoles y misión encomendada a Pedro, después de su triple declaración de amor a Jesús. Actualmente en el lugar donde este episodio ocurrió se alza una capilla que tiene el nombre: “el primado de Pedro”.

“Voy a pescar”, dice Simón Pedro. Es la expresión de que él vuelve a su vida de antes. Él había dejado la barca y las redes para seguir a Jesús; y ¡ahora las retoma! Si lo hace Pedro, también lo hacen los demás apóstoles, particularmente los hijos de Zebedeo. Esa noche no pescaron nada.

Para leer la homilía completa puede ingresar AQUÍ

Etiquetas: Pascua, Mons. Felipe Bacarreza, evangelio diario

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios