Un sacerdote exiliado y un defensor de los derechos humanos han denunciado que la dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua manipula y “fabrica” testigos para el juicio que prepara contra el Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando Álvarez.

En un post de Facebook, el sacerdote nicaragüense Erick Díaz, que vive exiliado en Estados Unidos tras salir de su país en septiembre de 2022, advirtió que el régimen “ha fabricado” una lista de testigos “para que testifiquen en contra de Monseñor Rolando”.

Mons. Álvarez, crítico de los abusos de la dictadura de Ortega, fue secuestrado por un contingente policial en la casa episcopal de la Diócesis de Matagalpa, durante la madrugada del 19 de agosto de 2022. Horas más tarde, la policía nicaragüense reveló que lo había llevado a Managua, la capital del país, y lo mantenía en arresto domiciliario en una casa de sus familiares.

Un grupo de sacerdotes, seminaristas y un laico que permanecían al interior de la casa episcopal también fueron llevados por las autoridades a la prisión de torturas para presos políticos conocida como “El Chipote”, en Managua.

En una audiencia realizada este 10 de enero, en medio de denuncias de irregularidades en el proceso, el Poder Judicial determinó que el caso de Mons. Álvarez, acusado de “conspiración” y difusión de “noticias falsas” contra el régimen, será llevado a juicio.

La lista con los testigos contra Mons. Rolando Álvarez fue publicada en los últimos días por el propio Poder Judicial de Nicaragua, y se difundió en redes sociales.

Más en Libertad Religiosa

El P. Erick Díaz señaló el 18 de enero que hay varias personas “que no sabían que estaban en esa lista y se dieron cuenta hasta hoy que sus nombres han sido usados y puestos ahí”.

“Ya sabrán qué viene después. Citarlos y amenazarlos para que digan lo que ellos prepararán o les digan deban decir”, denunció.

“Hay varios que van con alegría, a descargar su odio y a decir mentiras contra Monseñor. Hay otros que primero prima su fe y no son capaces de dar testimonios falsos”, expresó.

Para el sacerdote, “eso también es un delito que comete el sistema de involucrar personas que no saben nada y que no están dispuestos a decir mentiras. También ellos son víctimas”.

(El artículo continúa después)

El P. Díaz aseguró que solo Dios conoce “los corazones de cada quien”.

“Tarde que temprano todo sale a la luz”, señaló, indicando que eventualmente se conocerá “quién actuó de buena gana y fe y apegado a sus principios cristianos, éticos y morales. Y quién perdió la conciencia y va a mentir contra un inocente”.

“Además de ser pecado, es un delito penado por la ley”, precisó.

El sacerdote compartió una captura de pantalla de una publicación de uno de los supuestos testigos convocados por la dictadura.

En la imagen se lee un mensaje de Nieves Hernández, ex trabajador de la Radio Hermano de la Diócesis de Matagalpa.

“Nunca me he vendido ni traicionaré a mi Iglesia ni a nuestros sacerdotes y viva Monseñor Rolando”, se lee en la publicación.

“Bendiciones ahí seguimos con la frente en alto aunque me involucren en algo que no tengo que ver nada mi conciencia siempre limpia y sigo apoyando a nuestros sacerdotes y viva Cristo Rey viva nuestro obispo y sacerdotes” (sic), añade.

De acuerdo a medios locales, otro de los “testigos” que figura en la lista de la dictadura nicaragüense, Juan Francisco Blandón, habría salido del país para no participar en el juicio contra Mons. Álvarez.

El abogado nicaragüense Yader Morazán, defensor de los derechos humanos exiliado en Estados Unidos, denunció a través de su cuenta de Twitter que otros de los supuestos “testigos” que declararán contra el obispo católico tienen relación con la dictadura y buscan obtener el favor del régimen de Ortega.

Entre ellos, Morazán señala a Emiliano Antonio Pérez Castro, indicando que “después de abril fue nombrado delegado del Ministerio de Transporte de Matagalpa. Su cuñada es la jueza Sheyla Patricia Delgado Medrano”.

“Él tiene años queriendo entrar al Estado”, indica el abogado nicaragüense.

Otra de las testigos es Josefa Azucena Jirón López, a quien el jurista identifica como “secretaria del Ministerio de Educación de Matagalpa”.

También señala a Elba Marina Rayo, quien “trabaja en la Radio Insurrección que opera dentro del Departamental del FSLN”, el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Desde ahí, dijo Morazán, “se dirigió la represión de Abril del 2018”, contra las multitudinarias manifestaciones que exigían la salida de Daniel Ortega, en el poder ininterrumpidamente desde el 10 de enero de 2007.

“Antes abrazaba a Mons. Álvarez, y ahora declarará en su contra”, criticó Morazán.