El Papa no citó a obispos de España para tirarles “de las orejas”, asegura Cardenal Omella

El Papa Francisco bendice a los obispos españoles. El Papa Francisco bendice a los obispos españoles. | Crédito: Vatican Media

Este martes 28 de noviembre, el Papa Francisco recibió en el Vaticano a los obispos españoles para transmitirles las conclusiones de la visita apostólica realizada a los seminarios del país a comienzos de este 2023.

Antes de abordar el informe, el Predicador de la Casa Pontificia, Cardenal Raniero Cantalamessa, ofreció a los presentes desde las 8 de la mañana una meditación que tomó como punto de partida Pentecostés. 

El Santo Padre se incorporó a la reunión una vez iniciada la meditación, a cuyo término mantuvieron una extensa conversación durante unas dos horas. Tras un descanso, comenzó la reunión con los responsables del Dicasterio para el Clero.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Cardenal Juan José Omella, durante una conferencia de prensa, ha afirmado que pronto se puso de relieve que el encuentro con el Pontífice “no era para tirar de las orejas ni condenar a nadie. Era para ver cómo podemos mejorar. Estamos en un cambio de época y de alguna manera nos tenemos que preparar”. 

Aunque el Papa precisó que la visita apostólica "no es una investigación" en una entrevista con el diario español ABC, difundida en diciembre de 2022, la inusual llamada a todos los obispos a Roma había despertado algunos recelos.

No en vano, el pasado 24 de noviembre, el secretario general y portavoz de la CEE, Mons. Francisco César García Magán, afirmó que entre los prelados no había “temor” por el encuentro de este martes en Roma, aunque reconoció que se trataba de “un hecho singular”.

Más en España

Preguntar “a pecho descubierto”

Para el purpurado español, se ha tratado de una conversación “en continuación del camino sinodal” en la que el Papa ha animado a los prelados a preguntar “a pecho descubierto”.

Cuestionado de forma reiterada por los periodistas sobre si de verdad el único tema de conversación con el Pontífice había sido la situación de los seminarios en España, el purpurado ha recuperado una expresión infantil para reforzar sus explicaciones: “Por Jesusito, que te digo la verdad”. 

Así, ha tratado de descartar que se haya abordado el asunto de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia o la complicada situación sociopolítica en España en las últimas semanas. 

A lo largo de la rueda de prensa, que ha compartido con Mons. García Magán y el presidente de la subcomisión episcopal del Clero, Mons. Jesús Vidal, el Cardenal Omella ha subrayado el interés del Papa Francisco “en formar hombres muy maduros, enraizados en la persona de Jesucristo; hombres de Dios, pero con los pies en el suelo”.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

Durante dos horas, la conversación ha abordado cuestiones sobre las diferentes dimensiones formativas que se ofrecen o la experiencia pastoral de los seminaristas. 

Para Mons. Vidal, el Santo Padre ha establecido “un diálogo espiritual en un ambiente de unidad y de comunión” en el que “le hemos ido preguntando y él nos ha ido iluminando desde su experiencia”. 

A su entender, “que el Papa se interese por la formación de los futuros sacerdotes en España es un privilegio” y ha subrayado “el impulso con el que nos ha animado a seguir implantando el plan de formación” de los seminarios. 

Reorganización de los seminarios y casas de formación

España cuenta con 86 seminarios erigidos que se distribuyen en 55 casas de formación, según ha aclarado Mons. Vidal. Eso supone que no todos los seminarios tienen una casa de formación propia. Por ejemplo, existe un seminario interdiocesano de Cataluña, al que acuden candidatos al sacerdocio de siete diócesis diferentes. 

Son 40 de las 69 diócesis españolas las que acogen en la actualidad a sus propios seminaristas. De ellos, 29 son propios de las diócesis y 15, los Redemptoris Mater, son conducidos por el Camino Neocatecumenal.

Una de las cuestiones que se planteaba es la necesidad de reorganizar esta estructura debido a la caída de vocaciones. Según los últimos datos aportados por la CEE, en el curso 2022-2023 se han formado menos de un millar de aspirantes al presbiterado, siendo la primera vez que la cifra bajaba de esa cota desde que se tienen registros modernos. 

Los nuevos ingresos estuvieron por debajo de 200 y las ordenaciones no llegaron al centenar, por primera vez. Dos décadas atrás, España contaba con cerca de 1.700 seminaristas, hubo 350 incorporaciones y se ordenaron casi dos centenares. 

El Cardenal Omella ha señalado que, entre otros factores, esto se produce por la baja natalidad y que la Iglesia ha de afrontar una suerte de “reconversión industrial” en este campo.

“La realidad es distinta a los años 60. La baja natalidad afecta a los seminarios como afecta a las universidades y se tienen que replantear el futuro”, ha puntualizado el presidente de la CEE. 

Mons. Vidal, por su parte, ha afirmado que no hay una fecha fija para obtener un resultado “concreto” sobre lo planteado, porque se trata de un proceso continuo. Sin embargo, sí se ha establecido un periodo de tres años para poder evaluar los avances. 

“Sobre el tema de la unificación de los seminarios el Papa nos ha animado a seguir en el camino en el que está la Iglesia en España”, donde hay 15 casas de formación que acogen a seminaristas de varias diócesis, ha añadido Mons. Vidal. 

Formación afectiva

El presidente de la subcomisión episcopal del Clero ha referido que la formación afectiva de los futuros sacerdotes “es un tema que al Papa le interesa mucho”. En este sentido, aseguró que el Pontífice “ha animado a que los futuros sacerdotes sean hombres capaces de generar comunión y diálogo, sacerdotes que puedan vivir la sinodalidad en esta Iglesia”.

El sacerdote, “como cualquiera, es necesario que sea una persona madura, libre, capaz de desarrollar una vida plena y una vida social adecuada”, ha añadido Mons. Vidal. 

¿Uso de sotana?

Mons. Vidal ha explicado también, a preguntas de los medios, que durante la conversación con el Papa Francisco sí se ha abordado la cuestión sobre la vestimenta de los nuevos sacerdotes. El obispo ha detallado que es un asunto encuadrado en la idea de que los presbíteros deben estar “enraizados en la realidad” que les rodea. 

En este sentido, apuntó que “podemos dejarnos llevar por modas que no son centrales, que son periféricas”, sin aclarar cuáles son. 

Salud del Papa

El Cardenal Omella ha explicado además que el Papa Francisco ha sido capaz de hablar “sin toser ni una vez” en su diálogo con los obispos españoles, pese a la afección pulmonar que le ha obligado a reducir su agenda, y ha señalado que “está más sano que nosotros”. 

Para el cardenal español, esta reunión ha tenido como resultado adyacente “dos globos pinchados: no pasa nada grave en [la Iglesia en] España y el Papa no está tan malo como parecía”. 

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.