22 de junio de 2022 8:13 pm

¿Cómo la consagración al Sagrado Corazón de Jesús detuvo una peste?

Por Susan Klemond. Traducido y adaptado por Harumi Suzuki y Cynthia Pérez. - Por Cynthia Pérez

Imagen del Sagrado Corazón de Jesús. La frase en la cruz significa "en este signo vencerás". Lawrence OP - Flickr (CC BY-NC-ND 2.0).

Hace más de 300 años, los pobladores de la ciudad de Marsella, en Francia, realizaron la primera consagración y adoración pública del Sagrado Corazón de Jesús y lograron librarse de la mortal peste bubónica, luego de que la venerable Sor Anne-Madeleine Remuzat les comunicara una revelación de Cristo.

En un artículo del National Catholic Register, la escritora católica Susan Klemond recordó que la venerable Sor Anne-Madeleine Remuzat, que continuó con la misión de Santa Margarita María de Alacoque de promover la devoción al Sagrado Corazón, recibió una revelación de Jesús que pedía la consagración de Marsella, su ciudad natal.

Anne nació en Marsella en 1696 y a los nueve años recibió el permiso de sus padres para ingresar al monasterio de las Grandes Maries, de la Orden de la Visitación. Como religiosa continuó con la misión de Santa Margarita María de Alacoque, vidente del Sagrado Corazón.

Santa Margarita recibió de Cristo la misión de fomentar la devoción a su Sagrado Corazón en reparación por los pecados, la indiferencia y los abusos cometidos contra el Santísimo Sacramento. Además, le comunicó las 12 promesas que concedería a sus devotos.

Sor Anne-Madeleine fundó una asociación dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, aprobada por el Vaticano en 1717, para agradecer a Cristo por su amor y reparar las afrentas que sufrió en su vida terrenal y que todavía recibe en la Eucaristía, señaló Klemond.

Klemond indicó que en 1718 unas 60 personas que se reunieron para adorar a Jesús Sacramentado, en una iglesia local, vieron el rostro de Cristo en el sacerdote durante más de media hora.

En esa ocasión, Dios le reveló a Sor Anne-Madeleine que la ciudad de Marsella sería castigada si no se arrepentía de su inmoralidad.

La escritora recordó que además del relajamiento moral de los ciudadanos de Marsella, la herejía del jansenismo había echado raíces en Francia. Como explicó Klemond, esta herejía sostiene que el libre albedrío del hombre es incapaz de cualquier bondad moral y que Cristo murió solo por un pequeño grupo de personas que recibieron la Gracia desde el nacimiento.

En 1713, el Papa Clemente XI condenó los errores jansenistas, pero en Francia algunas personas no aceptaron la condena.

En mayo de 1720, un barco del Medio Oriente llevó la peste bubónica a Francia e inició la Gran Plaga de Marsella. Ante el aumento de casos de infectados, se estableció una cuarentena y las iglesias tuvieron que cerrar. Pero el monasterio de Sor Anne-Madeleine se salvó, y durante ese tiempo su comunidad hizo muchos actos de caridad, indicó Klemond.

La escritora católica señaló que, con permiso de su superiora, Sor Anne-Madeleine le pidió a Dios que le enseñara cómo deseaba que se honrara su Sagrado Corazón para que la plaga en Marsella terminara. Según precisó la abadía de Clairval, Jesucristo le dijo a la religiosa que quería una fiesta solemne para honrar su Sagrado Corazón.

Fue así que el entonces Obispo de Marsella, Mons. Henri de Belsunce, instituyó la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús en la Diócesis de Marsella y consagró la ciudad el 1 de noviembre de 1720. Según indica Klemond, probablemente se trata de la primera consagración y adoración pública al Sagrado Corazón.

La abadía de Clairval señaló que desde la consagración al Sagrado Corazón de Jesús, la enfermedad disminuyó gradualmente. Pero destacó que la gente no reformó sus vidas y en 1722 reapareció la plaga. Fue entonces que Mons. de Belsunce ordenó procesiones para el Corpus Christi y la nueva fiesta del Sagrado Corazón.

Los concejales de la ciudad de Marsella, que no habían asistido a la consagración y a la Misa de 1720, participaron en las procesiones de 1722, según indica Visitation Spirit. En septiembre de ese año terminó la peste. En solo dos años, la peste bubónica causó la muerte de mil personas en la ciudad de Marsella y sus alrededores.

En 1730 falleció la Venerable Anne-Madeleine Remuzat y su causa de canonización está abierta.

Etiquetas: Sagrado Corazón de Jesús, Consagración, adoración, peste