Testigos de Jehová

Estados Unidos ha sido, especialmente a partir del siglo XIX, una especie de 'granero' religioso para el mundo, desde donde irradiaron diversos credos religiosos, tales como el pentecostalismo, el mormonismo ("Iglesia de los Santos de los Últimos Días"), el adventismo y los Estudiantes de la Biblia, que más tarde llegaron a ser conocidos como Testigos de Jehová, una más de sus muchas ramificaciones.


 

El fundador

Charles Russel fue educado como presbiteriano y pasó la mayor parte de su infancia entre las ciudades de Allegheny y Pittsburgh, en el estado donde nació. Su padre, un comerciante experto, entrenó al hijo para ser su socio en los negocios, función que Charles pasó a desempeñar ya a los 11 años, en una tienda de ropa masculina.

A la edad de 18 años formó su propio grupo independiente de estudios, el cual acabó como un movimiento aparte, eligiéndole a él, seis años más tarde, como su "pastor", contando para ello con el apoyo de dos adventistas: George Stetson y George Storrs, quien fue él que más influenció en las ideas de Russell.

En 1876, Russell haría un importante y decisivo contacto del que obtendría algunos conceptos claves que, sumados a los anteriores, formarían el arquetipo de su teoría doctrinal y la bandera de su cruzada misionera. Se trataba de Nelson Barbour, que, del mismo modo que George Storrs, también fue un seguidor de William Miller, y que, ahora, lideraba un grupo independiente en Rochester, N. York. Su publicación, "Herald of the Morning" [Heraldo de la mañana], llegó a las manos de Russell una mañana de enero de aquel año. Los conceptos que allí se expresaban se referían a la venida de Cristo sería invisible, Cristo ya estaba presente, y su presencia había acontecido en 1874.

Paradójicamente, tal vez este cambio de actitud haya sido el más fuerte y, al mismo tiempo el de mayor franqueza de su ministerio. Deambulando por caminos distintos a las Escrituras y aprovechándose de los cálculos escatológicos ya publicados -entre otros los de John Acquila Brown en 1823 y los de Nelson Barbour, en 1875- Russell adoptó el mismísimo principio "día-año" de los rabinos del primer siglo, aplicándolo arbitrariamente a ciertos textos bíblicos, hasta llegar a su tríada de fechas: 1799, 1874 y 1914.

En el año de 1877 se fusionaron los dos grupos, el de Pittsburgh - liderado por Russell - y el de Rochester - liderado por Barbour-. Los dos, con la cooperación de otro asociado de Barbour - John Paton - iniciaron un trabajo de divulgación hombro a hombro, que se materializó en la obra Three Worlds [Tres Mundos], de la cosecha de Barbour, pero con el apoyo intelectual y financiero de Russell.

Además de ello, comenzó a aparecer como co-editor de la publicación Herald of the Morning [Heraldo de la Mañana ], al lado de Barbour y Paton. Ésta sería una unión que duraría poco. Uno de los puntos que el libro de Barbour destacaba era que el año de 1878 sería marcado por el arrebatamiento de los 'santos' al cielo. En cuando tales esperanzas no se materializaron, ocurrió el primer cisma en el ministerio de Russell, con muchos abandonando el movimiento.

Al paso que Russell permanecía apegado a la teoría de la 'invisibilidad' - adoptada después del fracaso de 1874 - esta nueva decepción ejercería sobre Barbour un efecto análogo al que William Miller experimentó 34 años antes. No era de sorprender que fuera así , ya que se trataba de la quinta desilusión religiosa en su vida -3 de ellas en su época de millerista y 2 consigo mismo- cosa por la que Russell, más joven y menos experimentado, no había pasado. De modo que fue impelido en otras direcciones. Esto no tardó en producir discordancias doctrinales francas y abiertas entre ellas, la que culminaría con la ruptura de los compromisos.

En el año de 1879 -en medio de un intercambio de acusaciones- Russell se retiró oficialmente de la sociedad, acompañado de Paton, con el que también rompería lazos tiempo después. Ahora el entonces 'pastor' Russell estaba financiera y mentalmente preparado para lanzar las bases de su propio movimiento, por medio de la creación de una revista: Zion´s Watch Tower and Herald of Christ´s Presence [La Torre del Vigía de Sión y Heraldo de la Presencia de Cristo], comenzando en julio de 1879.

Esta publicación llegaría a llamarse simplemente WatchTower [La Atalaya ], la literatura más popular de los Testigos de Jehová. Cinco años después, Russell, registraría oficialmente la Zion´s Watch Tower Tract Society [Sociedad Torre del Vigia de Tratados de Sión] , en Pensylvania. Esta corresponde actualmente con la Watchtower Bible and Tract Society [Torre de Vigía de Biblias y Tratados], de Brooklyn, New York.

Durante el resto de su ministerio, hasta el año de su muerte - 1916 - Russell se apegó tenazmente al significado de las fechas 1799, 1874 e 1914, las dos últimas aprendidas de su ex-compañero, Barbour.

A la muerte de Russel, sus adeptos eran aproximadamente unos 25000 y se gloriaban de haber repartido 300 millones de octavillas y folletos. Su dirección social está en Nueva York.

El juez Rutherford

Con su sucesor, el "juez" Rutherford, la secta entra en su fase de gran difusión. Habla y escribe en abundancia. Prácticamente de él proviene toda la literatura de los testigos de Jehováh, pues retiró de circulación todas las obras de su predecesor. La mayoría de las obras actualmente propagadas por la secta son suyas.

Rutherford se considera como el único interprete inspirado de la Biblia y no duda en sustituir las inspiraciones de Russel por las suyas. Fue también un orador y un viajero incansable que dio auge al movimiento, especialmente en Suiza y Alemania.

Rutherford falleció en 1942, siendo sucedido por su "jefe de publicidad" y principal asistente, Nathan Knorr, que todavía es el jefe de la secta.

Knor creó "cursos de formación ministerial teocrática" y una escuela bíblica de la Atalaya

Su doctrina

Es un adventismo pero especialmente devaluado donde lo mejor del adventismo ha desaparecido y lo peor esta hipertrofiado. Monoteistas al estilo judío y musulmán, los Testigos de Jehová rechazaban la "Trinidad" y –siguiendo en esto más da Víctor Hugo que la Biblia- llaman a Dios Jehovah.

El verbo no es Dios, Cristo es únicamente una criatura. Así, lo esencial del cristianismo se evapora. El "alma" no es inmortal. Con la muerte, todo acaba. No hay, pues, ni purgatorio ni infierno. La mayoría parte de la humanidad, desde Adán hasta nuestros días, está a las órdenes de "Satán", quien juega un gran papel en la teología de los testigos: en torno a ellos todo es satánico. 

En la historia de la humanidad existen tres periodos:

  1. Desde la creación hasta el diluvio: fracaso del plan de Dios: Satán predomina sobre el hombre

  2. Del diluvio a la muerte de Cristo: poder limitado aunque predominante de Satán

  3. De la muerte de Cristo a 1914: solamente 144000 hombres pueden salvarse plenamente, con el cielo como destino porque Satán continúa ejerciendo todavía su poder en el mundo. Así escribió Russel antes de 1914. Posteriormente presentó los dos periodos del futuro:

  4. De 1914 a 2914, reino de mil años de Cristo sobre la tierra; durante este tiempo los muertos resucitarán uno tras otros; un pequeño número de irreductibles serán aniquilados; los 144000 verdaderos testigos de Jehováh tomarán posesión de su lugar en el cielo.

  5. 2914 al final del reino de mil años; todo se habrá cumplido; la nueva tierra y los numerosos cielos estarán establecidos para toda la eternidad.

¿Sucedió algo en 1914? Si, Jehová se converitió en Rey. ¿Fue esta la señal de la primera Guerra Mundial? Exactamente: Satán furioso, quiso destruir la tierra, y envió también la peste llamada "gripe española" y numerosos temblores de tierra. Estos acontecimientos fueron eco de la terrible batalla que se libró en el cielo en 1914 y como consecuencia "el diablo y sus ángeles fueron arrojados a la tierra". Así vaticinó Rutherford, una vez muerto Russel, para adaptar sus teorías a los acontecimientos.

Asimismo, los testigos señalan a Satán como creador de todas las religiosnes, y consideran a la religión católica como una "gran mascarada religiosa que

Comentarios