i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); eto, suponiéndose para 1992, aunque actualmente ellos admiten que sólo el Señor conoce el día y la hora pero que quedan pocos días y hay muchas señales que lo atestiguan.

Sólo ellos sobrevivirán, el resto serán aniquilados para siempre (no creen en la inmortalidad del alma), y ellos vivirán eternamente en una Tierra convertida en Paraíso.

La 'Sociedad' se fundó en 1879 por un empresario de Pennsylvania llamado Charles Taze Russell. Dejó el cristianismo para interesarse por religiones orientales y la piramidología, y despues se unió a los Adventistas del Séptimo Día, otra secta apocalíptica que aún subsiste. Tras la muerte de Russell en 1916, el movimiento pasó a ser dirigido por el 'juez' Rutherford, que construyó una mansión en San Diego para cuando resucitasen Noé, Isaac, David, Gideón, y Josua.

Disponen de una amplia lista de prohibiciones que son cambiadas en cuanto así se publica en sus revistas, de compra casi obligatoria para luego intentar vender puerta a puerta. Mueven mucho dinero, con todos los beneficios fiscales.

Mientras las biblias de todas las confesiones cristianas (católicos, ortodoxos, protestantes) están inspiradas en la Vulgata latina y coinciden entre sí, los Testigos cuentan con una versión en la que se han introducido pequeños cambios para que no contradiga lo que dictan sus líderes.

Como piensan que Cristo no es Dios, sino una especie de ángel, todas las alusiones vienen cambiadas (Jn. 1:1, Col. 1:14-16, 2:9-10, Fil.2:5, Tit.2:13, Heb.1:8, 2Ped.1:1), cambian la adoración a Cristo por "rendirle homenaje" (Mt.28:17, Lc.24:52, Heb.1:6), cambian los referidos a la inmortalidad del alma (Lc.23:43), y del infierno (Mat.25:46) para pasar por alto ambos conceptos.

Ya que los testigos compran sus biblias en el Salón del Reino, nunca advertirán que su doctrina está basada antes en unas revistas que en tan antiguo (y vapuleado) libro. A menos que se les ocurra consultar otras biblias, o aprender griego, hebreo, y latín.

Estructura

La teocracia de los Testigos de Jehová está estructurada en 11 escalones o grados, que son: Jehová Dios, Jesucristo, Clase del esclavo fiel y discreto, Cuerpo Gobernante (compuesto por 11 miembros ungidos), Siervo de Zona, Siervo de Sucursal, Siervo de Distrito, Siervo de Circuito, Superintendente o Anciano de la Congregación, Siervo Ministerial, y Publicador (vendedor).

Todos los cargos se eligen y nombran desde la central norteamericana, y es el "espíritu santo" el que los nombra (le debe quedar más cerca trabajar exclusivamente en la central de los EEUU y no desplazarse por cada congregación para hacer los nombramientos).

En cada país se monta la estructura legal de modo que los nativos dan la cara oficialmente y los norteamericanos dirigen el negocio y se llevan los beneficios. Prácticamente todos los Siervos de Sucursal (dirigente de país) son americanos.

El Presidente y su Cuerpo Gobernante vigilan al milímetro a todos los Siervos de Zona, los cuales visitan y controlan a los Siervos de Sucursal, que a su vez vigilan continuamente a los Siervos de Distrito, que dos veces por año repasan cuentas con los Siervos de Circuito, que cada cuatro meses hacen lo propio con los Superintendentes.

Estos vigilan de cerca a todos los Siervos Ministeriales, y estos no quitan ojo un día a lo que hacen los Publicadores, que a su vez se vigilan entre sí y consideran un privilegio denunciar que un colega (sea familiar, amigo, pareja, hijo...) ha transgredido alguna de las infinitas normas de la secta.

Los dirigentes conocen en cada momento el rendimiento económico de cada miembro, ya que entregan informes que incluso cuentan con datos y seguimiento de posibles nuevos miembros, y tambien su vida privada por medio de entrevistas personales y chivatazos. Ninguna congregación tiene contacto con las demás, si no es a través de representantes, de modo que están aislados y no saben más que lo que cuentan, manipulan, y ordenan sus amos y señores.

Prohibiciones

Pueden cambiar con el tiempo, pero estas son algunas de las prohibiciones de la secta:

Un lucrativo negocio

La Watch Tower Bible and Tract Society of New York, Inc. es el mejor negocio editorial del mundo y cuenta con las imprentas más grandes del planeta. De un sólo libro, "La verdad que lleva a la vida eterna", se vendieron entre 1968 y 1974, 74 millones de ejemplares.

Anteriormente, con el mismo contenido pero cambiando los títulos y el orden de capítulos, se habían vendido 29,246,710 ejemplares. En 1980 se vendieron libros en todo el mundo por un total de 22,837,471 ejemplares, y de revistas 218,827,546 ejemplares ("Atalaya", en 106 idiomas, y "Despertad!" en 34), y 16,465,248 folletos.

Los libros se venden a un precio 10 veces superior al de edición. En sus siete manzanas de Brooklyn trabajan a cambio de comida, hospedaje y una propina mensual, dos mil adeptos fabricando la literatura base. La comida les llega de sus propias granjas, donde trabajan cuatrocientos voluntarios, tambien a cambio de su manutención.

A esto se añade el ahorro en derechos de autor, ya que todos los ceden a la secta, el no pagar impuestos por ser una sociedad 'religiosa' y el tener millones de vendedores (tantos como adeptos) que trabajan de forma gratuita. Y aún nos queda lo mejor: cada adepto no sólo es obligado vendedor sino tambien comprador. Y no sólo un ejemplar por familia, sino uno para cada persona, para que así no tengan que hacer cola por leer. Además, los adeptos compran, y pagan por adelantado, todos los libros y revistas que luego deben vender (o regalar) puerta por puerta.

En cada reunión semanal se habla de la venta de libros y revistas, de cómo 'colocar' literatura. Puesto que el fin del mundo está cerca, hay que proclamar la palabra de Jehová lo más rápido posible, o serán responsables de la muerte de los infieles.

Es muy fácil escribir uno de estos libros. Primero puede aparecer en revistas, que se compran todas, luego se funden los capítulos en un libro que tambien se vende, y cuando se ha saturado el mercado, se le cambian de orden los capítulos, se añaden, se cambia el título y las cubiertas, y un nuevo éxito editorial. El mismo texto ha sido vendido con cinco títulos distintos en más de una ocasión. Desde sus comienzos, y con las mismas ideas doctrinales básicas, entre 1874 y 1974 se vendieron 704,163,616 libros y folletos, en los siguientes diez años otros 355 millones. Entre 1918 y 1974 se vendieron 3,970,261,080 revistas, y 3,185,000,000 en los siguientes diez años. Aparte tenemos que considerar unos dos millones de suscripciones anuales a sus revistas.

Pero nunca se acaban de hacer números con esta "organización no lucrativa", pues los modos de esquilmar a los adeptos (como los caminos del Señor) son infinitos. Tambien se les hace pagar los formularios y hojas de registro obligatorias para el control interno, las tarjetas de territorio y los sobres, las hojas de invitación al Memorial (ceremonia) y a conferencias, las tarjetas postales que luego reparten de forma gratuita... Tienen sus contribuciones mensuales, otras para necesidades concretas con cajitas habilitadas a tal efecto en cada Salón del Reino. Y teniendo en cuenta que la mayoría de adeptos son de bajo estado social, muchos acaban viviendo casi en la miseria. Pero en fin, sin lujos ni estudios universitarios seguro que viven con más entrega.

También se deben sufragar los viajes de los líderes cuando van a los EEUU. Si un adepto va a predicar fuera de su localidad corre con todos los gastos y estos no se descuentan de los beneficios por ventas. Las asambleas son otro negocio. Se reúnen miles de testigos en estadios o similares (unos 70,000 recientemente) durante varios días, allí les venden de todo (comida, refrescos, literatura...) pero más caro y de peor calidad. Allí dejan todo lo que han traído, después de haber pagado hasta las credenciales para asistir.

Otro hábil sistema de saqueo es el de que la central de la secta ofrece créditos a sus feligreses, con interés por debajo del mercado, para adquirir bienes inmuebles. La verdad es que mucha gente se pregunta (entre esta gente no están los responsables del gobierno para asuntos religiosos, claro) qué hace un grupo así registrado como religión y gozando de todos los beneficios fiscales.

Parte del Contenido de esta sección es cortesía de la Fundación S.P.E.S
Bolívar 216, 1° "A" (1066) Buenos Aires - Argentina. Tel: (54 11) 4343-7702
E-mail : [email protected]

El material forma parte de su curso por e-mail : "El Fenómeno de las Sectas y los NMR" Auspiciado por el Arzobispado de Buenos Aires. Especial agradecimiento al Lic. José María Baamonde, Presidente

Comentarios

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez

Tendencias:

El blog de Mons. José Gómez
Libros del padre José Antonio Fortea