Algunos posibles daños ocasionados por algunas sectas y Nuevos Movimientos Religiosos (NMR)

Lic. José María Baamonde

Pese a lo que el común de la sociedad cree, los daños ocasionados por ciertos nuevos movimientos religiosos son variados y aunque no todos caracterizan a los NMR, estas consecuencias pueden ser vistas en diverso grado en éstos. Es importante, sin embargo, distinguir estos daños reales con las acusaciones injustamente hechas por organizaciones anti-católicas contra cualquier forma de compromiso cristiano. Al respecto es conveniente conocer los criterios proporcionados por el Cardenal Cristoph Schönborn.

A continuación consignaremos el listado elaborado por la Winspread Conference, reunida en la ciudad de Wisconsin, EE.UU., en septiembre de 1985, y que fue codificado en los ámbitos de Individuos y Familias, Gobierno, Ley, Negocios, Educación y Religión, encontrándose todos ellos documentados:

Individuos y familias

Fragmentación de la familia:

Aunque es natural que un compromiso de cualquier tipo y la maduración natural suponen un cambio en los lazos familiares -sería ilusorio que los padres pretendieran de sus hijos adultos el mismo vínculo que poseen con sus hijos menores, la familia, siendo la célula básica de toda sociedad, es una de las primeras afectadas cuando uno de sus miembros se asocia a una secta. No pocos de estos movimientos ven en ella uno de los primeros factores a desestabilizar, ya que el grado de dependencia con uno de estos grupos va a ser inversamente proporcional a la fortaleza de los vínculos intrafamiliares.

En América Latina, donde los grupos evangélicos de tipo pentecostal registran características particulares, respecto a los mismos movimientos en el continente europeo, se observa con bastante frecuencia que cuando un integrante de una familia adhiere a estos movimientos, pronto empieza a acusar al resto de los integrantes de estar o pertenecer al Diablo, por no abrazar la fe pentecostal, con las consecuentes rupturas familiares. Esto también se registra con grupos como los Testigos de Jehová y demás grupos paracristianos.

Reducción a la utilización o explotación económica de sus miembros:

En muchos de estos movimientos se exige a sus miembros un trabajo a destajo, hasta cumplir la cuota diaria de dinero a recaudar, estipulada por el líder. En razón de esto es frecuente ver a altas horas de la noche a jóvenes intentando vender los últimos paquetes de sahumerios que les quedan (por ejemplo: Cuarto Camino, Fundación Nahual); libros, posters o cassettes (por ejemplo: Hare KrishnaNiños de Dios/La Familia) , para así poder retornar a la colonia u hogar del grupo.

En otros casos se les exige la entrega de todos lo bienes, como así también el pago de importantes sumas de dinero para la realización de diversos cursos, los cuales al no ser pagados, generalmente se les canjea por trabajo no remunerado en diversas sedes del movimiento (v.gr.: iglesia de la Cienciología / Asociación Dianética, Asociación El Patriarca, y diversos movimientos para el así llamado "desarrollo del potencial humano", entre otros).

Alteraciones mentales o emocionales y desarrollo psicológico deteriorado:

La prácticas a la que son sometidos los adeptos en ciertos grupos pueden llegar a psicotizar a un individuo, especialmente si este cuenta con una estructura psíquica de estas características. Esto se registra especialmente en aquellos movimientos que incluyen en sus prácticas la inducción a estados alterados de conciencia como suele suceder en algunos grupos evangélicos de tipo pentecostal en sus presuntas prácticas de sanaciones sobrenaturales o de liberaciones demoníacas; en movimientos afrobrasileños, al momento de llevar a cabo las incorporaciones o posesiones de los orixás; o en el tan difundido control mental, al momento de llevar adelante los supuestos viajes astrales.

La mayoría de grupos, sin embargo, no llegan a este extremo; pero en algunos otros grupos pueden observarse síntomas tales como inmadurez psicológica, personalidad dependiente, delirios de omnipotencia, estados confusionales, estados de hipervigilancia, estados hipomaníacos, dificultades de concentración, tendencias a la automutilación, razonamiento de tipo paranoide, etc.

Enfermedades físicas, heridas o muerte de los miembros causadas por malos tratos, negligencia grave, prohibición de tratamientos médicos:

Generalmente las enfermedades físicas provienen del deterioro general por la falta de una alimentación adecuada, o por la falta de atención médica, la cual puede llevar a la muerte, como es el caso de los Testigos de Jehová frente a la negativa de recibir transfusiones de sangre, como así también otros movimientos que desaconsejan la consulta a médicos y proponen que la cura sea sólo realizada por la fe. También aquí deben contemplarse los casos extremos en que el líder de un movimiento ordena el suicidio a sus seguidores, como fuera el tristemente célebre caso de la secta Templo del Pueblo que liderada por Jim Jones, culminó con el suicidio colectivo de más de novecientos seguidores en Guyana, en 1978.

Más recientemente, en abril de 1993, una situación similar habría envuelto al movimiento de los Davidianos, liderado por David Koresh, en la localidad de Waco, Estado de Tejas, EE.UU.; la Orden del Templo Solar, simultáneamente en Cheiry (Suiza) y en Montreal (Canadá), en octubre de 1994, que lideraba Luc Jouret; y Puerta del Cielo, en San Diego, EE.UU., entre otros.

Abandono y abuso de los niños:

Es frecuente el abandono de niños por parte de algunos de estos movimientos, especialmente cuando adolecen de alguna grave enfermedad. En general, los niños son entregados a familiares que no pertenecen al grupo para su cuidado. En lo que respecta al abuso de niños, uno de los movimientos que más acusaciones ha recibido al respecto es el de los Niños de Dios/La Familia que, pese a sus constantes desmentidas, existe una importante cantidad de documentación de uso interno del grupo, que probaría la veracidad de las mismas.

Gobierno/Ley

Infiltración en los departamentos de gobierno:

También en partidos políticos, sociales y organismos de la Fuerzas Armadas y de Seguridad, con el fin de obtener información secreta o privada, para conseguir beneficios financieros o influenciar a las instituciones en las que se han infiltrado, para servir a los fines del movimiento.

Evasión fiscal:

El caso más sonado al respecto fue el que involucró a la iglesia de la Unificación (Moon), el cual dejó como saldo el encarcelamiento de su fundador y actual líder, Sun Myung Moon, por algunos meses.

Adquisición fraudulenta y disposición ilegal de fondos públicos para la asistencia social y de la seguridad social:

Esta es una acusación que frecuentemente se enarbola contra movimientos de los clasificados como psicoterapéuticos o de rehabilitación personal, especialmente con aquellos que dicen abocarse a la cura de drogodependientes.

Violación de las leyes de inmigración:

Permanencia clandestina de miembros, una vez vencidos los plazos de residencia, como así también la práctica de actividades laborales, teniendo sólo visa turística y no la residencia.

Abuso del sistema legal a través de litigios:

Generalmente a través de falsos litigios o querellas infundadas a corporaciones autorizadas y reguladas por la ley; o juicios a investigadores que, obviamente no prosperan, para desalentar a otros especialistas a elaborar trabajos de estudio e investigación. La última de las mencionadas es una estrategia recomendada internamente en el movimiento Los Niños de Dios / La Familia, a través de la carta del líder titulada "Cómo Tomarlo".

Consecución de objetivos políticos, mientras que actúan bajo una imagen de organización caritativa o religiosa y no política:

El ejemplo generalmente citado es el de la Iglesia de la Unificación que, pese a presentarse como un movimiento religioso, desarrolla una amplia actividad política a través de diversos encuentros y congresos realizados por organismos, que dependen del grupo.

Negocios

Recaudación de fondos y venta de prácticas, ambas engañosas, y abuso del status de organización caritativa, para conseguir dinero con fines lucrativos y otros propósitos no caritativos:

Esto se encuentra íntimamente relacionado con la característica tipificada como proselitismo engañoso. Entre otros movimiento que incurren en él, podemos mencionar a los Niños de Dios/La Familia, que intentan vender sus posters, cassettes y videos aduciendo que juntan fondos para una escuela, un hogar de ancianos, un centro de rehabilitación de drogadictos o de atención de jóvenes suicidas, etc. También la Fundación Nahual, la Fundación Enghelmajer, Asociación Dianética, LBV, y cientos de grupos insertos en la New Age o Nueva Era.

Stress organizacional e individual, como resultado de la presión que se ejerce a los empleados que participan en la 'enseñanza empresarial y los seminarios de desarrollo':

Ciertos movimientos ponen en práctica seminarios de crecimiento, en donde los participantes son sometidos a una gran presión psicológica para el logros de las metas estipuladas.

Competencia desleal mediante el trabajo mal retribuido o los 'salarios reciclados':

Esto se da fundamentalmente en aquellos movimientos que poseen empresas comerciales.

Educación

Negativa o interferencia, a la obligatoriedad legal de la educación de los niños:

La mayoría de los movimiento que entre sus prácticas se encuentra la de vivir en comunidad, no cumplen con esta obligatoriedad (por ejemplo: Hare KrishnaNiños de Dios/La Familia, Fundación Nahual, Casa de Judá, Las Doce Tribus, etc).

Abuso de las facilidades dadas por las escuelas o las universidades, o falsificación de los propósitos del grupo, para ganar respetabilidad:

Habitualmente se lleva a cabo por cesión de las instalaciones para la ejecución de encuentros o seminarios con algún tema que preocupe a la sociedad, o a través de la realización de convenios para fines en común. Uno de los movimientos que implementa esta modalidad es la Escuela de Yoga de Buenos Aires, con exposiciones sobre drogadicción o sida; también movimientos que ut

Comentarios