Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); ngún tipo de servicio católico.

Hace algunas décadas, la Conferencia Episcopal de América Latina (CELAM) había discutido la posibilidad de construir una emisora internacional de alta potencia para abarcar todo el continente. Por razones desconocidas, no se construyó esta emisora, pero hoy afortunadamente, la emisora internacional de la Madre Angélica, Radio Católica Mundial difunde las 24 horas del día su programación en español vía satélite y en onda corta al continente. En América del Norte, anglo-parlante, la situación es diferente. El gobierno de Canadá no permite la constitución de emisoras religiosas excepto para dos o tres emisoras ecuménicas; en todo los Estados Unidos hay solamente 48 emisoras católicas de AM y FM, y por ello, la onda corta se hace necesario para abarcar el país y evangelizar a los católicos que no reciben información o programación católica. En otras partes del mundo existen países que no acceden a una programación con contenido católico como es el caso del Japón, pero no es el único.

La onda corta católica en Africa

Es en el Tercer Mundo, sin embargo, que es notoria la ausencia de una emisora católica. Por ejemplo, existen solamente 34 emisoras católicas en todo Africa, de las cuales 4 están en las Islas Canarias, y casi todas son de baja potencia y están ubicadas en las capitales. No existe un servicio católico al extenso territorio de este continente que agrupa a los cientos de grupos étnicos que hablan su propio lenguaje; un continente que desaparece en medio de sangrientas guerras civiles y genocidios fomentados por presidentes ambiciosos y envilecidos por el poder.

La Iglesia en África ha crecido considerablemente desde hace un siglo, y ahora una minoría grande de africanos son católicos. Se escucha, entonces, un grito desesperado de evangelización en las desérticas tierras africanas.

Hace varias décadas que los obispos africanos estaban considerando la posibilidad de constituir una emisora internacional católica de onda corta, de alta potencia para difundir el Evangelio y las enseñanzas de la Iglesia. Sin embargo, esta iniciativa se ha visto frenada no por las condiciones difíciles de pobreza de la Iglesia y los africanos, sino por los constantes enfrentamientos bélicos que, como ya se ha mencionado, están destruyendo buena parte de lo que se ha obtenido y construido luego de obtener la ansiada independencia. En Liberia, por ejemplo, el Arzobispo de Monrovia vio como la emisora Radio Véritas era destruida dos veces durante la guerra civil, además de un nuevo transmisor que había inaugurado no mucho tiempo antes.

Sudáfrica parece ser más estable y es el candidato que ofrece mejores condiciones y probabilidades de construir una estación de onda corta internacional orientada, por supuesto, a Africa. Sin embargo, el sacerdote Emil Blaser, O.P. quien ha trabajado con la Conferencia Episcopal de Sudáfrica señala que los prelados se muestran aún desconfiados a iniciar una emisora nacional por los gastos que implicaría ello.

Por otro lado, es de gran interés el hecho de que HVJ Radio Vaticano difunde diariamente en tres lenguas africanas: el "amharico" para Etiopía (dos transmisiones de 25 minutos), el "somalí" para Somalia (uno de 15 minutos) y el "swahili" (dos de 25 minutos), que es además la grande lengua franca de todo el este africano. También, transmite diariamente en árabe durante una hora y media. Sin embargo, el 70% de sus transmisiones diarias se realizan en los lenguajes coloniales como son el inglés, francés, español y portugués. Parecería extraño, pero debe notarse que, para la mayoría de las naciones africanas, los lenguajes coloniales hacen posible la comunicación en tierras donde miles de africanos hablan distintos lenguajes y dialectos.

En este sentido, los grandes y noveles escritores africanos escriben en inglés porque "de esta manera no sólo tienen un audiencia nacional sino además internacional". Los lenguajes coloniales de francés, español, inglés, y portugués también son los lenguajes del gobierno, la educación y de las clases educadas y instruidas. Estos idiomas hacen posible la comunicación nacional que es impedida por las docenas de lenguajes y dialectos propias de los grupos étnicos. Los idiomas coloniales, por lo tanto, constituyen las bisagras de la unidad nacional.

La señal de CS2WD Radio Renascença Internacional, la emisora de la Conferencia Episcopal de Portugal, salió del aire hace algún tiempo atrás; pero cuando transmitía no lo hacía a sus ex colonias africanas. DZN Radio Véritas Asia es, como sugiere su nombre, un servicio asiático de la Conferencia Episcopal de Filipinas, y la RVA se mantiene bastante ocupada transmitiendo para este vasto continente donde habitan miles de grupos étnicos con sus distintos lenguajes y dialectos. Ni la WEWN ni KJES ofrecen un servicio para África.

Es necesario preguntarse, entonces, ¿por qué hay un servicio tan pequeño e inexistente a un continente donde la Iglesia tiene una presencia significativa? (hay quienes piensan que ya se acerca el día en que la Iglesia en África enviará a sus misioneros a Europa y América del Norte.) No es la falta de oyentes a una emisora de onda corta precisamente la respuesta. En África, cada país tiene un servicio radial nacional, que muchas veces es el único servicio que se puede escuchar. Estas pobres naciones, además, están expuestas a sufrir fallas en una o más de sus frecuencias ante el mal estado de sus transmisores o los incidentes bélicos. Por eso, a los oyentes les agradaría un servicio adicional en onda corta y, además, porque muchos servicios nacionales ya están en esta onda de frecuencia. Las indagaciones de emisoras como "La Voz de América", la "BBC" y otras demuestran que África tiene millones de oyentes de la onda corta, y Asia le sigue de muy cerca.

Los protestante bien han reconocido la necesidad de emisoras internacionales de onda corta. Los intereses norteamericanos han construido por ello Radio Africa y Radio África oriental en Guinea Ecuatorial; Africa Número 1 en Gabón; la FEBA-Seychelles en estas islas; y la reciente La Voz Cristiana en Zambia. La Misión del Interior de Sudán recientemente ha reabierto su emisora ELWA en Liberia. Todas estas emisoras tienen alcance internacional.


La ausencia de la onda corta católica en el Pacífico

Un territorio aún más vasto que no recibe un servicio católico en onda corta y que es consistente y rentable es la región del Pacífico. HVJ Radio Vaticano transmite un programa de media hora en japonés dos veces cada día, y hay un programa de 20 minutos en inglés para este mismo país dos veces al día. Es eso todo el servicio católico que existe en esa zona.

Y no solamente estas islas carecen de un servicio católico. La región del Pacífico también tiene islas grandes -que constituyen naciones desarrolladas y ricas- como Nueva Zelandia y Australia cuyos gobiernos no permiten el funcionamiento de emisoras religiosas con excepción de algunas emisoras ecuménicas.

Gracias a los animales y a la vegetación distinta, Australia es una nación muy bien conocida, con un estilo de vida muy similar a los Estados Unidos, es decir con bastante consumismo y hedonismo. La participación de los australianos en los templos es mínima, y por ello, urge la presencia de emisoras católicas para evangelizar esta extensa superficie territorial.

Los protestantes piensan de esta forma, y por ello han constituido la KSDA Radio Mundial Adventista y la KTWG Radio Pacífico Trans-Mundial en Guam; KWHR Radio Cosecha Mundial en Hawaii; KFBS de FEBA, la Compañía de Radiodifusión del Lejano Oriente y KHBN la Voz de Esperanza en Palau. Todos son operaciones grandes que utilizan múltiples y potentes transmisores que difunden en varios idiomas a los muchos territorios asiáticos y del Pacífico. La programación llega por satélites a los transmisores desde los Estados Unidos.

La onda corta católica en Europa

No es que no exista en Europa una onda corta católica; es simplemente que no se ha adecuado correctamente a las necesidades y características de los europeos. HVJ Radio Vaticano, la más antigua de las ondas cortas, transmite en casi todos los lenguajes europeos, pero las duraciones de sus programas varían entre 15 a 45 minutos, aunque éstos se difundan dos veces o más todos los días. WEWN Radio Católica Mundial ofrece un servicio europeo, excepto entre la medianoche y el amanecer (hora de Europa), pero es exclusivamente en inglés. DZN Radio Véritas Asia y KJES no ofrece ningún servicio a este continente.

La falta de un servicio continuo de onda corta no parecía importante. Después de todo, los episcopados de muchas naciones europeas operan las redes nacionales católicas: Bélgica (Radio Catholique Francophone), Francia (Radio Chrétienne Francaise), España (Cadena de Ondas Populares Españolas), Portugal (las tres redes de Radio Renascença), Slovenia (Radio Ognjisce =Radio Hogar), Holanda (KRO), Croacia (HKR), la República Checa (Radio Proglas) y Eslovaquia (Radio Lumen); y los movimientos católicos operan Radio María en Italia y Radio María en Polonia. Pero hay muchos países que no permiten el funcionamiento de emisoras religiosas -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda- todos angloparlantes, por supuesto; Bielorrusa, Suecia y Noruega, entre otros. Hay otras naciones que ponen muchos obstáculos a estas emisoras como es el caso de Austria, Bosnia-Hercegovina, Dinamarca, Alemania, Luxemburgo, Ucrania y Yugoslavia. Países como Albania, Bulgaria, Estonia, Hungría, Latvia, Lituania, Macedonia, Moldova y Rumania permiten el funcionamiento de emisoras católicas, pero las Iglesias son pequeñas y tienen otras necesidades mucho más importante que las radios católicas.

Frente a esto, hay algunos críticos de onda corta que preguntan "porqué se pierde tiempo y dinero transmitiendo en onda corta en Europa", ya que los europeos no son más oyentes de emisoras en onda corta y prefieren ahora escuchar a las emisoras extranjeras en Internet o vía satélite. Quizás, exista algunas investigaciones que hayan demostrado que existen pocos europeos oyentes de la onda corta; sin embargo, hasta la década de los 70´s y 80´s solamente existían redes nacionales gubernamentales en Europa, que no eran comerciales, por lo que los europeos no tenían la posibilidad de escuchar otra cosa más a menos que dominasen el inglés -lo cual hace la mayoría- y escuchasen radios norteamericanas de potente alcance. En aquellos años, la onda corta era una alternativa importante. Desde entonces, las emisoras privadas en FM proliferaron, y ya existe hoy una oferta diversa y extensa. Posteriormente, los países empezaron a cerrar su servicio europeo de onda corta y muchas frecuencias no utilizadas, so pretexto de que nadie escuchaba más la onda corta.

Sin embargo, de nuevo los protestantes entraron en el terreno. Emisoras internacionales estadounidenses de onda corta, WHRI South Bend, WMLK Bethel, Pensilvania, WINB Philadelphia, WSHB Cypress Creek, Carolina del Sur, y WYFR Okeechobee en Florida, empezaron a ofrecer su servicio a Europa. Y la WYFR Okeechobee, la estación de la extensiva cadena "Red Familiar de Radio", es la única que ofrece su servicio en varios idiomas.

Además, grupos protestantes han empezado a difundir por varias horas y en transmisores alquilados en países como Alemania y los ex países comunistas. En Alemania, el "Movimiento de Vida Universal" difunde en inglés, francés, alemán, italiano, y ruso; en Italia, Radio Mundial Adventista transmite en búlgaro, checo, inglés, francés, alemán, húngaro, italiano, y rumano, además de varios lenguajes de Medio Oriente y en "swahili" a Africa.

Es probable, aunque no se ha investigado el tema, que los transmisores alquilados en Asia también difundan a Europa. "Todo eso está bien," replican los críticos; pero los operadores de las emisoras internacionales continúan cerrando sus emisoras potentes de onda cortas, ya que los oyentes se mudaron a los satélites y al Internet.

Entonces, ¿están los satélites y la Internet haciendo la radio de onda corta anticuada y obsoleta? ¿Si no es ahora, quizás muy pronto?

 

Comentarios

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez

Tendencias:

El blog de Mons. José Gómez
Libros del padre José Antonio Fortea