8 de setiembre de 2020 - 1:02 AM

Hoy Cuba celebra a la Virgen de la Caridad del Cobre

Redacción ACI Prensa

Hoy Cuba celebra a la Virgen de la Caridad del Cobre

“Mi saludo a los hijos de Cuba que en cualquier parte del mundo veneran a la Virgen de la Caridad; junto con todos sus hermanos que viven en esta hermosa tierra, los pongo bajo su maternal protección, pidiéndole a Ella, Madre amorosa de todos, que reúna a sus hijos por medio de la reconciliación y la fraternidad”, dijo San Juan Pablo II en su visita a la Isla en 1998.

Dice la historia que, por los años 1612 o 1613, tres niños entre los nueve o diez años -dos de ellos hermanos de raza indígena y otro de raza negra- se embarcaron en una travesía desde Cayo Francés (isla pequeña frente a la costa este de Cuba) en dirección a la Bahía de Nipe, con el propósito de recoger sal. Sus nombres, respectivamente, eran Juan de Hoyos, Rodrigo de Hoyos y Juan Moreno, conocidos tradicionalmente como “los tres Juanes”. Los tres niños estaban en condición de esclavos y trabajaban en las minas de cobre.

De acuerdo al testimonio de Juan Moreno, concedido en 1687 cuando tenía 85 años y que se preserva hoy en los Archivos de Indias ubicados en Sevilla, España, los tres niños salieron en una canoa y, durante el trayecto, divisaron un objeto de color blanco flotando sobre la espuma del mar. A la distancia ninguno de ellos podía distinguir de qué se trataba.

Sin embargo, al acercarse, vieron la imagen de la Virgen María con el niño Jesús en brazos, flotando sobre una tablilla en la que estaba escrito: “Yo soy la Virgen de la Caridad”. Los niños tomaron la imagen y la llevaron consigo de vuelta hacia las minas.

Allí, el administrador del Término Real de Minas de Cobre ordenó levantar una ermita donde se conservaría la imagen y designó a Rodrigo de Hoyos como el capellán.

Cierta noche Rodrigo se dio cuenta que la imagen no estaba en la ermita. Esa noche se organizó una búsqueda, pero no la encontraron. A la mañana siguiente la Virgen estaba en su altar como de costumbre. Todos quedaron sorprendidos porque la puerta de la ermita había permanecido cerrada toda la noche. Este hecho volvió a suceder en repetidas oportunidades.

Es así que se pensó que la Virgen quería que su imagen fuera llevada a otro lugar. Se decidió trasladarla en procesión al Templo Parroquial del Cobre, donde fue recibida con júbilo por los pobladores. De esta manera la imagen empezó a ser llamada la Virgen de la Caridad del Cobre.

Sin embargo, la imagen no se quedaría en ese lugar. Nuevas desapariciones de la imagen hicieron pensar nuevamente en su traslado. El relato de una niña de nombre Apolonia daba cuenta de una visión que le fue concedida. Apolonia vio a la Virgen de la Caridad sobre la cima de una de las montañas cercanas a las minas de cobre. Más adelante, la imagen fue llevada a ese lugar.

Durante las guerras de independencia de Cuba, la devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre se fortaleció entre los soldados independentistas. Las tropas solían encomendar su lucha a esta advocación y la victoria final fue ofrecida en su honor. Los veteranos de la gesta de independencia, en 1915, pidieron al Papa que declarase a la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba. En 1916 Benedicto XV les concedió esta petición y fijó su festividad para el 8 de septiembre.

El santuario donde se conserva hoy la imagen mariana fue inaugurado el 8 de septiembre de 1927, y en 1977 el Papa Pablo VI elevó este recinto a la dignidad de Basílica. El 24 de enero de 1998, la Virgen de la Caridad fue coronada como Reina y Patrona de Cuba por San Juan Pablo II durante su visita apostólica a la isla.

Etiquetas: Cuba, Virgen María, Santos, Virgen de la Caridad

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios