6 de octubre de 2015 - 3:16 AM

Un aspecto fundamental para asegurar la solidez y el futuro de la familia

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa

Foto: Imagen referencial - Rodrigo Suarez (CC-BY-NC-ND-2.0) - Flickr_
Foto: Imagen referencial - Rodrigo Suarez (CC-BY-NC-ND-2.0) - Flickr_

Para el Cardenal Peter Erdo, Arzobispo de Budapest (Hungría) y Relator del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, la preparación de los novios para el matrimonio es fundamental. Por eso el primer día pidió en la Asamblea “profundizar” en algunos aspectos y acudir a movimientos, nuevas comunidades y grupos parroquiales que les ayuden también a anunciar la Buena Noticia con “coraje”.

En una extensa intervención sobre los principales temas que abordarán los Padres Sinodales las próximas tres semanas, el Purpurado destacó que “la preparación de los novios, que compromete a menudo la atención de los prometidos a nivel exterior y emocional, debe ser enriquecido poniendo propiamente el acento sobre el carácter espiritual y eclesial”.

Por ello, “la preparación pastoral del matrimonio necesita profundizar en estos aspectos poniendo sobre todo en evidencia las propiedades esenciales del matrimonio a nivel natural y sobrenatural”.

El Cardenal manifestó que es “extremadamente útil la participación gozosa de la comunidad cristiana que acoge a la nueva familia, la cual debe sentirse miembro vivo de la familia eclesial”.

Para ello aseguró que “resulta muy útil la participación de familias católicas comprometidas en la preparación de los prometidos”.

De hecho, “los nuevos esposos pueden conocer una comunidad de verdaderos amigos, y de estos encuentros pueden nacer relaciones humanas de enriquecimiento, de apoyo y de ayuda también en las situaciones difíciles o en los problemas de la pareja”.

Perteneciendo a un grupo así, “se puede madurar también la fe de los esposos, sobre todo si estas comunidades de familias se encuentran regularmente, leen la Sagrada Escritura, rezan juntos y cultivan la propia fe a la luz de las enseñanza de la Iglesia, sobre todo a través del Catecismo de la Iglesia Católica”.

En su opinión, “la formación de tales grupos de familias parece un signo de los tiempos”. A menudo, “nacen en el interior de nuevas comunidades o movimientos eclesiales, pero también a nivel parroquial”.

Por ello “parece una tarea urgente y fascinante que la formación de tales comunidades venga promovida y apoyada en todas las diócesis”.

El Cardenal pidió a los obispos una “conversión del lenguaje para que resulte efectivamente significativo”. “Esto constituye un desafío para los obispos, para los sacerdotes y para los otros ministros de la Palabra, y requiere, o puede requerir, nuevas formas de catequesis y de testimonio, en plena fidelidad a la verdad revelada por Cristo”.

“Si hablamos desde lo profundo de nuestro corazón, si no nos cansamos de dar cuenta a nosotros mismos ante de todo de nuestra fe, entonces podemos dirigirnos a los otros con convicción y coraje”.

“Si decimos francamente a los otros aquello que creemos, no debemos tener miedo de no ser comprendidos en cuanto que somos hijos de nuestro tiempo”.

Así, “aunque no todos aceptarán el anuncio será comprensible para la propuesta. Esto viene confirmado especialmente de la experiencia de las misiones en las grandes ciudades”.

En su opinión, además del anuncio de la Buena Noticia en la familia, “es necesario ayudar también a cuantos viven en situaciones problemáticas y difíciles en el discernimiento sobre su condición de vida a la luz del Evangelio”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Matrimonio, Cardenal Péter Erdo, movimientos eclesiales, Papa Francisco, Sínodo de la Familia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios