El Vaticano lamentó y rechazó la instalación del gobierno chino de un obispo auxiliar en una diócesis no reconocida por la Santa Sede.

A través de un comunicado oficial, la Santa Sede solicitó que “no se repitan episodios similares” porque esta acción del gobierno de China no se llevó a cabo en el acuerdo provisional sobre el nombramiento de los obispos firmado en 2018.

La Santa Sede recibió “con sorpresa y pesar” la noticia de la “ceremonia de instalación” de Mons. John Peng Weizhao, obispo de Yujiang (provincia de Jiangxi), como “obispo auxiliar de Jiangxi”, debido a que se trata de “una diócesis no reconocida por la Santa Sede”.

Este hecho se llevó a cabo el 24 de marzo en Nanchang.

Por ello, la Santa Sede indicó que “este evento no tuvo lugar de acuerdo con el espíritu de diálogo existente entre el Vaticano y las partes chinas y lo estipulado en el Acuerdo Provisional sobre el Nombramiento de Obispos del 22 de septiembre de 2018”.

Además, la nota del Vaticano advirtió que “el reconocimiento civil del Obispo Peng habría sido precedido por una larga y fuerte presión de las autoridades locales”.

Más en Vaticano

La Santa Sede “espera que no se repitan tales episodios, aguarda las oportunas comunicaciones de las Autoridades al respecto”.

Por último, la Santa Sede reafirmó “su plena disposición a proseguir el respetuoso diálogo sobre todas las cuestiones de interés común”.