22 de septiembre de 2018 5:55 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 22 de septiembre de 2018 7:15 am

El Vaticano firma con China acuerdo histórico sobre nombramiento de obispos

Redacción ACI Prensa

El Vaticano y la bandera de China. Fotos: ACI Prensa / Flickr Osrin CC-BY-NC-2.0
El Vaticano y la bandera de China. Fotos: ACI Prensa / Flickr Osrin CC-BY-NC-2.0

La Santa Sede y la República Popular China alcanzaron este sábado 22 de septiembre un acuerdo provisional que supone el reconocimiento por parte del Vaticano de los Obispos nombrados por las autoridades comunistas.

Según un comunicado difundido por la Sala de Prensa de la Santa Sede, el Papa Francisco “ha decidido readmitir en la plena comunión eclesial a los Obispos ‘oficiales’ ordenados sin mandato pontificio” que todavía no estaban en comunión con Roma.

Estos Obispos son Mons. Giuseppe Guo Jincai, Mons. Giuseppe Huang Bingzhang, Mons. Paolo Lei Shiyin, Mons. Giuseppe Liu Xinhong, Mons. Giuseppe Ma Yinglin, Mons. Giuseppe Yue Fusheng, Mons. Vincenzo Zhan Silu y Mons. Antonio Tu Shihua.

Este último Obispo falleció el 4 de enero de 2017 y antes de morir había expresado su deseo de reconciliarse con la Santa Sede.

Hasta el momento no se ha informado cuál será la postura del Gobierno chino con los obispos clandestinos fieles a Roma.

En el comunicado se indica que el Pontífice desea que “con la decisión que se ha tomado se pueda iniciar un nuevo recorrido que permita superar las heridas del pasado haciendo posible la plena comunión de todos los católicos chinos”.

“La comunidad católica en China está llamada a vivir en la más fraterna colaboración para llevar, con un compromiso renovado, el anuncio del Evangelio”.

El comunicado finaliza recordando que “la Iglesia existe para dar testimonio de Jesucristo y del amor misericordioso y salvífico del Padre”.

El comienzo de un camino

En declaraciones a los medios de comunicación, el Director de la Sala de Prensa, Greg Burke, señaló que este acuerdo provisional “no es el final del proceso” de diálogo entre el Vaticano y las autoridades chinas para normalizar las relaciones diplomáticas entre ambos Estados y entre la Iglesia y el Gobierno chino, sino que “es el comienzo”.

El acuerdo provisional se ha alcanzado por medio del “diálogo, de la escucha paciente entre las dos partes, incluso cuando provienen de puntos de vista muy diferentes”.

Además, insistió en que “el objetivo del acuerdo no es político, sino pastoral, permitiendo a los fieles tener Obispos que estén en comunión con Roma y, al mismo tiempo, que sean reconocidos por las autoridades chinas”.

En otro comunicado difundido por la Santa Sede se especifica que el acuerdo provisional se firmó en Pekín durante la reunión entre Mons. Antoine Camilleri, Subsecretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados, y Wang Chao, Vice ministro de Asuntos Exteriores de la República Popular China.

Además, se indica que el acuerdo provisional “es fruto de un gradual y recíproco acercamiento que se viene desarrollando después de un largo recorrido de cuidadosa negociación y prevé evaluaciones periódicas sobre su ejecución”.

El acuerdo “trata sobre el nombramiento de Obispos, cuestión de gran relieve para la vida de la Iglesia, y crea las condiciones para una colaboración más amplia a nivel bilateral”.

“Es un deseo compartido que este acuerdo favorezca un camino de diálogo institucional fecundo y a largo tiempo y que contribuya positivamente a la vida de la Iglesia Católica en China, al bien del pueblo chino y a la paz en el mundo”, finaliza el comunicado.

Iglesia clandestina

Con este acuerdo provisional se pone fin a décadas de desencuentro diplomático entre la Iglesia Católica y el Gobierno Chino. La ruptura se produjo en el año 1951, dos años después de la revolución popular china encabezada por Mao Zedong que supuso la implantación del régimen comunista en el país asiático.

Esa ruptura supuso también la división de la Iglesia en China en dos instituciones: la Iglesia Patriótica China, controlada por el Partido Comunista y contraria a Roma, y la Iglesia clandestina, en comunión con el Papa.

Tras décadas de desencuentro, con persecuciones contra los católicos fieles a Roma y detenciones de Obispos, el principal escollo para normalizar la situación era precisamente el nombramiento de Prelados.

Las autoridades chinas se negaban a aceptar los nombramientos de Obispos realizados por el Papa e insistían en nombrar ellos a los titulares de las sedes episcopales, algo rechazado por el Vaticano.

Los obispos legítimos que permanecen fieles al Papa viven una situación cercana a la clandestinidad, permanentemente asediados por las autoridades comunistas.

Antes de la firma de este acuerdo, todo obispo reconocido por el Gobierno chino debe ser miembro de la asociación patriótica, y muchos obispos nombrados por el Vaticano que no son reconocidos o aprobados por el Gobierno chino han enfrentado persecución.

La cuestión de Taiwán

El problema no sólo afectaba al nombramiento de Obispos, sino que también había una cuestión diplomática relacionada con la isla de Taiwán, cuya independencia y soberanía no reconoce el Gobierno chino.

Por el contrario, el Vaticano es uno de los Estados que mantiene relaciones diplomáticas con el Gobierno de esta isla, cuyo nombre oficial es República de China y se considera el Gobierno legítimo sobre todo el territorio chino frente al Gobierno comunista de la China continental.

Aunque en el comunicado de este sábado difundido por el Vaticano no se menciona el tema de Taiwán, el reconocimiento de la Santa Sede a las autoridades de la isla ha constituido siempre un obstáculo para la normalización con China.

Oposición al acuerdo

Sin embargo, también dentro de la Iglesia se han producido voces que cuestionaban el acercamiento entre el Vaticano y el Gobierno Chino, advirtiendo de que la Santa Sede no podía realizar determinadas renuncias.

Entre las voces opositoras cabe destacar la del Obispo Emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen ze-kiun, quien en enero de 2018 publicó una carta en la rechazaba la posibilidad de que el Vaticano solicitara la renuncia a los obispos chinos nombrados por el Papa para reconocer a los prelados nombrados por el Gobierno chino.

En su carta, el Purpurado decía también que “el problema no es la renuncia de los obispos legítimos, sino el pedido de hacer espacio para aquellos ilegítimos e incluso excomulgados”.

“¿Creería yo que el Vaticano está vendiendo la Iglesia Católica en China? Sí, definitivamente, si es que van en la dirección en la que están, según lo que han venido haciendo en los últimos años y meses”, afirmaba el Cardenal.

China, potencia dominante

Este histórico acuerdo llega en un momento en que el crecimiento de la influencia internacional china se está acelerando ante la retirada de otras potencias: Estados Unidos por las políticas proteccionistas de la nueva administración del Presidente Donald Trump, y Rusia por las sanciones impuestas por la comunidad internacional tras la anexión de la península de Crimea.

En los últimos años, la influencia económica, comercial y diplomática china se está extendiendo por África, América del Sur e incluso en Europa, donde los países de la Unión Europea empiezan a ver en China una alternativa a Estados Unidos como socio comercial ante la política arancelaria del Presidente Trump.

Etiquetas: Vaticano, China, Iglesia Católica en China

Comentarios