Este lunes 12 de septiembre Escocia despide a la fallecida Reina Isabel II en Edimburgo. Recordamos en esta ocasión la historia de otro miembro de la realeza europea, la princesa católica Santa Isabel de Hungría, modelo de generosidad con los pobres que murió, también viuda, a los 24 años.

Santa Isabel de Hungría fue hija del rey Andrés II. Nació en el año 1207 y se casó con Luis I, landgrave, príncipe de Turingia-Hesse.

Desde pequeña fue enviada al castillo de Wartburg para ser instruida en la corte de Turingia. Allí soportó santamente la separación de su familia, así como las incomprensiones e intrigas, que superó con buen ánimo y mucha oración.

Esto le hizo ganarse el cariño y el respeto de muchos, empezando por la gente sencilla del pueblo.

Cuando Luis de Turingia heredó el principado se casó con Isabel. Tuvieron tres hijos.

Más en Mundo

Luis, que veía lo generosa que era su esposa, no impedía sus obras de caridad y la dejaba repartir sus bienes a los más necesitados.

Isabel dormía poco, servía a los demás y se levantaba de madrugada para rezar.

Durante una hambrina en Turingia, la santa ayudó a los campesinos e incluso repartió el grano reservado para la realeza, lo que le valió muchas críticas.

Luis murió a causa de la peste. Isabel se hizo cargo del reino hasta que su cuñado subió al trono. Cuando lo hizo le prohibió a la santa que siguiera sus obras de caridad, por lo que la joven decidió abandonar la corte real.

Tras asegurar el futuro de sus hijos, tomó el hábito de la tercera orden franciscana, viendo la pobreza y cuidando enfermos en un hospital que ella misma construyó.

Murió el 17 de noviembre de 1231, con solo 24 años.

(El artículo continúa después)

La Iglesia celebra su fiesta se celebra el 17 de noviembre.

Más información en este enlace https://www.aciprensa.com/noticias/hoy-celebramos-a-santa-isabel-de-hungria-la-que-murio-para-la-tierra-23799