Un sacerdote y un grupo de seminaristas fueron amarrados dentro de un templo católico, en medio de una creciente ola de violencia y robos a iglesias en Ciudad de México.

Sobre las 8:00 a.m. del lunes 29 de agosto, delincuentes ingresaron a la parroquia Santos de América, al sur de Ciudad de México, y amarraron al párroco, P. Jóse Luis Pérez, y a un grupo de seminaristas que se entraban dentro del templo.

En declaraciones a ACI Prensa, el P. Pérez explicó que los delincuentes aprovecharon que a esa hora “se abre la parroquia para la Misa”.

“Sustrajeron todas las cosas que teníamos aquí”, dijo, señalando que los seminaristas, que cursan clases virtuales, sufrieron el robo de sus computadoras y teléfonos celulares.

En el caso del párroco, se llevaron su teléfono celular, y también dinero de las alcancías y de las colectas de la semana en el templo católico.

Más en América

Pocos días antes, la Parroquia de San Lorenzo Diácono y Mártir, a poco más de 3 kilómetros de la Parroquia Santos de América, sufrió también un robo.

El párroco de San Lorenzo Diácono y Mártir, P. Julio Saucedo, explicó a ACI Prensa que los delincuentes lograron hacer un boquete en una de las paredes del antiguo templo el sábado 20 de agosto.

Dentro del templo rompieron dos alcancías y se llevaron el dinero, además de romper algunos cristales de la iglesia.

(El artículo continúa después)

Muy cerca de ambas iglesias se encuentra la Parroquia Santa María de los Apóstoles, que sufrió un robo similar entre la noche del viernes 26 y el sábado 27 de agosto.

Tanto el P. José Luis Pérez como el P. Julio Saucedo aseguraron que han presentado denuncias ante las autoridades.

El P. Saucedo dijo que la policía local le ofreció que tendrá una “mayor presencia” en la zona, especialmente durante la noche.