El P. Joaquín Hernández, sacerdote de la Arquidiócesis de Madrid (España) conocido por su trabajo de evangelización en redes sociales, hizo una profunda reflexión sobre el documental “Lourdes” que recoge testimonios de devoción en uno de los santuarios marianos que más peregrinos reciben en el mundo.

En un video publicado por Bosco Films, distribuidora de “Lourdes”, el “Padre Joaquín”, como se le conoce en redes sociales, dijo que “he estado más de 20 veces en Lourdes, la última ha sido hace menos de una semana”.

“Hemos sido una gran peregrinación tanto con voluntarios como con enfermos. Cerca de 200 enfermos de todas las clases y todo tipo de patologías, y todos nos hemos presentado a los pies de la Virgen María”.

“Lo que puedo decir después de tantas veces y tantas veces que he estado allí, es que lo que se ve en el documental, eso es Lourdes. Con toda su hermosura y con toda su crudeza también”, señaló.

El Padre Joaquín recordó que lo que la Virgen María “hizo en Lourdes fue una cosa que podía ser absolutamente revolucionaria”, pues “Lourdes es la Inmaculada Concepción apareciéndose en una gruta donde se guardaban animales, a una niña analfabeta que no había hecho ni siquiera la Primera Comunión”.

“Y ahí se aparece la Purísima, en medio de esa suciedad, y a una niña con un absoluto inmerecimiento”, dijo.

Más en Mundo

“De hecho, muchas personas se preguntaron ‘¿por qué a ella?, pero si hay otras personas que son mucho más dignas de recibir la atención y el cuidado de la Virgen María’. ¿Y por qué ese sitio? ¿No habría sido más lógico que fuese en la parroquia o en un campo abierto?”.

Para el sacerdote español, “quizás con eso” la Virgen María “nos quería decir muchas cosas”.

“Yo lo he visto y conozco muchísimas personas a las que la Virgen María les ha tocado el corazón en tantos años que he podido visitarlo”, aseguró.

“Sí es cierto que yo no he visto ningún milagro, y allí se apareció la Virgen María y empezaron a ocurrir milagros. Yo no he visto ninguno con mis ojos. Sí conozco gente que conoce a otros que sí que les ha ocurrido algo verdaderamente milagroso. Milagro de esos instantáneos que en algunas ocasiones quiere hacer Dios por intercesión de la Virgen María”, continuó.

Sin embargo, precisó, “lo que sí que puedo afirmar es que nadie que vaya a ver a la Virgen María en Lourdes vuelve a casa como había ido. Todos, todos tienen, todos se llevan algo”.

“La Virgen tiene un regalito que hacer a cada una de las personas que van a ese a ese lugar de gracia, y el gran milagro de la Virgen de Lourdes quizá sea ese”.

(El artículo continúa después)

“Yo lo sentí la primera vez que fui, siendo seminarista, en un momento en el que no especialmente me apetecía y, sin embargo, tuve que ir allí y tuve que ir en obediencia”, recordó.

“Y cuando me fui por primera vez de ese lugar de gracia, notaba que algo se había quedado y que no se venía conmigo. Que era la presencia de la Virgen María”, dijo.

Entonces, señaló el sacerdote, fue “cuando empecé a pensar que yo tenía que poner a la Virgen más presente en mi vida, y hoy me puedo reconocer un sacerdote mariano, con un profundo cariño a la Virgen María, y muy especialmente devoto de la Virgen en Lourdes”.

El Padre Joaquín destacó que “una de las cosas que me ha impresionado mucho del documental es la fe que se trasluce en gestos muy pequeños, gestos muy sencillos”.

“Y la fe, me vais a perdonar que lo exprese con esta palabra, la fe de los raros, es decir, de las personas que no cuadran, personas que quizá no deberían de estar allí”, añadió.

Ante esta gente, indicó, uno podría decir “es que es que esta persona lleva una vida que es absolutamente contraria a lo que Dios quiere, a esa pureza de la Virgen María”.

“Pero recordemos de nuevo que la Virgen María se aparece en ese lugar concreto”, recordó.

Tras destacar que la película tiene imágenes “provocativas” sobre distintos peregrinos, el Padre Joaquín subrayó que “eso es Lourdes”.

Entre las escenas que recordó del documental, el sacerdote español destacó que “hablando de la prostitución” se menciona que “algunas chicas dejaron de trabajar en la prostitución después de visitar la gruta. Uff, tremendo”.

“El Señor dice, lo dice en el Evangelio: yo no te juzgo, pero eso sí, no sigas haciendo lo que sigue, lo que estás haciendo, no sigas pecando contra Mí”, dijo el sacerdote.

Para el Padre Joaquín, el sacerdote puede parecer que “no es una historia acabada ni un final feliz como los que cabría esperar, como a lo mejor desearíamos de una película o algo así”.

“Es que es que el mismo Lourdes pues tampoco en todos sus matices tuvo un final feliz”, dijo, pues “la vida de Santa Bernardita no fue un camino de rosas, fue una vida bastante bastante difícil”.

“Y quizá ahí es donde entra la misericordia de Dios”, continuó, “ahí es donde entra el cuidado infinito de la Virgen María, que dice es que no hay nadie que quede excluido de mi misericordia, nadie, aunque nos pueda escocer”.

El Padre Joaquín señaló que cuando uno va al Santuario de Lourdes “se da cuenta de todos esos matices, pero son matices de acogida. La Virgen María es madre, y está amando a todos ellos, igual que te está amando a ti cuando cuando odias, cuando criticas, cuando no eres capaz de reconocer el paso de Dios por tu vida o no eres agradecido. La Virgen María te sigue amando”.

“Esa es la misericordia de Dios. Y quizá por eso el documental no está terminado, no es una historia final con un final feliz”.

El documental, dijo el sacerdote español, “queda abierto, como tu vida y mi vida siguen estando abiertas, porque en un momento determinado podemos decir un sí radical a Dios, y también lo contrario. Y eso no significará nunca que Dios nos abandone, que Dios nos deje”.

“Quedan abiertas, quedan muchos flecos abiertos en la historia en el documental de Lourdes. Y es la historia de nuestra vida, es la historia de la misericordia de Dios. Y es lo que realmente ocurre en Lourdes”, concluyó.

Para más información sobre la cinta, para ofrecer colaboración en la promoción y para obtener los materiales, puedes escribir a info@boscofilms.es o ingresar a www.boscofilms.es