2 de febrero de 2021 - 8:47 PM

Renovemos nuestra vocación para tocar las llagas de Cristo en las personas, pide Arzobispo

Redacción ACI Prensa

Mons. José Antonio Eguren y algunas religiosas. Crédito: Arzobispado de Piura
Mons. José Antonio Eguren y algunas religiosas. Crédito: Arzobispado de Piura

El Arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), Mons. José Antonio Eguren, alentó a que la celebración de la 25° Jornada Mundial de la Vida Consagrada “sea una ocasión para renovarse en la propia vocación, para así tocar y consolar las llagas de Cristo presentes en el ser humano y la creación entera”.

Así lo indicó el Prelado en su mensaje, en el que agradeció y elevó sus oraciones por los consagrados y consagradas de su Arquidiócesis en el norte del país.

“Cada Instituto de vida consagrada aporta la vitalidad del propio carisma, del cual brotan tantas obras pastorales y sociales para bien de nuestros fieles, como por ejemplo en los ámbitos de la liturgia, la catequesis, la educación, la promoción humana y la asistencia en la caridad de Cristo a los hermanos más necesitados y descartados”, escribió el Arzobispo.

Mons. Eguren alentó a los consagrados a no olvidar que “la vida fraterna es sustento fundamental para dar frutos de santidad y evangelización. Cómo no destacar en ustedes, queridos consagrados y consagradas, su cercanía testimonial, particularmente con los más pobres y necesitados. Jamás olviden que su vida y misión deben estar insertas en la Iglesia particular, en comunión con el obispo”.

El Prelado peruano relató que durante toda la pandemia del coronavirus ha recibido muchas noticias de todo lo que hacen los consagrados, “con gran creatividad y celo evangelizador, por difundir la Palabra de Dios, llevar el consuelo de los Sacramentos a todos los que lo necesitan, y socorrer a los hermanos necesitados, especialmente a nuestros enfermos de Covid-19”.

“La persona humana es el primer camino que la Iglesia debe recorrer en el cumplimiento de su misión, camino trazado por el mismo Cristo desde la Encarnación y consumado por Él en el misterio de la Cruz y de la Resurrección”, recordó.

El Arzobispo peruano también agradeció a las religiosas de clausura, ya que “gracias a su oración constante, a sus mortificaciones y ofrecimientos, sostienen a la humanidad, a la Iglesia, y a los que vivimos el ministerio y el apostolado en la vida activa”. “¡Qué sería de nosotros sin ustedes!”, exclamó.

Finalmente Mons. Eguren expresó su deseo de que “María Santísima, modelo de consagración y Madre nuestra, les ayude a vivir su vocación de seguir a Cristo y de servir a la Iglesia, para que así resplandezca el Amor de Dios, fuente de esperanza para un mundo que sufre”.

Puede leer el mensaje completo de Mons. Eguren AQUÍ.

Etiquetas: Perú, Sacerdotes, Mons. José Antonio Eguren, Monjas de clausura, consagrados, Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios