23 de mayo de 2015 7:23 pm

Reliquia de Beato Óscar Romero visitará todas las parroquias de El Salvador

POR DAVID RAMOS | ACI Prensa

Reliquia de Mons. Oscar Romero durante ceremonia de beatificación / Foto: Flickr de Presidencia El Salvador
Reliquia de Mons. Oscar Romero durante ceremonia de beatificación / Foto: Flickr de Presidencia El Salvador

El vicario de promoción humana de la Arquidiócesis de San Salvador (El Salvador), Mons. Rafael Urrutia, señaló que la reliquia del Beato Mons. Óscar Romero –la camisa ensangrentada que usó el día de su asesinato– visitará próximamente todas las parroquias del país.

En conferencia de prensa luego de la ceremonia de beatificación, Mons. Rafael Urrutia indicó que la reliquia del Arzobispo mártir –para la que se preparó una urna especial-, va “a permanecer en la Iglesia Catedral Metropolitana, pero a partir de la próxima semana la oficina de la canonización, junto con los cancilleres de las diócesis, haremos un calendario para que la reliquia sea venerada en todas las parroquias del país”.

De esta forma todos los salvadoreños tendrán “la oportunidad de entrar en un contacto directo con Mons. Romero que visita las parroquias”.

Concluido este recorrido por todo El Salvador, la reliquia permanecerá de forma definitiva “en la Catedral Metropolitana”. Indicó que su ubicación no será la cripta donde está la tumba de Mons. Romero, “sino en una capilla permanente”.

La ceremonia de beatificación de Mons. Óscar Romero estuvo presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos, que calificó al nuevo Beato como una “estrella luminosísima que se enciende en el firmamento espiritual americano”.

La fiesta de Mons. Romero se celebrará cada 24 de marzo, según dispuso el Papa Francisco, en recuerdo de la fecha de su muerte.

Mons. Romero fue asesinado precisamente el 24 de marzo de 1980 y las investigaciones apuntan a un grupo de aniquilación vinculado a la dictadura militar que gobernaba entonces El Salvador.

Para el grupo de extrema derecha, la preocupación de Mons. Romero por los pobres lo hacía cercano a la guerrilla marxista, con la que comenzaban una guerra civil que se extendería hasta 1992.

Mons. Rafael Urrutia subrayó en la conferencia de prensa que “el mensaje de Mons. Romero es un mensaje de paz, de reconciliación, de amor un mensaje de justicia, de inclusión para todos”.

Mons. Urrutia, que fue ordenado sacerdote por el nuevo Beato en 1978, señaló que según los cálculos de la Policía Nacional Civil, los participantes en la ceremonia de beatificación “pasaban más del medio millón de personas, unas 750 mil personas”.

“Es grande, realmente, y es maravilloso ver cómo Mons. Romero atrae por su persona, pero sobre todo por su mensaje del Evangelio, por el amor a los pobres, por la figura que es él. Llama la atención, invita a reunirse para reconciliar a todos los hombres y a todas las mujeres en El Salvador”, afirmó.

Indicó que Mons. Romero “es un ejemplo de comunión y de ecumenismo, de acercamiento con hermanos de otras iglesias. Estamos realmente agradecidos con ellos porque compartieron con nosotros estos momentos”.

El vicario de promoción humana de la Arquidiócesis de San Salvador aseguró que tras la beatificación de Mons. Romero “es el momento para hacer venir a todos los que no lo han aceptado o todavía sienten recelo de él, decirles aproxímense a él con fe, mírenlo con ojos cristianos”.

“Mons. Romero no es un teólogo, no es un político, no es un ideólogo, Mons. Romero es un pastor que amó a su pueblo”, señaló.

Para Mons. Urrutia, El Salvador “está llamado, está invitado a ser luz en el mundo, a iluminar al mundo indicándoles que somos capaces de reconstruir en medio de la oscuridad de las tinieblas. No más violencia, no más inseguridad, debemos abrazarnos por el amor”.

Tras recordar que es necesario un milagro para la canonización del Beato Óscar Romero, señaló que “vamos a hacer un decreto en el que invitamos al pueblo de Dios a comunicarnos si por su intercesión han tenido un milagro”.

Mons. Rafael Urrutia subrayó, tal como lo hiciera el Cardenal Amato en su homilía, que “la opción por los pobres en la Iglesia y para Mons. Romero era una opción del Evangelio, una opción de la Iglesia hecha a partir del Magisterio pero fundada en el Evangelio de Jesucristo, porque Jesucristo amó preferencialmente a los pobres, a los marginados, a los enfermos”.

Consultado sobre la posibilidad de arrepentimiento de quienes participaron en el asesinato de Mons. Romero, el vicario salvadoreño señaló que “toda persona y toda institución es sujeta de redención, Dios no cierra las puertas a nadie, Dios tiene un corazón amplio, es un corazón misericordioso. La debilidad de Dios es tener misericordia, dar el corazón al necesitado”.

Si el asesino quiere arrepentirse, indicó, “que lo haga, pero en el corazón de la Iglesia ha perdonado a quien tenga que perdonar”.

Etiquetas: Reliquia, El Salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, beatificación, Beatificación Mons. Romero

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios