3 de octubre de 2016 - 3:42 PM

Reabren iglesia donde mataron al P. Jacques Hamel en Francia

POR MARÍA XIMENA RONDÓN | ACI Prensa

Mons. Dominique Lebrun en la reapertura de Iglesia Saint-Etienne-du-Rouvray - El P. Jacques Hamel / Foto: Captura Youtube KTOTV - AIN
Mons. Dominique Lebrun en la reapertura de Iglesia Saint-Etienne-du-Rouvray - El P. Jacques Hamel / Foto: Captura Youtube KTOTV - AIN

La Iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray en Francia, donde el pasado 26 de julio fue asesinado el P. Jacques Hamel, fue reabierta este domingo 2 de octubre con una Misa presidida por el Arzobispo de Rouen, Mons. Dominique Lebrun, quien animó a los fieles a “ser testigos” como el fallecido presbítero.

La celebración comenzó a las 15:30 (hora local) con una procesión hasta la iglesia que se detuvo en la plaza donde está ubicado el templo. Allí el alcalde de Etienne-du-Rouvray, Hubert Wulfranc, y Mons. Lebrun pronunciaron unas palabras. Después los participantes retomaron la procesión e ingresaron a la iglesia.

Allí el Arzobispo celebró una Misa de rito penitencial de reparación que se realiza cuando una iglesia es profanada.

En la homilía, Mons. Lebrun propuso a los fieles acoger “una de las palabras más bellas de Jesús resucitado, una palabra que da confianza, una palabra por la que el Padre Jacques Hamel dio su vida: ‘Sed testigos’. Es una palabra de confianza y, como toda palabra de confianza, una palabra de amor: es su turno, le toca, le toca a usted, no importa cómo, pero como mis testigos, dice Jesús”.

“Los asesinos del P. Jacques han arrancado una cruz, han roto una gran vela de Pascua. Pero no han podido arrancar del corazón del P. Jacques su vida entregada; ellos no pudieron quebrar su esperanza que, la vieron, me lo dijeron, más radiante que de costumbre”, expresó el Prelado.

“Sacaron una cruz de metal; sacaron a otros en nuestros corazones, más real, más doloroso, más fuerte: la muerte de su sacerdote, la muerte de su hermano, la muerte de su tío, la muerte de su amigo, la muerte de su testigo. Se rompió una cera de vela; que luego se volvió en una luz más fuerte, ¡más profunda en nuestros corazones! ¡Estamos aquí para dar testimonio! Para los discípulos de Jesús no hay muerte sin esperanza de resurrección, sin resurrección, ‘Así está escrito’ dijo Jesús: ‘Que Cristo había de padecer resucitaría de entre los muertos al tercer día’”.

Para ser testimonio, explicó, es necesario convertirse: “la conversión, es la gracia que le pido al Señor para mí y por ustedes ¡La conversión es el alma del testigo! ¡Me atrevo a decir que la única arma que el testigo! Convertirse para ser un testigo auténtico de amor. La conversión no es cambiar de religión como cambiamos de idea o de un papel, buscando la seguridad propia en detrimento de los otros”.

“Sí, hermano y hermanas, díganse a ustedes mismos y, posiblemente a su familia, que ustedes quieren ser testigos del amor infinito de Jesús. Cada vez que vienen a unirse a los discípulos de Jesús alrededor del altar, la última palabra que escuchen será su misión, nuestra misión: ‘Id en la paz de Cristo’. En paz!”.

El P. Hamel celebraba la Misa matutina el 26 de julio cuando irrumpieron dos terroristas del Estado Islámico gritando “Allah Akbar” (Alá es grande) y lo degollaron. También tomaron varios rehenes. El templo permaneció cerrado desde entonces.

También te puede interesar:

Etiquetas: sacerdote, Iglesia, Misa, Atentados a Iglesias, Sacerdote asesinado, Francia, sacerdote anciano, Atentados en Francia, P. Jacques Hamel, Mons.Dominique Lebrun

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios