24 de abril de 2022 - 4:01 PM

¿Qué enseña la conversión de San Agustín al hombre de hoy?

POR CYNTHIA PÉREZ | ACI Prensa

"San Agustín con la Virgen y el Niño" de Bartolomé Esteban Murillo (1664-1670). Crédito: Dominio público.
"San Agustín con la Virgen y el Niño" de Bartolomé Esteban Murillo (1664-1670). Crédito: Dominio público.

Con motivo de la celebración del Bautismo y Conversión de San Agustín, el P. Hans Zavala, sacerdote de la Orden de San Agustín y rector del Colegio Santa Rosa de Chosica (Perú), explicó qué nos enseña ese episodio de la vida del santo a los hombres de estos tiempos, marcados por la pérdida de sentido y valores, y cómo seguir su ejemplo frente a esos retos.

El P. Zavala destacó que “en la Iglesia solo se celebran dos conversiones”: la de San Pablo y la de San Agustín, quien acogió el catolicismo “a los 32 años, ya adulto, a pesar de que desde muy temprana edad había sido educado en la fe católica”.

San Agustín fue hombre que vivió en “una época muy parecida a la nuestra”, en una sociedad decadente, relativista y sincretista “que tenía dioses a la carta” y donde los valores “se derrumbaban”, dijo.

“Una sociedad aparentemente cristiana, pero que llevaba una religión más a su medida o cómoda, con tiranos, con guerras como las que tenemos hoy en día. Una sociedad donde no había verdad, donde todo dependía de la cultura, la época, y de alguna manera, de la comodidad de la gente, que se creaba un dios a su imagen”, agregó.

En medio de este contexto, “la conversión de San Agustín enseña al hombre de hoy que, por más alejado que uno esté de la vida y amor de Dios, del verdadero sentido de la fe, siempre es posible regresar a Dios”, pues “nunca es tarde para poder convertirse”.

No obstante, recordó que esto solo será posible “si tenemos los ojos y oídos atentos a la Palabra de Dios, a la voz del Señor, que pasa y que puede pasar por la voz de un amigo, de una persona que se acerca a corregirte, de una madre y de tantas personas que pueden ir acompañándonos en nuestra vida”.

Finalmente, el P. Zavala afirmó que “la conversión de San Agustín enseña que nunca es tarde para dar un paso de regreso a la Casa del Padre y de que, en la vida, pues si bien es cierto, todos tenemos debilidades y muchas veces caemos, siempre, pero siempre podemos volver a Dios”.

“No importa el pecado que hayamos cometido, Dios siempre estará dispuesto a abrazarnos y acogernos como ese Padre de la parábola” del hijo pródigo, concluyó.

Etiquetas: sacerdote, Agustinos, San Agustín, Conversión de San Agustín

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios