20 de marzo de 2015 - 5:59 PM

Presos, enfermos, jóvenes de las periferias y un millón de fieles recibirán al Papa Francisco en Nápoles

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa

Catedral de Nápoles. Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa
Catedral de Nápoles. Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa

La ciudad de Nápoles está ya preparada para la llegada del Papa Francisco este sábado 21 de marzo. Lo hará una hora después de que aterrice con el helicóptero en Pompeya, donde visitará el Santuario de la Virgen del Rosario.

Nápoles es famosa en todo el mundo porque en ella nació la pizza y por los llamados “Belenes Napolitanos”. Son unos característicos pesebres confeccionados de manera especial y artesanal que se pueden ver y comprar en algunas de las calles más populares y transitadas de la ciudad.

La del Pontífice será una jornada maratoniana en la que encontrará a jóvenes, ancianos, enfermos y encarcelados en la cárcel de Poggioreale, además de a sacerdotes y religiosos.

Según el alcalde de Nápoles, Luigi di Magistris, un millón de personas saldrán a la calle para recibir a Francisco. Y dada la afluencia de personas que quieren verle, la organización de la visita ha previsto todo lo necesario.

A lo largo del recorrido que realizará Francisco por Nápoles se han dispuesto doce pantallas gigantes que mostrarán en vivo todo lo que acontezca.

Serán distribuidas decenas de miles de botellas de agua que han sido donadas por una conocida marca de agua mineral italiana y que serán distribuidas por 2.000 voluntarios que ayudarán también a que la visita transcurra con normalidad.

El Pontífice aterrizará a su llegada en el campo deportivo de Scampia, el barrio que refleja por excelencia la guerra abierta por la mafia napolitana desde hace años y considerado, por tanto, una de las zonas más peligrosas de la ciudad y de toda Italia.

Allí será recibido por 6.100 personas con 500 niños y 800 fieles de las comunidades parroquiales con diversas categorías sociales y representantes de varios ámbitos, entre ellos marginados, emigrantes y profesionales del mundo de la cultura.

Mientras el Santo Padre se desplace por las calles de la ciudad para llegar a la Cárcel de Poggioreale, siete bandas de música compuestas por 350 jóvenes provenientes de las periferias de la ciudad amenizarán el recorrido. Se trata de jóvenes que siguen una formación educativa a través de la música gracias a la ayuda de la diócesis y de algunos patrocinadores.

Uno de los momentos más importantes del día tendrá lugar en la Catedral de Nápoles, conocida como “Il Duomo”. Allí el Papa se encontrará con 66 monjas, 150 diáconos, 100 seminaristas, 200 religiosas, 50 miembros de la Curia y un millón de fieles.

Por su parte, la Basílica de Jesús Nuevo acogerá a 800 enfermos, entre ellos a 20 que estarán en camillas, a 30 en sillas de ruedas y 120 personas que se encuentran hospitalizadas. Estarán presentes además 20 capellanes de hospitales, 120 fieles de la comunidad parroquial y 40 padres jesuitas, orden que se ocupa del templo.

Y para que a los peregrinos la espera se les haga más agradable, están previstas varias actividades musicales que contarán con artistas populares.

Algo que finalmente no tendrá lugar serán los fuegos artificiales que estaban previstos en la tarde para despedir al Santo Padre antes de regresar al Vaticano puesto que la diócesis ha decidido suspenderlos por respeto a las víctimas del atentado yihadista en Túnez que tuvo lugar el pasado 18 de marzo.

Etiquetas: Italia, Papa Francisco, Viaje del Papa Francisco a Nápoles

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios