El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Luis José Rueda Aparicio, hizo un llamado a los católicos a asumir la misión de reconciliar el país, acompañada con “una alta dosis de esperanza”.

El Prelado dijo esto durante una Misa celebrada ayer con ocasión del IX Congreso Nacional de Reconciliación, realizado del 22 al 24 de noviembre en Bogotá con el lema “Abriendo caminos de diálogo y esperanza”. En el evento participaron unas 450 personas.

Durante la Misa que presidió, el también Arzobispo de Bogotá afirmó que el Adviento, que comienza el domingo, es un tiempo que lleva a la esperanza.

En ese sentido, señaló que “esa misión de reconciliación que queremos asumir y renovar todos nosotros, debe ir acompañada por una alta dosis de esperanza y esta nos falta a nosotros, como servidores de nuestras comunidades, pero que también le falta a nuestras comunidades”.

Según informó el sitio web de la CEC, Mons. Rueda Aparicio explicó en tres puntos lo que significa el compromiso de un envío misionero.

Más en América

Como primer punto, señaló que una celebración de envío debe fortalecer al católico en su misión de ir a sus territorios de origen “pensando en que hay un Adviento, en que hay una esperanza social de transformación”, indicó el sitio web.

En el segundo punto, el Prelado invitó a pensar que “hay un Adviento y hay una esperanza personal, cada uno de nosotros también va a ser revestido de Cristo y se va a poner a caminar con dignidad en el amanecer de nuestra vida personal”.

Finalmente, dijo que “como Iglesia debemos estar muy atentos, no sabemos cuándo será, no podemos atrevernos, ni aventurarnos a decir ni con catástrofe, ni con demasiado optimismo, llegará el Señor tal día, pero que eso haga parte de nuestro caminar diario”.

“Que nada quebrante esa esperanza que debemos comunicar y cultivar en nuestras comunidades”, expresó.