20 de febrero de 2020 - 12:04 PM

Portugal: Instituciones católicas de salud afirman que no aplicarán la eutanasia

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Pixabay.
Imagen referencial. Crédito: Pixabay.

Este 20 de febrero, dos redes católicas que brindan servicios de salud en Portugal señalaron que no aplicarán la eutanasia a sus pacientes en ninguna circunstancia, incluso si dicha práctica es aprobada hoy en el debate que se realiza en la Asamblea de la República.

Por medio de un comunicado, tanto la Secretaría Nacional de la Unión de Misericordias Portuguesas (UMP) como el Instituto de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, reforzaron su posición a favor de los cuidados paliativos, y afirmaron que no aplicarán la eutanasia en sus establecimientos de salud.

Las Hermanas Hospitalarias reiteraron, en un comunicado publicado por la Agencia Ecclesia, la “fidelidad a los principios de respeto a la vida humana, sagrada e inviolable, a la promoción de mejores prácticas clínicas en el servicio de la atención con dignidad, para el alivio del sufrimiento y la comodidad en la atención, especialmente cuando la vida es más vulnerable”.

En este sentido, expresaron, “no será permitido en ninguno de los establecimientos de salud dirigidos por este Instituto la práctica de actos contrarios a este principio, especialmente aquellos que puedan causar la muerte intencional a pedido del paciente”.

Las Hospitalarias también señalaron que seguirán aplicando “todos los esfuerzos para continuar ofreciendo atención humanitaria, integral e interdisciplinaria a favor de la salud y la calidad de vida de las personas que están a nuestro cuidado no solo en las áreas físicas, sino también psicológicas, sociales, espirituales y éticas”.

El Instituto, “que en sus casi 140 años se dedica al cuidado de los más vulnerables”, además expresó su esperanza de que los políticos “se esfuercen en definir las mejores políticas que promuevan la creación y organización de los recursos necesarios y urgentes para atender y acompañar a aquellos que experimentan fragilidad, enfermedad y sufrimiento”.

“Y como un signo esencial de una sociedad verdaderamente desarrollada, la legalización de la eutanasia debe ser rechazada”, pidieron las Hermanas Hospitalarias, y concluyeron que “la respuesta a la vida no se encuentra en la muerte, sino en la humanización, la cercanía y la compasión, entendida como el acompañamiento incondicional al dolor de quienes lo padecen”.

A su vez, la Secretaria Nacional de la Unión de Misericordias Portuguesas (UMP) declaró en un comunicado difundido por la Agencia Ecclesia que, frente al debate sobre la despenalización de la eutanasia por el parlamento portugués, “decide hacer público que, en sus instituciones, no practicarán la eutanasia bajo ninguna circunstancia”.

La UMP, explica Ecclesia, “es una asociación nacional, creada en 1976 para orientar, coordinar, promover y representar a las Misericordias, defender sus intereses y organizar actividades de interés común”.

En su comunicado, la entidad señaló que “en los últimos 40 años, (las Misericordias) han consagrado lo mejor de sus actividades a cuidar a las personas, especialmente a las más ancianas, muchas veces en situaciones de extrema dificultad, siempre con el objetivo de garantizar la dignidad, la ciudadanía y la calidad de vida”.

Por lo tanto, indicaron que “no pueden dejar de manifestar una vez más” a los portugueses, al Presidente de la República, al Primer Ministro, a todo el gobierno y a los diputados, “su total disponibilidad para reforzar su capacidad de cuidar a las personas”, para “crear en la sociedad todas las condiciones para una vida plena y digna”.

Además, frente a una posible aprobación de la eutanasia, explicaron el “respeto por la persona humana y la libertad individual”, en caso de que un paciente “quiera apoyo para poner fin a su vida”, las Misericordias facilitarán su transferencia a “una entidad certificada que lo quiera y pueda hacer”.

Debate sobre la despenalización de la eutanasia en Portugal

Hoy, jueves 20 de febrero, el Parlamento portugués debate los proyectos de los partidos Bloque de Izquierda (BE), Partido Socialista (PS), Pessoas-Animais-Natureza (PAN) y el Partido Ecologista «Los Verdes» (PEV) sobre la despenalización de la eutanasia.

Frente a este debate, diversas personas e instituciones se pronunciaron contra la despenalización de la eutanasia en Portugal.

La Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) expresó su apoyo a la realización de un referéndum contra la despenalización de la eutanasia en Portugal y defendió que los cuidados paliativos son “la opción digna” como alternativa a tal práctica, “como compromiso de proximidad, respeto y cuidado de la vida humana hasta su fin natural”.

En reciente declaración en la Agencia Ecclesia, el presidente de la CEP y el Patriarca de Lisboa, Cardenal Manuel Clemente, también defendió que la prioridad es que la sociedad sea “toda paliativa”, una sociedad “que albergue, que acoja, que involucre”.

 “Esto es muy importante, tanto al comienzo de la vida como en su última fase”, afirmó, y agregó que “la vida debe vivirse en toda su latitud y longitud, incluso antes del nacimiento, en su fase embrionaria y en su etapa final”.

A su vez, la Asociación de Médicos Católicos Portugueses (AMCP) advirtió sobre el riesgo de una reducción de la inversión en cuidados paliativos, si se aprueba la eutanasia.

“Una sociedad será tanto más avanzada y progresiva cuanto más se preocupe y proteja sus elementos más vulnerables”, indicó el AMCP, y subrayó que “es urgente humanizar el final de la vida”.

Los jóvenes vinculados a los Centros Universitarios de la Compañía de Jesús enviaron una carta abierta a los parlamentarios, advirtiendo que la aprobación de dicha práctica “puede constituir un error irremediable, que aún es posible prevenir”.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en ACI Digital.

Etiquetas: Eutanasia, Portugal, Eutanasia en Portugal

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios