Ante el peligro de una erupción del volcán Popocatépetl, en la región central de México, un obispo asegura que la “mejor manera” de encomendarse a Dios es participar en la Misa y recibir la Eucaristía.

En diálogo con ACI Prensa, Mons. Tomás López Durán, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Puebla, aseguró que “no hay mejor manera de encomendarse y estar cercano a Dios si no es por medio de participar en la Santa Misa y recibir la Comunión”.

“Esto, claro, conlleva estar en estado de gracia y estar bien confesado”, precisó.

El Popocatépetl, conocido popularmente como “Don Goyo”, es un volcán ubicado en el centro de México, entre los estados de Puebla, Estado de México y Morelos. Es uno de los volcanes más activos del país y es considerado uno de los más peligrosos del mundo.

En las últimas semanas ha tenido una mayor actividad volcánica y ha presentado erupciones, con expulsión de gases y ceniza. Esto ha llevado a las autoridades del país a establecer el “Semáforo de Alerta Volcánica del Popocatépetl” en “amarillo fase 3”.

Ante el riesgo de una gran erupción que afecte a las poblaciones cercanas al volcán, la Arquidiócesis de Puebla ha anunciado que al menos nueve parroquias, así como las instalaciones de Cáritas Puebla, servirán como refugios para los damnificados.

Más en América

Al respecto, Mons. López Durán indicó que la actividad del volcán Popocatépetl “es constante” a lo largo de los años. “De repente pasan tres, cuatro o cinco años” de baja actividad “y de pronto vuelve a la misma situación”.

“Es por ello que se han tomado las medidas necesarias correspondientes, pero sólo son precautorias”, indicó.