14 de febrero de 2022 - 2:42 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 14 de febrero de 2022 3:05 pm

“Para saber amar, primero debemos enamorarnos de Dios”, afirma sacerdote por San Valentín

POR ALMUDENA MARTÍNEZ-BORDIÚ | ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Alex Iby / Unsplash.
Imagen referencial. Crédito: Alex Iby / Unsplash.

En ocasiones, la ciudad de Roma llama a la puerta de determinadas personas y finalmente termina por acogerlas para toda la vida; podemos decir que el P. Alfredo Fernández es uno de esos afortunados, pues dentro de su labor pastoral está el acompañar a los novios en su preparación al matrimonio.

Este sacerdote español lleva 45 años viviendo en la Ciudad Eterna al servicio de la llamada Obra de la Iglesia, una institución de derecho pontificio fundada por la madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia.  

A esta institución pertenecen también Lisa Tacconi y Rino Romano, una pareja con 30 años de casados y que desde la Obra de la Iglesia llevan adelante la preparación de los novios al matrimonio en la parroquia romana de Nuestra Señora de Valme en Villa Bonelli.  

Con ocasión del Día de San Valentín, ACI Prensa conversó con los tres acerca de temas como la importancia del noviazgo o las claves del matrimonio. Y a pesar de que cada uno tiene su propia experiencia y una perspectiva diferente, los tres coinciden en una misma cosa: el amor verdadero no puede construirse sin la presencia de Dios

Buscar la felicidad del otro

Al preguntarles por el significado del amor verdadero, Lisa recuerda las palabras de la fundadora de la Obra de la Iglesia, la Madre Trinidad, quien en un escrito titulado “El verdadero concepto del amor” dijo que “Amar es adherirse a la persona amada, sin buscar, esencialmente, más que darle descanso y hacerla felíz”. 

Lisa indicó que “hoy en dia la familia está sufriendo numerosos ataques, como son la ideología de género, el divorcio o el aborto”. A raíz de estas amenazas, afirmó, se puede deducir que los fundamentos para un matrimonio son “la unión entre un hombre y una mujer, para siempre y abiertos a la vida”.  

“El hombre debe ser un hombre fiable que sepa cargar con el peso de los demás, igual que Cristo cargó con su Cruz. Y una mujer como la que vemos en el Evangelio y que tenga como modelo a la Madre de Dios”, añadió.  

En su mensaje a los novios, Lisa dijo que “un matrimonio para siempre” se fortalece “con el tiempo y con las pruebas de la vida. Y, por último, abierto a la vida, para Gloria de Dios. Como siempre nos ha enseñado la Iglesia, la familia es un don maravilloso de Dios y por ello debemos acompañar a los novios para que maduren como personas y como cristianos”.  

Aprender a enamorarse

Siguiendo las palabras de Lisa, el P. Alfredo dijo a los novios que “los sentimientos, aunque son necesarios, muchas veces se convierten en malos consejeros. Jugar al amor es jugar con fuego. Al final, por muy hábil que seas, te acabas quemando”. 

“Hay que aprender a enamorarse y a enamorar. Y primero hay que hacerlo de Dios, que es fácil de amar. Enamorarse de Él es lo más hermoso de la vida. Después podremos enamorarnos de los demás sin miedo”, explicó el sacerdote.  

Por su parte, Rino aseguró que un noviazgo “puede ser inolvidable si la pareja está dispuesta a vivir un tiempo de gracia, con ilusión y deseando madurar en el verdadero Amor”.   

Aceptar el Plan de Dios 

A pesar de las dificultades y problemas de la vida, el noviazgo y el matrimonio están repletos de momentos de felicidad. Como explicó Lisa, siempre que “la pareja se adapte al plan que Dios tiene en su Iglesia sobre la familia, que es espejo de la Familia Divina. Nuestra vida tiene destellos de vida trinitaria. Dios no está lejos y está esperando con su corazón de Padre darnos su amor”. 

Por su parte, el P. Alfredo dijo que si bien la expresión “para siempre” puede asustar, también “atrae”. “Una relación sólo perdura si la pareja aprende a beber y a vivir el Amor de Dios, que es para todos”, afirmó.  

El amor como entrega 

En este sentido, Rino explicó a continuación las dificultades que atraviesan las parejas de hoy en día. “Son de dos tipos, la fragilidad personal o falta de madurez y el ambiente en el que vivimos. No basta con enamorarse, hay que respetar a la otra persona. Amar es dar, es vivir con un cierto equilibrio que requiere sacrificio”, señaló.

Así, ante la pregunta de si es posible crecer en una relación sin la presencia de Dios, Lisa invitó a cuestionarse: “¿Es posible mover un vehículo sin carburante? Pues eso...”.  

Por su parte, Rino indicó que la mayor muestra de amor ya lo señaló el Evangelio: “Dar la vida por la persona amada”. 

Dios siempre manda la ayuda oportuna 

Continuando con el tema del sacrificio citado por Rino, el P. Alfredo advirtió que la pérdida del valor del sacrificio y del respeto es un gran problema dentro de una relación.  

“El amor necesita ser alimentado, con amor del bueno. Sino, se intoxica la vida de la pareja. Existe un concepto erróneo cuando se reduce el amor a la pasión, lo que nos puede llevar a creer que el Amor Divino y el Amor Humano no tienen nada que ver”. 

Por ello, Lisa aconsejó a los matrimonios que atraviesan dificultades y que intentan recuperar la relación, que lo primero que tienen que hacer es “huir del alarmismo, ya que las dificultades forman parte de la vida. El deseo de intentar recuperar la relación viene de Dios y hay que secundarlo, pues con su ayuda la mitad del camino ya está recorrido”.  

“Les diría que se dejen ayudar por otras parejas que han atravesado una situación parecida y que la hayan superado. Todos pasamos por malas épocas, pero Dios siempre manda la ayuda oportuna”, aseguró.  

Mantener la ilusión 

Respecto a la evolución de las relaciones, donde tanto la pareja como las personas van cambiando, hay algo que siempre preocupa, y es la capacidad de mantener la ilusión del principio. ¿Es eso realmente posible? Rino aseguró que “sí, porque el amor verdadero crece con el tiempo”.  

Asimismo, al preguntarle al sacerdote si ¿es cierto que todo vale en el amor?, respondió: 

“Bueno, eso recuerda la famosa frase “Ama y haz lo que quieras”, que explicada quiere decir: si amaras como debieras, podrías hacer lo que quisieras”. 

El Don del perdón 

En cuanto a la capacidad de perdonar y ser perdonado en una relación, Lisa aseguró que “en el corazón de una madre caben todos sus hijos, en todas las situaciones. Así es el corazón de la Madre Iglesia, para todos tiene solución”.

Sobre las relaciones prematrimoniales o la convivencia fuera del matrimonio, el P. Alfredo cuestionó: “¿Qué diría de uno que sube al altar y celebra Misa sin ser sacerdote? Pues que profana el sacramento, ¿verdad? Por lo tanto, sacar fuera del sacramento la relación de esposos es como una profanación”. 

La importancia del diálogo 

Asimismo, Lisa recordó a los novios algo indispensable que no puede faltar en una buena relación es “el diálogo confiado con Dios y con la persona que tienes al lado”. 

Por último, el P. Alfredo expresó que todavía le conmueve “la ilusión con la que llegan algunos novios. Están emocionados como niños de Primera Comunión, pidiendo aprender lo maravilloso que es el noviazgo cristiano, algo que ni siquiera sabían que existía”.

 

Etiquetas: Matrimonio, San Valentín, noviazgo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios