30 de noviembre de 2014 - 5:16 AM

Papa Francisco: Unidad de cristianos es pedida por jóvenes, pobres y víctimas de las guerras

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa/EWTN Noticias

Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé / Captura Youtube
Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé / Captura Youtube

El Papa Francisco participó esta mañana en la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo en la Iglesia de San Jorge del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, junto a Bartolomé, y señaló que la ansiada unidad de los cristianos está siendo pedida por los jóvenes, los pobres y las víctimas de los conflictos.

Hoy se celebra la fiesta de San Andrés Apóstol, patrono de Turquía y del que es sucesor el Patriarca Bartolomé I. La ceremonia se extendió por cerca de dos horas al dar comienzo a las 9,30 horas local y finalizar a las 11,30 horas de Estambul. Se celebró en un clima de extraordinaria solemnidad y contó con oraciones cantadas en griego. El Santo padre participó atento de la celebración desde un lugar destacado.

Al finalizar la celebración, el Papa Francisco y el Patriarca han pronunciado unas palabras. El Pontífice ha expresado que estar allí es “una gracia singular que el Señor me concede” y recordó cómo en Buenos Aires en sus años de Arzobispo participó en más de una ocasión en la Divina Liturgia de las comunidades ortodoxas de la ciudad. Habló una vez más sobre la comunión entre las dos Iglesias y destacó que “encontrarnos, mirar el rostro el uno del otro, intercambiar el abrazo de paz, orar unos por otros, son dimensiones esenciales de ese camino hacia el restablecimiento de la plena comunión a la que tendemos”.

“Para nosotros la verdad es la persona de Jesucristo” y “la vida cristiana es una experiencia personal, un encuentro transformador con Aquel que nos ama y que nos quiere salvar. También el anuncio cristiano se propaga gracias a personas que , enamoradas de Cristo, no pueden  dejar de transmitir la alegría de ser amadas y salvadas”, dijo el Papa.

Para Francisco, no es casualidad que unos días después de la celebración del 50 aniversario de la promulgación del Decreto del Concilio Vaticano II sobre la búsqueda de la unidad de los cristianos, la Unitatis redintegratio, se hayan encontrado en Turquía. “Con aquel decreto la Iglesia reconoce en particular que las Iglesias ortodoxas ‘tienen verdaderos sacramentos, y sobre todo, en virtud de la sucesión apostólica, el sacerdocio y la eucaristía, con los que se unen aún con nosotros con vínculo estrechísimo”.

En opinión de Francisco, “es de suma importancia conservar y sostener el riquísimo patrimonio de las Iglesias de Oriente” y el restablecimiento de la plena comunión “no significa sumisión del uno al otro, ni absorción, sino más bien la aceptación de todos los dones que Dios ha dado a cada uno, para manifestar a todo el mundo el gran misterio de la salvación”. Así, “la Iglesia no pretende imponer ninguna exigencia”. Según el Papa, las voces de los pobres, las víctimas de los conflictos y de los jóvenes se alzan para pedir esta comunión.

Las palabras del Patriarca Bartolomé I estuvieron repletas de afecto hacia el Papa Francisco y también hablaron de la ansiada unidad. “los modernos perseguidores de los cristianos no preguntan a qué Iglesia pertenecen sus víctimas”, y añadió: “la unidad, por la cual nos comprometemos, se realiza ya en algunas regiones, desgraciadamente, a través del martirio”.

El Patriarca Bartolomé afirmó que sus antecesores han instituido, inspirado, bendecido y apoyado “el diálogo de la caridad y de la verdad entre nuestras iglesias para la elevación de los obstáculos acumulados por un milenio completo en las relaciones entre ellas, diálogo entre hermanos y no, como antiguamente, de adversarios”.

Además, subrayó que es necesario poner nuevamente como base de la unidad la fe “que hemos conservado en común en el oriente y en el occidente por un milenio” de tal forma que “nuestra obligación no se limita al pasado, sobre que se extiende sobre todo (…) y en el futuro”.

Por último, el representante de la Iglesia de Constantinopla aseguró que “muchos ponen hoy sus esperanzas en la ciencia, otros en la política; otros en la tecnología. Pero ninguna de estas puede garantizar el futuro si el hombre no adopta la llamada de la reconciliación, del amor y de la justicia; la llamada de la aceptación del otro, del diferente, aún también del enemigo”.

Etiquetas: Unidad de los cristianos, Viaje del Papa Francisco a Turquía, Divina Liturgia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios