El Papa Francisco reiteró su profunda tristeza por la masacre ocurrida una iglesia católica durante la celebración de la Misa en el Domingo de Pentecostés, el 5 de junio, y rogó a Dios “por la conversión de los ciegos por el odio y la violencia”.

En un telegrama remitido a Mons. Jude Ayodeji Arogundade, Obispo de Ondo (Nigeria), el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, indicó que “”Su Santidad el Papa Francisco se entristece profundamente al enterarse del horroroso ataque a la iglesia de San Francisco en Owo”.

ADVERTENCIA: Las imágenes podrían herir la sensibilidad del lector.

Además, dijo el Purpurado, el Papa Francisco “les garantiza a ustedes y a todos los afectados por este acto de violencia indecible su cercanía espiritual”.

Este es el segundo mensaje del Papa Francisco sobre la masacre en Pentecostés en Nigeria, después de que el domingo 5 de junio la Oficina de Prensa de la Santa Sede emitiera un comunicado.

Más en Vaticano

Hombres armados irrumpieron este domingo 5 de junio, en la Solemnidad de Pentecostés, en la iglesia católica de San Francisco Xavier en la localidad de Owo, en el estado de Ondo, matando a decenas de fieles y dejando heridos a muchos más.

Aunque la cifra de muertos aún no ha sido confirmada por las autoridades locales, imágenes y videos difundidos en redes sociales dan cuenta de la masacre.

Diversos usuarios acusan a los pastores fulani, violentos grupos de mayoría musulmanes, de la masacre, mientras que otros responsabilizan al grupo terrorista islámico Boko Haram.

En su telegrama, el Santo Padre encomendó “las almas de los muertos a la amorosa misericordia de Dios Todopoderoso” e imploró “la divina sanación y el consuelo a los heridos y a los que sufren”.

El Cardenal Parolin dijo luego que el Papa Francisco “ruega por la conversión de los cegados por el odio y la violencia para que escojan en lugar el camino de paz y justicia”.

“Sobre ustedes y los fieles de la Diócesis, el Papa Francisco invoca las bendiciones divinas del consuelo y la fortaleza mientras siguen viviendo el mensaje del Evangelio con fidelidad y valentía”, concluyó.

(El artículo continúa después)