Antes del rezo del Ángelus este domingo, en la Misa en la que declaró Beato a Juan Pablo I, el Papa Francisco pidió a la Virgen María que nos ayude a seguir el ejemplo de santidad del Papa de la sonrisa.

Antes de concluir la Eucaristía de beatificación de Juan Pablo I en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el Papa Francisco saludó a los más de 25 mil fieles presentes.

“Saludo a todos ustedes peregrinos, de modo especial a los fieles de Venecia, Belluno y Vittorio Veneto, lugares vinculados a la experiencia humana, sacerdotal y episcopal del Beato Albino Luciani”, dijo el Santo Padre recordando el nombre con el que fue bautizado Juan Pablo I.

“Nos dirigimos en oración a la Virgen María, para que nos obtenga el don de la paz en todo el mundo, especialmente en la martirizada Ucrania”, exhortó el Papa cuando la guerra iniciada con la invasión de Rusia lleva ya más de seis meses.

“Que Ella (la Virgen), la primera y perfecta discípula del Señor, nos ayude a seguir el ejemplo y la santidad de vida de Juan Pablo I”, concluyó.

Juan Pablo I falleció el 28 de septiembre de 1978, solo 33 días después de su elección, lo que lo convierte en uno de los pontificados más breves de la historia.

Más en Vaticano

La brevedad de su pontificado y las afirmaciones de algunos autores generaron una serie de mitos sobre su muerte.

En la víspera de la beatificación, la experta en la vida de Juan Pablo I y vicepostuladura de su causa, Stefania Falasca, resaltó que Albino Luciani murió por causa natural, lo que se sustenta en la documentación médica.

Asimismo, el sobrino del Papa Juan Pablo I, Edoardo Luciani, explicó que no hubo conspiración para matar a su tío, sino que eso fue algo inventado que el estadounidense David A. Yallop incluyó en un libro suyo en inglés.