12 de abril de 2018 1:14 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 12 de abril de 2018 4:00 pm

Un día como hoy hace tres años San Gregorio de Narek fue declarado Doctor de la Iglesia

POR ÁLVARO DE JUANA | ACI Prensa/EWTN Noticias

Imagen de San Gregorio de Narek en la Basílica de San Pedro / Foto: Bohumil Petrik (ACI Prensa)
Imagen de San Gregorio de Narek en la Basílica de San Pedro / Foto: Bohumil Petrik (ACI Prensa)

El 12 de abril de 2015, el Papa Francisco proclamó Doctor de la Iglesia a San Gregorio de Narek, a quien se le conoce como el “San Agustín de los armenios”.

El Santo Padre concedió el título durante una Misa celebrada en memoria de todas las víctimas del genocidio armenio, perpetrado por el Imperio Otomano contra los cristianos hace más de cien años.

En la solemne ceremonia, el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, y el Postulador de la causa se dirigieron al Pontífice para pedir la proclamación de San Gregorio Narek como Doctor de la Iglesia Universal.

“Padre Santo, desde los primeros siglos de la era cristiana, el Espíritu Santo ha dado al Oriente numerosas estrellas, es decir, hombres y mujeres santos y sabios que con el ejemplo de su propia vida y con su enseñanza han señalado el camino  al conocimiento de los misterios de Dios y al encuentro con Cristo”, expresó.

El Purpurado afirmó que el santo armenio fue un “gran teólogo, místico y poeta” que “comunicó la experiencia espiritual y eclesial con la vida y la enseñanza dogmática, transmitiendo la teología a través de  la belleza. La profundidad de las ideas teológicas de nuestro santo, la novedad de su pensamiento y el vigor de su verbo poético fueron siempre apreciados a nivel popular y también por los hombres de la cultura”.

“Su obra penetró poco a poco en todos los campos de la vida religiosa y de la cultura armenia: la poesía, la miniatura, la música, la hagiografía, la liturgia y el folclore. Su constante popularidad está unida todavía hoy a su libro de meditaciones y oraciones y fue conocido comúnmente por el pueblo armenio con el nombre de Narek”, prosiguió, e indicó que “es el texto más venerado y más difundido en Armenia después del Evangelio”.

El Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos explicó que los puntos fundamentales que el santo desarrolló en su doctrina fueron “el sentido del pecado y del límite del hombre, que es incapaz de hablar de Dios y con Dios sin la mediación de la Palabra encarnada; la reflexión dogmática sobre el misterio de la Santísima Trinidad, de la cual veía una reflexión en el alma humana y sobre todo una analogía con las tres virtudes teologales”.

También “la defensa de la eficacia sobrenatural de los sacramentos y su rol de transmisión y de meditación de la Iglesia, reafirmando la importancia de la gracia divina y de la vida interior, en contraposición a las tendencias heréticas de los Thondrakiani, que pretendían regresar a los orígenes del cristianismo pero renegando de la jerarquía, los sacramentos, la Iglesia y la litúrgica”.

Agregó que el santo armenio profundizó en “la devoción a la Virgen María, la Panaghi, como ‘aquella que no es otra cosa que santidad’, la ‘Toda Santa’”.

El Cardenal Amato explicó que tras un exhaustivo estudio, la Congregación para la Doctrina de la Fe dio su voto afirmativo “para proclamarlo Doctor Universal de la Iglesia”.

En su visita a Armenia en junio de 2016, el Papa Francisco afirmó que San Gregorio de Narek debería ser llamado como "el Doctor de la Paz" porque durante su vida quiso “identificarse incluso con los débiles y los pecadores de todo tiempo y lugar, para interceder en favor de todos”.

"Su solidaridad universal con la humanidad es un gran mensaje cristiano de paz, un grito vehemente que implora misericordia para todos", manifestó el Pontífice.

El pasado 5 de abril de este año, se inauguró en los Jardines Vaticanos una estatua en bronce de San Gregorio de Narek, también considerado como símbolo del ecumenismo entre cristianos católicos y ortodoxos.

¿Quién es San Gregorio de Narek y porqué es importante?

En el 2015 San Gregorio de Narek se convirtió en el Doctor de la Iglesia Católica número 36.

Nació en Andzevatsik (Armenia) alrededor del año 950, en una familia de literatos.

Su madre murió cuando era niño, y su padre Khosrov, quien más tarde se convirtió en arzobispo, escribió el más antiguo comentario de la Iglesia armenia sobre la Divina Liturgia.

Khosrov confió el cuidado de Gregorio y su hermano Juan a su primo Ananías Vartabed, llamado “el filósofo”, abad del monasterio de Narek, que era floreciente en vocaciones y vida espiritual. En ese lugar también existía una célebre escuela de Sagrada Escritura y de patrística.

Gregorio ingresó al monasterio de Narek en su juventud y en el año 1003 escribió su obra más famosa: el “Libro de las Lamentaciones”.

A la edad de 25 años fue ordenado sacerdote y nombrado formador de los novicios. Su fama de santidad y sabiduría trascendió las paredes de Narek. Sin pretenderlo se convirtió en reformador de la vida monacal. Elegido abad del monasterio, llevó una vida de ardiente amor por Cristo y María.

Las envidias y la estricta observancia de las normas de vida conventual le trajeron la enemistad de algunos monjes que abrieron contra él una auténtica persecución: lo llegaron a acusar injustamente de herejía y aquella campaña terminó con la deposición de sus cargos.

Fue llamado el “San Agustín de los armenios” por el influjo que tuvo entre los fieles.

Murió alrededor del año 1005 y fue enterrado en el mismo monasterio. Su tumba fue el destino de peregrinaciones hasta la época de las masacres perpetradas por los turcos.

San Gregorio de Narek vivió en la época de la separación de la Iglesia Apostólica Armenia de su fidelidad a Roma. Además, era el tiempo de paz y prosperidad anterior a las terribles invasiones de los turcos y los mongoles.

El monasterio de Narek, hoy deshabitado, fue destruido en el siglo XX luego del Genocidio Armenio, que fue la deportación forzosa y exterminio de entre un millón y medio y dos millones de personas, por parte del Gobierno de los Jóvenes Turcos en el Imperio Otomano, desde 1915 hasta 1923.

Etiquetas: Vaticano, Iglesia Católica, Doctor de la Iglesia, Papa Francisco, San Gregorio de Narek

Comentarios