27 de enero de 2015 2:38 pm

Papa Francisco en Twitter recuerda dolor de Auschwitz y pide paz entre los pueblos

POR EDUARDO BERDEJO | ACI Prensa

Campo de concentración de Auschwitz / Foto: Wikipedia - Fotógrafo Stanislaw Mucha (CC-BY-SA-3.0-DE)
Campo de concentración de Auschwitz / Foto: Wikipedia - Fotógrafo Stanislaw Mucha (CC-BY-SA-3.0-DE)

El Papa Francisco se unió hoy, a través de su cuenta de Twitter, a la conmemoración mundial del 70° aniversario del cierre del campo de concentración de Auschwitz (Polonia), el mayor centro de exterminio nazi en el que murieron 1.100.000 personas – el 90 por ciento judíos-, y entre los cuales estuvieron San Maximiliano Kolbe y Santa Edith Stein.

“Auschwitz es un grito de dolor que, en ese gran sufrimiento, está pidiendo un futuro de respeto, de paz y de encuentro entre los pueblos”, expresó el Santo Padre en su cuenta @Pontifex.

Este 27 de enero se recuerda los 70 años del cierre de este campo de concentración por parte de las tropas soviéticas, así como a todas las víctimas del holocausto. Auschwitz fue abierto el 24 de mayo de 1940. Sin embargo, la liberación de este centro fue precedida por la disolución paulatina del complejo a partir del verano de 1944 y por la evacuación de más de 60.000 prisioneros. Cuando llegaron los soviéticos había unos 7.000 presos que por su estado de salud no pudieron seguir a sus compañeros en las llamadas “marchas de la muerte”.

Dos santos católicos

Entre las cientos de miles de víctimas del genocidio nazi en Auschwitz estuvieron dos santos católicos, el sacerdote polaco Maximiliano Kolbe y la religiosa Teresa Benedicta (Edith Stein).

El P. Kolbe fue apresado por primera vez en 1939 luego de la invasión de Alemania a Polonia, junto a otros frailes franciscanos, con quienes fue enviado a los campos de concentración. Posteriormente fue liberado.

Sin embargo, en 1941 es nuevamente hecho prisionero y enviado a la prisión de Pawiak y luego al campo de concentración de Auschwitz, donde ejerció su ministerio sacerdotal a pesar de las terribles condiciones de vida.

El 3 de agosto de ese año un prisionero logra escapar, pero en represalia el comandante del campo escoge diez prisioneros para ser condenados a morir de hambre. Entre los hombres escogidos estaba el sargento Franciszek Gajowniczek, polaco como San Maximiliano, casado y con hijos.

Cuentan los testigos que el sargento pronuncia las palabras “¡Adiós, adiós , mi pobre esposa!.. ¡Adiós, mis hijitos, hijitos huérfanos!”, las cuales fueron acogidas en el corazón por el sacerdote, que da un paso adelante y se ofrece en lugar de Gajownieczek. "Soy sacerdote católico polaco; soy anciano; quiero tomar su lugar, porque él tiene esposa e hijos...", expresó.

Paulatinamente los condenados fueron muriendo de hambre, sin embargo, el P. Kolbe seguía vivo. Así, tras diez días de condena, los nazis deciden aplicarle una inyección letal el 14 de agosto de 1941. Fue canonizado el 10 de octubre de 1982 por San Juan Pablo II.

Por su parte, Edith Stein era una religiosa carmelita conversa del judaísmo que, ante la persecución que sufrían los judíos, es trasladada de Alemania al convento de Dutch en Echt (Holanda), en 1938.

Posteriormente los nazis toman este país. Esto obliga a Edith a pedir una visa a Suiza (país neutral), junto con su hermana Rosa, con quien había vivido en Echt y ser transferidas al Convento de Carmelitas de Le Paquier. Sin embargo, la comunidad de Le Paquier informó que podía aceptar a Edith pero no a Rosa.

Edith no aceptó esto y prefirió quedarse con su hermana Rosa en Echt.

Durante la ocupación de Holanda, los nazis dejaron inicialmente en paz a los judíos conversos al catolicismo. Sin embargo, la condena de los obispos a la persecución y deportación de judíos provocó la reacción nazi contra los bautizados. Rosa y Edith fueron capturadas en el convento el 2 de agosto de 1942.

Testigos cuentan que durante los días de encierro en Amersfoort y Westerbork, Edith consoló a otras mujeres y cuidó a los niños.

Días después, antes del amanecer del 7 de agosto de 1942, los prisioneros de Westerbork fueron llevados a los trenes y deportados a Auschwitz. En 1950, la Gazette Holandesa publicó la lista oficial con los nombres de los judíos que fueron deportados esa noche de Holanda. No hubo sobrevivientes. He aquí lo que decía lacónicamente la lista de los deportados: “Número 44070: Edith Theresa Hedwig Stein, Nacida en Breslau el 12 de Octubre de 1891, Muerta el 9 de Agosto de 1942”. Fue canonizada por San Juan Pablo II el 11 de octubre de 1998.

Etiquetas: twitter, Papa Francisco, Auschwitz, San Maximiliano Kolbe, Santa Edith Stein

Comentarios