El Departamento de Doctrina de la Conferencia del Episcopado Colombiano (CEC), advirtió a los católicos que no deberían participar en la celebración de Halloween, “porque su origen y esencia es pagana y esotérica”.

En un comunicado publicado el viernes 28, el Departamento de Doctrina señaló que cada vez es “más difundida entre nosotros la celebración, de origen foráneo, del 31 de octubre como un ‘día de las brujas’ o ‘día de los niños’”.

“Un cristiano católico no debería participar en esta celebración porque su origen y esencia es pagana y esotérica”, expresó en el texto titulado “Algunos conceptos doctrinales en el contexto del 31 de octubre”.

“Esto no quiere decir, consecuentemente, que deba darse el calificativo de ‘diabólico’ a este día o que quien participe en estas celebraciones incurra en un pecado mortal irreparable por, presuntamente, ‘consagrar su alma al demonio’”, añadió.

En su nota recordó que “no solo el 31 de octubre, sino todos los días, el cristiano lucha por no caer en las fauces del enemigo que ‘ronda como un león rugiente buscando a quien devorar’”. “Esta es una batalla diaria contra la ‘acción ordinaria del demonio’ que actúa, principalmente, a través de la tentación”, indicó.

“Por ello, una persona que aparenta bondad, pero que su corazón esté lejos de Dios, compromete más su salvación eterna que una persona que, sin pretender ofender a Dios, participa con un disfraz el día 31 de octubre”.

Más en América

“Lamentablemente, el 31 de octubre - no se puede negar-, ha sido elegido por algunas personas alejadas de Dios, como un día para realizar prácticas ocultistas, espiritistas y satánicas”.

Las acciones extraordinarias del demonio

En su nota, la CEC recordó que además de la tentación, existen las acciones extraordinarias del demonio, es decir “poco comunes”, entre las que está la sujeción diabólica, “mediante la cual la persona se siente sujeta al enemigo (aun cuando quede salva la voluntad y libertad para liberarse)”.

Este es “el caso de los médiums, ocultistas, espiritistas, satánicos; pero, también, de todos aquellos que sistemáticamente su sujeción al demonio, en ámbitos distintos a los tradicionalmente reconocidos como esotéricos y demoniacos, los hace obrar constantemente contra Dios”.

Sin embargo, reafirmó que “como la acción ordinaria, también la acción extraordinaria del demonio puede vencerse. Ninguna persona está indefectiblemente condenada”.

“Por ello, el 31 de octubre y el 1 de noviembre, la Iglesia ora por todos aquellos que obran contra el plan de Dios para que encuentren personas y circunstancias que los acerquen al Creador Bondadoso y se detenga la espiral de maldad, sobre todo en contra de los niños inocentes”, afirmó.

(El artículo continúa después)

Un llamado a los padres de familia

El Departamento de Doctrina llamó a “tener claro que la inocencia infantil nunca busca ofender a Dios”.

“Para que haya pecado mortal se necesita: pleno consentimiento de ofender a Dios, plena conciencia de que se está trasgrediendo su ley de amor, y que la materia del pecado sea grave”, recordó.

En ese sentido, señaló que “los padres de familia, docentes y adultos en general, deben enseñar a los niños a ‘no seguir la corriente de este mundo en que vivimos’”.

“Cuando un niño recibe explicación de por qué estas celebraciones no son cristianas, puesto que no pocas veces exaltan antivalores que contradicen el Evangelio de la Luz de Cristo y el amor del prójimo, el niño entiende que debe alejarse de estos contextos”, afirmó.

Alternativas católicas al Halloween

En su comunicado, el Departamento de Doctrina animó a seguir el ejemplo de algunas parroquias que, para la noche del 31 de octubre, incentiva a las familias a regalar la estampita de algún santo, junto con un dulce, a los niños que tocan las puertas de sus casas.

“También se les puede invitar a rezar una oración a la Virgen María o a San José, patronos de las familias. Son alternativas que no ‘satanizan’ sino que acogen y cuestionan según la pedagogía de Jesús”, afirmó.

Finalmente, el Departamento de Doctrina de la CEC recordó que el 31 de octubre la Iglesia celebra “la víspera de la Solemnidad de Todos los Santos, ocasión propicia para exaltar los valores del Evangelio; la imitación de las virtudes de los santos, la alegría de estar llamados a un mismo destino final en unión con Cristo en la eternidad”.

“Muchas parroquias católicas incentivan hoy en día la participación de los niños el 1 de noviembre a la Eucaristía o a encuentros específicos, más que disfrazados, ‘revestidos de Cristo’, imitando perfiles de Santidad”.

“Si la comunidad eclesial invita a los niños y niñas a vestirse como un arcángel, el Papa, una religiosa, una Santa o Santo en particular, propondrá a los pequeños una ocasión celebrativa y gozosa alternativa. Es cuestión de planeación pastoral”, aseguró.