Las autoridades locales han multado a un hombre, veterano militar, que rezaba en silencio por su hijo cerca de un centro de abortos en Ophir Road, Bournemouth, al sur de Inglaterra.

Según recoge un informe de Alliance Defending Freedom (ADF), una organización legal cristiana que defiende la libertad religiosa y asiste legalmente al veterano militar, Adam Smith-Connor rezaba en silencio por su hijo, muerto por un aborto hace 22 años, dando la espalda a una instalación que realiza esta práctica, cuando “oficiales acreditados de seguridad comunitaria” se le acercaron.

Smith-Connor, subraya ADF, “estaba de espaldas a la clínica para tener en cuenta la privacidad del personal y los asistentes del centro de aborto”.

Al ser consultado por los oficiales sobre qué hacía, Smith-Connor fue claro: “Rezar por mi hijo, que está muerto”.

Más en Vida y Familia

ADF explica que el área de censura llamada “zona de amortiguamiento” fue implementada en la región desde el 13 de octubre de 2022 por una Orden de Protección de Espacios Públicos (PSPO, por sus siglas en inglés) del Consejo de Bournemouth, Christchurch y Poole.

De acuerdo con la normativa local, cerca de un centro de aborto está prohibido “protestar, es decir, participar en un acto de aprobación/desaprobación o intento de acto de aprobación/desaprobación, con respecto a cuestiones relacionadas con los servicios de aborto, por cualquier medio”.

“Esto incluye, pero no se limita, a medios gráficos, verbales o escritos, oración o consejería”, añade.

Además, se prohíbe “la celebración de vigilias en las que los miembros rezan en voz alta, leen las Escrituras, hacen una genuflexión, rocían agua bendita en el suelo o se persignan si perciben que pasa un usuario del servicio”.

Tras enterarse de la razón por la que rezaba Adam Smith-Connor, la agente policial le dijo que “lamento su pérdida. Pero en última instancia, tengo que seguir las pautas de la Orden de Protección del Espacio Público, para decir que creemos que, por lo tanto, está violando la cláusula 4a, que habla sobre la oración y también los actos de desaprobación”.

“El PSPO existe por una razón y tenemos que cumplir con esas regulaciones”, añadió.

(El artículo continúa después)

Hace poco más de un mes, Isabel Vaughan-Spruce fue arrestada cerca de una clínica de abortos en Birmingham, también en Inglaterra, luego de que una persona sospechara que rezaba mentalmente, bajo una normativa similar a la que se usa para multar a Smith-Connor.

Jeremiah Igunnubole, asesor legal de ADF en Reino Unido, señaló que “nadie debería ser criminalizado por lo que cree, especialmente cuando expresa esa creencia en silencio, en la privacidad de sus propias mentes”.

“Al igual que en el caso de Isabel Vaughan-Spruce el mes pasado, Adam ahora podría enfrentar un proceso judicial por contener pensamientos y elevar esos pensamientos a Dios en oración, dentro de una zona de censura”, denunció.

Para Igunnubole, “la rápida proliferación de órdenes que criminalizan a voluntarios como Adam e Isabel debería ser una llamada de atención para todos aquellos que valoran la libertad de expresión, incluso la libertad de pensamiento, sin importar sus puntos de vista sobre el aborto”.

“Me siento movido a orar por lo que le sucedió a mi hijo”

Adam Smith-Connor recordó que “hace 22 años llevé a mi exnovia a un centro y pagué para que abortara”.

“Fue un momento crucial en mi vida. Las consecuencias de mis acciones ese día volvieron para entristecerme años después, cuando me di cuenta de que había perdido a mi hijo Jacob por un aborto que yo había pagado”, expresó.

“Recientemente, me paré afuera de una instalación similar y recé a Dios por mi hijo Jacob, por otros bebés que han perdido la vida a causa del aborto, por sus familias en duelo y por el personal de la clínica de aborto”, continuó.

El veterano militar dijo que “nunca hubiera imaginado estar en posición de arriesgarme a tener antecedentes penales por rezar en silencio”.

“En el pasado, ayudé con abortos en el hospital como parte de mi entrenamiento médico militar, pero ahora oro por aquellos que practican abortos, porque me doy cuenta de cuán dañino es el aborto para las mujeres y las familias, y que cada vida humana es valiosa, sin importar cuán pequeña sea”.

“Sobre todo, me siento movido a orar por lo que le sucedió a mi hijo, Jacob”, expresó.

ADF ha lanzado una campaña de recolección de firmas dirigida a Suella Braverman, secretaria de estado para el Departamento de Interior del Reino Unido, exigiendo que "rechace todos los intentos de implementar zonas de censura". Para firmar, puede ingresar a https://adf.uk/army-vet-fined-for-praying/