10 de septiembre de 2013 12:08 pm

Mons. Ezzati: Mucho de lo que dice Hamilton es producto de una fantasía

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Mons. Ricardo Ezzati
Mons. Ricardo Ezzati

El Arzobispo de Santiago (Chile), Mons. Ricardo Ezzati, calificó de "fantasías" las declaraciones de James Hamilton, que acusó al Prelado de haber encubierto los abusos del sacerdote Fernando Karadima, declarado culpable de esos delitos en febrero de 2011 y a quien se le prohibió a perpetuidad el ejercicio público de su ministerio sacerdotal.

El domingo pasado, Hamilton acusó en el programa Tolerancia Cero al Cardenal Francisco Javier Errázuriz y a Mons. Ezzati de no haber actuado ante las denuncias de abusos sexuales.

Ante esto, el actual Arzobispo de Santiago recordó el lunes a la prensa que "la Iglesia ha colaborado con la justicia, yo lo escuché anoche (a Hamilton) me dio mucha pena por él, por lo que dijo y quiero decir que muchas cosas que dijo son fruto de la fantasía que no corresponde a la verdad".

"Le doy el último caso que él hizo patente. Dijo que yo habría pedido una audiencia al gran maestro de la masonería. Yo creo que eso brota sencillamente de su fantasía como muchas de las otras cosas que ha dicho", añadió el Prelado.

Mons. Ezzati agregó que el único que tomó contacto con él, cuando era Obispo Auxiliar de Santiago, fue José Andrés Murillo "que a través de un padre jesuita, yo nunca dije su nombre, pero en el libelo de acusación aparece el nombre, me pidió una audiencia y me entregó un sobre".

Indicó que en una media página sin firmas venía una acusación "sin decir quién era el acusado y pedí al sacerdote que debido a la gravedad de lo que ahí se decía me dijera el nombre del anónino y donde estaba para poder escribirle una carta o llamarle".

"Le envié una carta diciéndole que estaba abierto a escuchar su denuncia, lo que pasó en las vacaciones del señor Murillo, así entregué un informe escrito a quien era la autoridad de Santiago, y me consta que en la declaración que ha hecho el procurador de justicia de la época, ese mismo día el señor Cardenal entregó mi declaración, esa fue la única intervención mía", señaló Mons. Ezzati.

Por su parte, el Cardenal Errázuriz también desmintió el lunes a Hamilton. Indicó que los dichos del médico "contienen palabras, intenciones o aun hechos totalmente falsos".

"No es cierto –indicó el Purpurado–, que el proceso contra el sacerdote Karadima lo haya comenzado el primer denunciante el año 2003. Éste manifestó expresamente que no era su intención iniciar un procedimiento eclesiástico. Por lo demás, los procesos en la Iglesia no los inicia el denunciante, sino el Obispo, una vez concluida la fase investigativa".

Asimismo, señaló que "es falso que yo haya enviado el resultado de la investigación a Roma, para 'lavarme las manos' de la responsabilidad de emitir una sentencia contra el presbítero Karadima. Ocurrió algo diferente. Cuando el proceso en Santiago estaba a punto de concluir, presentó su denuncia en abril del año 2010 el cuarto denunciante".

"Este declaró que los hechos ocurrieron cuando era menor de edad. En esos casos, la única instancia competente es la Congregación para la Doctrina de la Fe. Toda la investigación tenía que ser enviada a Roma", indicó el Purpurado en su declaración pública.

El Cardenal explicó que previamente la investigación estuvo detenida "por falta de pruebas y de testigos, durante tres años: a partir del mes de junio de 2006 hasta que entregó su denuncia formal el tercer acusador en agosto del año 2009".

"La coincidencia de los relatos, independientes entre sí, mostró que las acusaciones eran verosímiles. Una consulta en Roma a comienzos de septiembre del año 2009 facilitó la prosecución del procedimiento de la Iglesia", señaló.

"El 18 de junio del año 2010 fue enviada la documentación al Vaticano. A la documentación agregué otras denuncias de personas que no habían querido declarar ante el promotor de justicia". "Le pedí a la Congregación para la Doctrina de la Fe que levantara la prescripción de los hechos, para que dictara una sentencia conforme a toda la verdad y a la justicia. De inmediato se inició el Roma el proceso penal. A fines de ese mismo año se dictó la severa sentencia".

Por ello, aseguró el Cardenal Errázuriz, "el camino seguido muestra que no ha habido ni complicidad ni encubrimiento alguno".

Etiquetas: Arzobispado de Santiago de Chile, Abusos sexuales, Iglesia en Chile

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios