Más de 55.000 ciudadanos de todo el mundo se han sumado a una campaña de apoyo a la madre británica de cinco hijos Caroline Farrow, detenida a principios de octubre tras una denuncia de una persona trans especializada en demandas LGTB.

A través de la plataforma CitizenGO miles de personas se han dirigido a David Bentley, Inspector Jefe de Detectives de la Policía del Condado de Surrey, al sur del Reino Unido, para pedir explicaciones por la detención de Farrow el pasado 3 de octubre. 

Farrow se encontraba aquél día a la hora del té, preparando la cena junto a sus hijos, cuando dos miembros del Departamento de Policía, un hombre y una mujer, se presentaron en su casa, irrumpieron en el domicilio, decomisaron los aparatos electrónicos y detuvieron a la mujer. 

“¿Sobre qué premisas sus agentes fueron autorizados a entrar en la propiedad privada de la Sra. Farrow sin una orden judicial? ¿Sobre qué bases fue arrestada la Sra. Farrow el 3 de octubre?”, preguntan los ciudadanos. 

Los firmantes de la campaña también cuestionan las razones legales para la confiscación de los efectos personales de Farrow, incluidos sus aparatos electrónicos como el ordenador portátil de trabajo o una tableta de uso familiar. 

Más en Mundo

 “¿Considera justificable atormentar a una mujer de 48 años con cinco hijos tal y como hicieron sus agentes en Guilford aquella tarde?”, inquieren los ciudadanos. 

En paralelo a esta campaña que exige al responsable policial una investigación, CitizenGO ha puesto en marcha una campaña de captación de fondos para sufragar la defensa legal de su directora de campañas para Reino Unido e Irlanda. 

“Caroline  necesita todo nuestro apoyo ahora, más que nunca. Necesita nuestra ayuda para pagar los honorarios legales para demandar a la policía de Surrey y defenderse”, se explica en el sitio web.

Farrow se ha mostrado decidida a través de las redes sociales a “desafiar lo que sucedió  y pedir cuentas tanto a la Policía como a las personas que me han estado acosando” porque “estos intentos de destruir e interferir en mi vida real por decir la verdad deben detenerse”. 

“No se trata de mi vanidad. Las libertades fundamentales están en juego. Si me pasó a mí te puede pasar a ti. No puedo decirte lo aterradora que es toda la experiencia”, explica en Twitter Farrow. 

 

(El artículo continúa después)

“Parte de la razón por la que esto está sucediendo es porque los activistas trans y el lobby político militante LGBT (para ser claros, NO mis encantadores amigos LGB que solo están tratando de vivir sus vidas) ODIAN tanto lo qu e CitizenGO hace y ODIAN el hecho de que se nieguen a despedirme”, continúa explicando Farrow. 

“A diferencia de los sitios de crowdfunding normales @CitizenGO no va a ser derribado por quejas engañosas sobre la transfobia. Nos enfrentamos al lobby trans. Ellos van a ejecutar mis esfuerzos de recaudación de fondos”, incide. 

Farrow afirma que llevará “esta lucha a la policía de Surrey para que ninguna otra persona tenga que ser arrestada frente a sus hijos a la hora del té, bajo sospecha de publicar caricaturas ofensivas y herir sentimientos en Internet”.

En estos momentos, Farrow tiene abierto un triple frente judicial debido a las continuadas acciones legales impulsadas por una persona trans especializada en interponer demandas basadas en leyes LGBT. 

Su nombre actual es Stephanie Hayden, si bien su nombre original es Anthony George Steven Halliday y desde el año 2019 tiene en el punto de mira a Farrow.