Tras la multitudinaria marcha en rechazo a las reformas al Instituto Nacional Electoral (INE), promovidas desde el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, un obispo mexicano expresó su esperanza: “México está vivo”.

A través de Twitter, el domingo 13 de noviembre, Mons. Héctor Mario Pérez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México, escribió: “Qué esperanzador es ver que México está vivo, que es más que grupos antagónicos”.

“México tiene voz, México tiene alma, y su alma no está llena de rencor sino de esperanza”, añadió el Prelado.

El obispo católico resaltó además que “México hoy dio testimonio de que por defender su voz y su alma, siempre está dispuesto a manifestarse”.

Más en América

El domingo 13 de noviembre, cientos de miles de mexicanos se congregaron en Ciudad de México y en al menos otros 15 estados en rechazo a las reformas que promueve López Obrador para el INE.

Estas reformas, de acuerdo a sus críticos, restarían independencia a la institución electoral y la pondrían bajo el poder del gobierno de turno.

Los organizadores estiman que solo en la capital mexicana se congregaron unas 200 mil personas.

Esta cifra contrasta con las difundidas desde el gobierno de la Ciudad de México y el propio López Obrador.

(El artículo continúa después)

El secretario de gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, militante del partido Morena, fundado por López Obrador, dijo el 13 de noviembre que a la marcha en la capital mexicana “asistieron entre 10 mil y 12 mil personas”.

En su conferencia de prensa matutina, este 14 de noviembre, López Obrador dijo que los que marcharon ayer en la capital mexicana “deben ser unos 60, 50, 60 mil”.

En su diálogo con la prensa, el Presidente de México también criticó a la Iglesia Católica, diciendo que “está actuando —no toda, desde luego— en contra de ese gran papa Francisco, que es un papa progresista, defensor de los pobres, no de los potentados, no de los oligarcas, no de los corruptos, no de los antidemocráticos”.

López Obrador dijo que “por eso ya los voy a acusar a los que están defendiendo a estos potentados y fifís y aspirantes a fifís”, señaló.

En un comunicado difundido el 31 de octubre, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) criticó la reforma electoral de López Obrador, y advirtió que “constituye un agravio a la vida democrática”.

“Ningún ciudadano y menos los gobernantes que juraron guardar y hacer guardar la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, tienen derecho a impulsar reformas que eliminen o comprometan la fortaleza de las Instituciones que son el soporte del Estado Mexicano”, expresaron los obispos.