29 de octubre de 2021 - 7:27 PM

La Iglesia está cumpliendo con un deber moral y legal en el caso de una menor embarazada

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

En el contexto del caso de una niña de 11 años embarazada producto de una violación en Bolivia, la asesora legal de la Conferencia Episcopal (CEB), Susana Inch, explicó que la Iglesia “está cumpliendo con un deber moral y también legal”.

Una niña de 11 años en la ciudad de Yapacaní, Santa Cruz, resultó embarazada tras sufrir reiterados abusos sexuales por parte de su abuelastro de 61 años, hoy detenido.

La niña tiene 21 semanas de gestación y se encuentra en un albergue dirigido por la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, por decisión de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Por ese motivo, la Iglesia ha sido duramente criticada ya que los que están a favor del aborto le acusan de intervenir en la decisión de la niña.

Sin embargo, el sábado 23 de octubre, con una carta escrita a mano, la niña desistió formalmente de proseguir con el aborto y fue dada de alta el martes 26 de octubre. Esta decisión también fue apoyada por la madre de la menor.

El delegado episcopal de Salud de la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, Víctor Hugo Valda, aseguró a ACI Prensa que la Iglesia no incurrió en injerencia o intervención alguna y que “no se ha hablado hasta el momento ni con la niña ni con la madre”. 

“Lo que la Iglesia hizo fue apersonarse el día lunes (25) para que se respete la voz de la niña y de la mamá que no querían interrumpir el embarazo, y porque además, obligarle a hacerse un aborto sería un delito. La Iglesia estuvo presente para eso y preguntar por el estado de la niña”, comentó.

La asesora legal de la CEB, Susana Inch, explicó al programa “Iglesia Viva en diálogo” que “es una situación excepcional muy difícil para una niña de 11 años, pero desgraciadamente ya está dada la situación y toca ver cómo ayudar, cómo acompañar para que sea un proceso lo menos traumático posible y obviamente proteger los derechos del bebé”.

Inch aseguró que “desde la fe hay una convicción absoluta de protección de la vida. Aun cuando haya habido una situación de violencia sexual, aun cuando la situación sea de un embarazo de alto riesgo, aun cuando todo sea adverso en este momento, la convicción es que hay que proteger y defender esa vida bajo cualquier circunstancia. Sobre todo, porque Dios es el que da la vida y es el único que la puede quitar”.

Desde el punto de vista legal, Inch expresó que “todos estamos obligados a dar las condiciones” para que el bebé pueda nacer y continuar su vida después. “La Iglesia no está actuando ni por gusto, ni en busca de reivindicaciones, sino que la Iglesia está cumpliendo con un deber moral y también legal”.

En ese sentido, “si la Iglesia se mantuviera al margen de esta situación estaría incurriendo en un grave compromiso de omisión ético y también de incumplimiento de la ley, porque la ley es clara en cuanto la obligación, primero del Estado y luego de todos, de dar el cuidado y la atención necesaria a un bebé en gestación” y posteriormente a su nacimiento.

“La Defensoría de la Niñez, juzgados, centro de salud, ministerios, cualquier persona estamos obligados a dar la protección necesaria a niños, niñas y adolescentes desde la concepción”, indicó.

La asesora legal de la CEB dijo que para que no se sigan repitiendo estas situaciones se debe trabajar aún más la prevención a través de la formación, la educación sexual desde los principios y valores, de espacios adecuados, entre otros factores.

Etiquetas: Aborto, Bolivia, Aborto por violación, Conferencia Episcopal Boliviana, violación, niña, Aborto en Bolivia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios