27 de enero de 2020 4:35 pm

La Iglesia en Uruguay transita entre la Virgen María y la Eucaristía, asegura Cardenal

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

9° Gran Rosario de Bendiciones para las Familias, Montevideo, Uruguay.
9° Gran Rosario de Bendiciones para las Familias, Montevideo, Uruguay.

Durante el 9° Gran Rosario de Bendiciones para las Familias en Montevideo, realizado el domingo 25 de enero, el Arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla, aseguró que la Iglesia en Uruguay transita entre la Virgen María y la Eucaristía.

Reunidos en la Rambla del Buceo, junto a la Aduana de Oribe, unas 22 mil uruguayos y otros fieles provenientes de Venezuela, Cuba, México, Argentina, Paraguay y Brasil elevaron al Cielo sus peticiones en el tradicional Rosario de globos. 

Minutos después recibieron gozosos la imagen de la Inmaculada Concepción y, antes de rezar el Santo Rosario, escucharon las palabras del Cardenal Sturla quien expresó que “la Iglesia Uruguaya está entre María y la Eucaristía”.

El Purpurado recordó que en noviembre de 2019 la Iglesia renovó su consagración a la Virgen María, tal como lo hizo San Juan Pablo II en su visita al país en mayo de 1988. Asimismo, que los fieles viven un momento especial camino al próximo Congreso Eucarístico Nacional que se realizará del 16 al 18 de octubre.

“Entre María y la Eucaristía la Iglesia en el Uruguay puede encontrarse bien sujeta sabiendo que ningún enemigo podrá contra ella, y que será para nosotros un año de victoria, de la mano de María llevándonos a Jesús su hijo”, dijo el Cardenal Sturla.

“Entre María y la Eucaristía nuestra Iglesia podrá ayudar a que el Uruguay venza los dolores y dificultades que viven nuestras familias”, “decimos sí a la vida, no a la muerte; sí a la unión de las familias, no a la división de ellas; sí a la paz en las familias, no a la violencia familiar; sí a la paz social, no que nos roben esa paz que vivimos”.

“La victoria llegará de la mano de María para todo el Uruguay que necesita de Cristo”, concluyó el Arzobispo de Montevideo.

La multitud rezó el Rosario a una sola voz y, como es tradición, el cuarto misterio se oró en silencio. Antes de que la imagen de la Virgen María regresara a la parroquia Medalla Milagrosa, la multitud cantó las letanías y la oración de la Purísima. 

Más tarde los presentes disfrutaron de un festival de canto y de la adoración de la Cruz. 

Esther Meikle, una de las organizadoras del evento, expresó que una vez más en el Gran Rosario de Bendiciones para las Familias “el Cielo se hace presente en la tierra, es un santuario abierto”.

“Hubo una paz indescriptible, una alegría impresionante, un regalo del Cielo tanto por la cantidad de personas que participaron como por todo lo que sucedió. Hubo mucha paz, la multitud rezó con devoción el Santo Rosario”, agregó.

En conversación con ACI Prensa, Meikle reflexionó que ante todos los ataques que recibe la familia en el mundo, solo “el poder de la oración es infinito. Tenemos mucha fe en que con la oración se puede todo. Con la oración la familia se fortalece y de ahí que se puede combatir todo lo que quiere destruirla”.

Esther Meikle dijo que ha visto cómo se fortalece este encuentro mariano desde su inicio en 2012. Agradeció también el apoyo de los 450 voluntarios. Participaron en su mayoría jóvenes que participaron con generosidad, alegría y obediencia para que todo resultara muy bello y orden”. 

Etiquetas: Familia, Rosario, Iglesia en Uruguay, Rosario de Bendiciones para la Familia, Arquidiócesis de Montevideo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios