16 de octubre de 2014 11:48 pm

La Iglesia debe pedir perdón a los homosexuales, dice Arzobispo colombiano

Redacción ACI Prensa

Mons. Darío de Jesús Monsalve. Foto: Conferencia Episcopal de Colombia
Mons. Darío de Jesús Monsalve. Foto: Conferencia Episcopal de Colombia

El Arzobispo de Cali (Colombia), Mons. Darío de Jesús Monsalve, señaló que la Iglesia debe pedir perdón a los homosexuales por haber realizado juicios hirientes y que “no debemos crear conflicto” con las parejas del mismo sexo.

En una entrevista publicada por el diario colombiano El Tiempo el 15 de octubre, Mons. Darío de Jesús Monsalve señaló que “la Iglesia debe mejorar su relación con esta comunidad (homosexual)” y debe brindarle “más acogida y pedirles perdón por las heridas que les hemos causado con juicios hirientes y dañinos sobre su tendencia”.

El Arzobispo de Cali señaló que las parejas homosexuales “expresan algo constructivo y positivo del humano, que es el afecto”.

“La Iglesia puede ayudar a entender esas manifestaciones como válidas, es decir que se dan, y ayudar a las personas a construir sus vidas. No debemos crear conflicto con esas relaciones, porque ya bastantes conflictos tiene la humanidad como para convertir en problemático algo que debería ser aceptado”, indicó.

ACI Prensa contactó el 16 de octubre al Prelado colombiano que, para dar razón de sus declaraciones, tuvo a la mano la traducción no oficial de la “Relatio post disceptationem” (Relación luego del debate) del Sínodo de la Familia, publicada el lunes 13 de octubre por el Vaticano.

Con relación a sus declaraciones al diario El Tiempo, Mons. Monsalve dijo que “esos son términos que tomo de la ‘Relatio’, son tomados del número 50 de la ‘Relatio post disceptationem’”.

En el párrafo 50 del documento se indica que “las personas homosexuales tienen dones y cualidades para ofrecer a la comunidad cristiana: ¿estamos en grado de recibir a estas personas, garantizándoles un espacio de fraternidad en nuestras comunidades? A menudo desean encontrar una Iglesia que sea casa acogedora para ellos. ¿Nuestras comunidades están en grado de serlo, aceptando y evaluando su orientación sexual, sin comprometer la doctrina católica sobre la familia y el matrimonio?”.

La “Relatio post disceptationem” ha sido duramente criticada por los Padres Sinodales, quienes, en la duodécima Congregación General, cuestionaron su “pésima traducción” y pidieron que se realicen profundos cambios en ella.

Para los obispos reunidos ahora en los llamados círculos menores por idiomas, el texto difundido a inicios de semana es “un documento de trabajo que no expresa una opinión única y compartida por todos los Padres Sinodales”.

El Arzobispo de Cali aseguró que, en su entrevista con El Tiempo, “lo que yo hago son comentarios que están, incluso en el lenguaje, ceñidos a esos números 50, 51 y 52 de la famosa ‘Relatio post disceptationem’. Ese es el tema, ahí no hay nada nuevo”.

“Lo que estamos insistiendo es que la Iglesia no excluye por ningún concepto a las personas que tiene que evangelizar, ese es el tema de la acogida, que creo que el Papa lo ha puesto y creo que en el Sínodo hay un poco de escozor con algunos”, dijo a ACI Prensa.

Mons. Monsalve explicó que en la mencionada entrevista con el diario colombiano dijo “que hay que pedir perdón a las personas que se han causado heridas, y eso no es solo con los homosexuales, sino con las personas que se ha calificado de prostitutas, a las personas que se ha calificado de divorciados, de separados, de abortistas, lo que sea”.

“La Iglesia debe renunciar a un lenguaje que se convierte en una exclusión”, añadió.

Respecto a las uniones homosexuales, el Arzobispo valoró “el criterio que está dando el Sínodo, que es el criterio de acoger la realidad positiva”.

“Tenemos que pensar muy seriamente en que esas parejas existen de hecho, y el hecho de que existan no quiere decir que sean excluidas de la misión de la Iglesia”. El tema no es si la Iglesia acepta o no las acepta, dijo, o “si las promueve o no las promueve, sino ver si las asume o no las asume en su misión, que es evangelizar”.

“Nosotros tenemos que hacer una propuesta del Evangelio, pero no simplemente entrar en un conflicto con la cultura y la sociedad como tal”

Para el Arzobispo colombiano, “hay que sacar estos puntos del contexto netamente ético, antropológico y situarlas en un contexto relacional y misionero”.

No se deben cerrar las puertas, dijo, sino tener “una actitud digamos de Evangelio, que es misericordiosa previa al juicio moral. La moral es una consecuencia de la conversión a la fe cristiana”.

Mons. Monsalve pidió un cambio “de una Iglesia que se siente propietaria de la moral, se siente propietaria del matrimonio, de la familia, a una Iglesia que se siente servidora del Evangelio, y que va ayudando a la gente a entender qué es el proyecto de vida cristiana que Jesús está proponiendo a la humanidad”.

Tras señalar que la Iglesia debe “volver a ubicarse” en una situación misionera, el Prelado dijo a ACI Prensa que “eso le exige a la Iglesia diferenciar lo que es el lenguaje en un cristianismo convencional y un cristianismo que surge de la evangelización, lo que es el lenguaje interno para comunidades creyentes y lo que es el lenguaje social y la manera de manejar las cosas”.

Refiriéndose nuevamente al Sínodo, Mons. Monsalve señaló que “se dice que hay que tener en cuenta, hablando de parejas y de acceso a los sacramentos de las parejas divorciadas, dice que ese discernimiento tiene que tener en cuenta la ley de la gradualidad, y dice que hay que hacer distinción entre pecado de pecado y pecado de gracia y circunstancias atenuantes”.

“A mí me parece que esta es una apertura mucho más misionera”, dijo.

Etiquetas: Colombia, homosexuales, homosexualidad, Iglesia en Colombia, Obispos de Colombia

Comentarios