29 de julio de 2016 5:51 am

Justos entre las naciones: Héroes que dieron hasta la vida por salvar a judíos de nazis

POR EDUARDO BERDEJO | ACI Prensa

La Madre Matylda Getter y los esposos Jozef y Wiktoria Ulma
La Madre Matylda Getter y los esposos Jozef y Wiktoria Ulma

Este viernes el Papa Francisco tuvo un breve encuentro con representantes de personas reconocidas como “Justos entre las naciones”, los no judíos y extranjeros que no dudaron en arriesgar sus vidas para salvar a los judíos del exterminio nazi. Historias de heroísmo y sacrificio entre las que destacan el testimonio de una congregación religiosa y un matrimonio mártir en proceso de beatificación.

Francisco tuvo este encuentro en Birkenau (conocido como Auschwitz II), luego de haber rezado en silencio frente al “muro de la muerte” y la celda donde murió San Maximiliano Kolbe; en Auschwitz I.

En el sector de Birkenau los nazis instalaron 4 crematorios con cámaras de gas que podían recibir hasta 2.500 presos por turno.

Heroísmo de las religiosas franciscanas

Entre las personas a las que el Pontífice pudo saludar está la hermana Janina Kierstan, Madre General de las Hermanas Franciscanas de la Familia de María, en representación de su congregación que salvó en Polonia a cerca de 500 niños judíos, muchos de ellos gracias a la acción de la Madre Matylda Getter.

La historia cuenta que en 1942, Malgosia Mirska y su hermana menor Irena llegaron al convento en Varsovia para encontrar refugio. “A medida que cruzaba la puerta, era consciente de mi dilema: era una cuestión de vida o muerte”, recordó. “La Madre Superiora, Matylda Getter, nos miró y dijo: ‘sí’. Ella nos recibió. Tuve la impresión de que los cielos se abrían ante mí”.  

Eran miles los niños judíos que enfrentaban el mismo dilema, y las religiosas espontáneamente trabajaron para salvarlos, siempre bajo la dirección de la Superiora General, Ludwiga Lisówna (1874-1944) en Lviv, y la Madre Matylda (1870-1968) —conocida como “Mamá”—, en Varsovia. Irena Sendlerowa cuenta que la Madre Getter le aseguró que cada niño rescatado del gueto sería aceptado.

También hubo jóvenes rescatadas por la religiosa. Una chica de nombre Mary contó que llegó al convento en 1943. “La policía estaba tras mis pasos y no podía regresar a mi apartamento, era una judía y no sabía a dónde ir (…). Las hermanas me encontraron un trabajo y he visto con mis ojos que muchos judíos llegaron al convento, especialmente un gran número de niños”.

Las religiosas trabajaron junto con sacerdotes, consulados, laicos y otras congregaciones religiosas en toda Polonia. Solo esta congregación salvó más de 500 niños y jóvenes y cerca de 250 ancianos.

En 1985 la Madre Getter fue reconocida como “Justa entre las naciones”.

Un matrimonio camino a los altares

Otra de las personas que encontró Francisco fueron el Rabino de Polonia, Michael Schudrich y el P. Stanislaw Ruszala. El sacerdote asistió en recuerdo de los esposos Józef y Wiktoria Ulma, así como sus siete pequeños hijos asesinados por los nazis por haber salvado a los judíos.

Józef y Wiktoria Ulma vivían en el pueblo de Markowa, junto a otros 4.500 habitantes. Durante la ocupación alemana, muy probablemente a finales de 1942, pese a la pobreza y el riesgo, los esposos refugiaron a ocho judíos: Saul Goldman y sus cuatro hijos; así como a dos hijas y una nieta de Chaim Goldman de Markowa.

Sin embargo, probablemente fueron denunciados por esconder judíos y el 24 de marzo de 1944, por la mañana, cinco gendarmes alemanes y otros policías comandados por el teniente Eilert Dieken llegaron a la casa del matrimonio.

Primero dispararon a los judíos y luego a Józef y Wiktoria (que estaba en el séptimo mes de embarazo). Después Dieken mató a los niños. En pocos minutos murieron diecisiete personas, incluyendo el bebé que Wiktoria comenzó a dar a luz en el momento de la ejecución.

En 1995, Wiktoria y Józef Ulma fueron reconocidos "Justo entre las Naciones". En 2003 se inició su proceso de beatificación y actualmente se encuentra en el Vaticano.

Así como estos dos casos, muchos otros se dieron durante los años de ocupación nazi, protagonizados por congregaciones, obispos, sacerdotes, laicos, usando diversos medios, incluyendo la expedición de “certificados de bautizo” para ocultar la condición judía de los perseguidos.

También te puede interesar:

Etiquetas: Religiosas, judíos, Holocausto, Viaje del Papa Francisco a Polonia

Comentarios