La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) publicó el informe “¿Perseguidos y olvidados?”, que denuncia que entre 2020-2022 la situación de los cristianos ha empeorado en países de Asia y África, e indicó que parte del problema es la negación que se sigue dando en Occidente.

El informe analizó países de África, Medio Oriente y Asia. “Sin ser exhaustiva, esta edición examina la situación en 24 países donde las violaciones de la libertad religiosa de los cristianos son especialmente preocupantes”, señaló ACN.

En ese sentido, indicó que una de las principales conclusiones del documento es que “en el 75% de los países analizados aumentó la opresión o la persecución de los cristianos”.

Sobre la situación en África, ACN denunció que se ha evidenciado “un drástico aumento de la violencia genocida por parte de agentes militantes no estatales, incluidos los yihadistas”.

En este continente los cristianos “se enfrentan a la amenaza del creciente extremismo islamista”, con grupos como Boko Haram y la Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP, por sus siglas en inglés) que “siguen intentando establecer califatos”.

Además está la presencia del Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS, por sus siglas en inglés) y de Al Shabab, afiliado al ISIS, que ha intensificado “su campaña de terror asesinando a cristianos, asaltando pueblos cristianos e incendiando iglesias”.

Más en Libertad Religiosa

Con respecto a Medio Oriente, el informe de ACN indicó que las migraciones siguen amenazando “la supervivencia de tres de las comunidades cristianas más antiguas e importantes del mundo, las de Iraq, Siria y Palestina”.

Mientras que en Asia, “el autoritarismo estatal es el factor decisivo que ha agravado la opresión contra los cristianos en Birmania (Myanmar), China, Vietnam y otros países”. “En el peor de los casos, la libertad de religión y de conciencia acaba estrangulada, como en Corea del Norte”, denunció.

Además, en este continente “el nacionalismo religioso ha provocado una creciente persecución contra los cristianos de Afganistán, India, Pakistán y otros lugares”.

El informe “¿Perseguidos y olvidados?” indicó que si bien “los gobiernos empiezan a reconocer la importancia de la libertad de religión y de creencias”, todavía “hay un largo camino por recorrer para garantizar la protección” de este derecho.

El documento señaló que “parte del problema es la percepción cultural errónea en Occidente que continúa negando que los cristianos son el grupo religioso más perseguido”.

En ese sentido, recordó que en una reunión el Arzobispo católico caldeo de Erbil (norte de Irak), Mons. Bashar Warda, denunció esta actitud “políticamente correcta” porque “todavía hay personas perseguidas a causa de su fe”.

(El artículo continúa después)