El P. John Mario Gutiérrez, gerente general del Camposanto Metropolitano de Cali (Colombia), rechazó “rotundamente” la profanación que un grupo de jóvenes cometió contra una de las tumbas la semana pasada, a lo que se sumó que se hiciera mofa de los restos humanos ahí depositados.

En declaraciones difundidas por El Tiempo, el sacerdote relató que en la tarde del miércoles 18 de enero numerosos jóvenes, que llegaron en al menos ocho buses, participaron en un entierro en el Camposanto Metropolitano Central, administrado por la Arquidiócesis de Cali.

“Una vez terminado dicho servicio, y ya entrada de la tarde, les pareció oportuno violentar otra tumba y hacerse tomar registros fotográficos y hacer mofa" con los restos de otra tumba del Cementerio Central.

Los jóvenes, que luego se supo que eran menores de edad, subieron las fotos a las redes sociales, recibiendo el rechazo de los internautas.

El P. Gutiérrez condenó esta acción y resaltó que “este comportamiento antiético y antimoral” atenta “contra las obras de misericordia de la Arquidiócesis de Cali: la de dar cristiana sepultura y hacer buena memoria de los fieles difuntos”. “No estamos de acuerdo y no aceptamos”, expresó.

El sacerdote explicó que el cementerio tiene seguridad privada y acompañamiento policial. Sin embargo, “fueron muchos los jóvenes que se amotinaron y no había una guardia especial para contenerlos”.

Más en América

“Los muros del Cementerio Central tampoco están construidos para tener esta clase de eventos. Lamentamos, reprochamos este evento que desdice de la cultura y de la ética de los fieles cristianos”, expresó.

El 20 de enero se supo que los jóvenes se entregaron a las autoridades. El general Daniel Gualdrón, comandante de la Policía en Cali, indicó que gracias a las cámaras de seguridad se identificaron a “tres adolescentes de 14 años”.

“Es importante destacar que la determinación de las madres de familia de los implicados fue pieza clave para que estos jóvenes se entregaran y respondieran por estos hechos”, informó la autoridad policial.