14 de agosto de 2015 7:02 am

Iglesia en Venezuela se queda sin hostias por escasez de harina

POR MARÍA XIMENA RONDÓN | ACI Prensa

La crisis económica en Venezuela golpea nuevamente a la Iglesia Católica: la producción de hostias cayó en un 60 por ciento durante el último mes afectando a tres estados del país sudamericano.

Giovanni Luisio Mass, encargado de la elaboración de las hostias por parte de la Orden de Los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Jerusalén, en el estado Anzoátegui, explicó a los medios locales que desde hace un mes se agudizó la escasez de la harina de trigo sin leudante que sirve para fabricarlas.

Según informa Caracol, la producción mensual de hostias ha disminuido de 80 mil a 30 mil. Esta caída, indica Mass, ha afectado a todos los templos de tres estados venezolanos. Añadió que solamente pueden enviar 1500 hostias a las iglesias del norte del país, porque ya no tienen suficiente harina para fabricar las 8000 que solían mandar.

Asimismo, varias iglesias junto con las comunidades se han organizado para buscar la harina de trigo necesaria para las hostias.

La grave crisis económica

Venezuela enfrenta un desabastecimiento que va desde alimentos, papel higiénico y medicinas a repuestos para autos, chocolate, petróleo y planchas de ropa. Según el Banco Central de Venezuela, el año pasado el precio de los alimentos subió en un 92 por ciento y durante los últimos diez años la inflación ha subido un 1250 por ciento.

Según el diario colombiano El Tiempo y GDA (Grupo de Diarios de América), desde el año 2003 el Gobierno elaboró una lista 165 productos cuyo precio está regulado por las autoridades: aceite de cocina, jabón, leche, harina, carnes, cereales, papel higiénico, productos de limpieza, detergente, pañales, pasta dental, azúcar, entre otros.

Esta medida ocasionó una brecha entre los costos de producción y provocó un gran alza en los precios lo que generó la quiebra de diversas empresas.

También el Gobierno estableció políticas para controlar las ventas como la distribución de boletos para entrar por turnos a los supermercados y la colocación de sensores de huellas digitales en las tiendas para evitar que se “excedan” en la cantidad de productos adquiridos.

Según la BBC, a diario los venezolanos se ven obligados a hacer largas colas en los supermercados pero muchas veces no encuentran los productos que necesitan y tienen que ir a otro y volver a hacer otra cola. En el mejor de los casos, cuando encuentran lo que quieren, los precios suelen ser exorbitantes.

En promedio, un venezolano dedica cinco horas semanales para hacer compras.

La BBC cita a la encuestadora venezolana Datanálisis que afirma que en el 80 por ciento de los supermercados hay una escasez de productos básicos. Por ello, el mercado negro o “bachaqueo”, donde el precio de los productos es el cuádruple, se ha incrementado y el 65 por ciento de las personas que están en las colas afuera de los supermercados son revendedores.

Etiquetas: Venezuela, Iglesia en Venezuela, Crisis en Venezuela, hostias

Comentarios