Los obispos católicos de Costa Rica aseguraron que no se exigirá que los fieles presenten el código QR del certificado de vacunación contra COVID-19 para ingresar a los templos.

En un comunicado difundido el 15 de octubre, la Conferencia Episcopal de Costa Rica srecordó que “el Ministerio de Salud ha informado nuevas medidas que rigen a partir de este 16 de octubre y hasta el 31 de diciembre de 2021, en medio de la emergencia nacional que vive el país”.

“A propósito de la mayor apertura para distintas actividades, se ha indicado que a partir del 1 de diciembre es obligatorio presentar el código QR del certificado de vacunación”, indicaron los obispos.

En efecto, el Gobierno de Costa Rica anunció que desde el 1 de diciembre para el acceso a diversos establecimientos “se exigirá la presentación del código QR (digital o impreso) que certifica el esquema de vacunación completo”.

Entre estos establecimientos figuran restaurantes, bares, tiendas en general, museos, hoteles, balnearios, teatros, cines y establecimientos de actividades deportivas.

El Gobierno señaló que “los espacios de congregación religiosa que así lo prefieran podrán superar la ocupación de 500 personas y utilizar hasta el 30% de su capacidad, siempre y cuando el espacio físico permita la aplicación estricta del distanciamiento entre los asistentes y exigir el certificado de vacunación a todos sus participantes”.

Más en América

“En caso de no superar el límite de 500 asistentes, las actividades religiosas no requerirán el código QR de vacunación, es decir como lo ha sido hasta ahora”, señaló.

Siguiendo estos lineamientos, la Conferencia Episcopal pidió que “a partir del 1 de diciembre 2021, se sigan cumpliendo estas medidas sanitarias en todos los templos, para que los fieles puedan asistir sin necesidad de mostrar el Código QR de certificado de vacunación”.

Los obispos precisaron que el uso de mascarilla seguirá siendo obligatorio dentro de los templos, así como el “distanciamiento de 1,8 metros, respetando también burbujas sociales”.

Además, pidieron “respetar la ocupación máxima de 500 personas, siempre que el

espacio físico lo permita”.

Tras reiterar su pedido de acatar “las disposiciones sanitarias”, los obispos costarricenses alentaron a los fieles a “acudir a los centros de vacunación, para seguir combatiendo esta pandemia”.

(El artículo continúa después)

De acuerdo al Ministerio de Salud de Costa Rica, al 15 de octubre suman más de 551 mil casos confirmados de COVID-19 en el país, con más de 74 mil casos activos. Más de 6,7 mil personas han muerto en el país a causa de la pandemia.

Más de 2,3 millones de personas han recibido las dosis completas de las vacunas contra COVID-19 en el país, que es poco más del 46% de la población meta a la que se busca vacunar.