1 de diciembre de 2022 - 12:01 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 2 de diciembre de 2022 11:12 am

Cada 1 de diciembre se celebra a San Carlos de Foucauld, que dejó todo por seguir a Cristo

Redacción ACI Prensa

Cada 1 de diciembre se celebra a San Carlos de Foucauld, que dejó todo por seguir a Cristo

Cada 1 de diciembre la Iglesia Católica celebra a San Carlos de Foucauld (1858-1916), eremita y místico francés canonizado recientemente por el Papa Francisco.

Foucauld ha sido el inspirador de numerosos movimientos y corrientes espirituales contemporáneas, entre otras razones, gracias a su ejemplo de tenacidad en esa dimensión que nadie debería rehuir: el de la búsqueda espiritual. Y como si esto fuera poco, Foucauld también dio un provocador testimonio de lo que es el desprendimiento de las seguridades que el mundo de hoy ofrece.

Un místico de los tiempos modernos

Pero ante todo, Foucauld buscó seguir las huellas de Cristo. Lo hizo precisamente en un momento de la historia en el que la sociedad empezaba no solo a construirse sin Dios, sino contra Dios. Prueba de ello fue su itinerario personal: habiendo crecido rodeado de la nobleza francesa, se convirtió en militar y aventurero, y, tras encontrarse con Dios, abandonó todo para vivir para Él. Así, “Charles” (Carlos) de Foucauld se hizo un místico en los tiempos modernos.

“La fe es incompatible con el orgullo, con la vanagloria, con el deseo de la estima de los hombres. Para creer, es necesario humillarse”, escribió alguna vez el santo, dejando en claro cuál era el norte de su existencia.

Dueño de un corazón insatisfecho

Charles de Foucauld nació en Estrasburgo (Francia), en 1858, en el seno de una familia aristocrática. A los seis años quedó huérfano, luego de que su madre perdiera la vida durante el trabajo de parto y su padre muriera de tuberculosis poco tiempo después. Junto con su hermana, quedó a cargo de uno de sus abuelos. Se educó en los colegios jesuitas de Nancy, primero, y, luego, en el de París.

Ingresó al servicio militar en 1876, pero fue dado de baja por mala conducta unos años más tarde, mientras se encontraba en Argelia. Sin embargo, volvió a integrarse al ejército a causa de una revuelta en el país africano. Cuando todo acabó, renunció definitivamente a la milicia y en 1882 dio inicio a una expedición por Marruecos. Convertido en explorador, empezó a aprender árabe y hebreo.

Durante su travesía se hizo pasar por judío para facilitarse algunos favores, mientras se dedicaba a registrar el paisaje marroquí, tanto en su humanidad como en su geografía. El exmilitar francés recorrió inhóspitos lugares de Argelia y Túnez, y describió culturas y costumbres. En virtud de este singular esfuerzo, Foucauld recibió la medalla de oro de la Sociedad Francesa de Geografía.

Un largo viaje interior

En 1886, Foucauld tuvo una experiencia profunda de conversión. Todo empezó cuando se percató de la entrega y el fervor con el que vivían su fe los musulmanes. Los ojos se le abrieron en tierras que no eran las suyas, pero donde, al igual que en su patria, había un Dios a quien reverenciar. Para Carlos la religión siempre había estado en la periferia, alejado de sus intereses. De plano le había parecido siempre repulsiva la sola idea de un Dios creador.

Con la ayuda de un sacerdote, el Padre Huvelin, Carlos empezó a conocer la verdadera esencia del cristianismo y a darse cuenta de que su vida carecía de lo que más anhelaba. Abriendo su corazón al Señor, hizo una sincera confesión de vida al sacerdote y optó por un estilo más austero.

Foucauld empezó así a darse cuenta del sufrimiento de tantos, a sentirse cuestionado o interpelado por el dolor humano. Empezó también a encontrar sentido y consuelo para tanto mal en la oración. Escandalizado por los horrores de la esclavitud, que se seguía practicando sin restricción en pleno XIX, empezó a sentir rechazo por las comodidades y los sucedáneos que lo tuvieron adormecido. Por solidaridad con los que nada tienen, comenzó a dormir en el suelo y renunció a vivir con holgura.

Después de peregrinar a Tierra Santa con la intención de andar por los caminos por los que caminó Jesús, Foucauld ingresó al monasterio Notre Dames-des-Neiges para ser monje trapense; allí tomó el nombre de Marie-Alberic. Posteriormente fue enviado al Monasterio de Akbes en Siria y luego se instaló en Roma, donde empezó a estudiar. Sin embargo, decidió dejar la Trapa, ya que los pueblos del norte de África, con los que había vivido, estaban constantemente en sus pensamientos y deseaba hacer algo por ellos.

Finalmente volvió como peregrino a Tierra Santa -donde permaneció unos años- para luego retornar a Francia. Tras retomar los estudios de teología, fue ordenado sacerdote en 1901.

Espiritualidad del desierto

Ya como sacerdote, Carlos de Foucauld fue a vivir cerca de Marruecos, con la intención de ser misionero y evangelizar.

La tarea de misionero la llevó a cabo con especial dedicación entre los llamados Tuaregs. Escribió varios libros sobre ese pueblo y tradujo los Evangelios a su lengua. También incursionó en la lexicografía, redactando el primer diccionario tuareg-francés. El buen Charles se estableció en el corazón del desierto del Sahara, en Tamanrasset (Hoggar, Argelia), abrazando el estilo de vida eremita y la mística.

En 1909 fundó la Unión de Hermanos y Hermanas del Sagrado Corazón, teniendo como principal objetivo la evangelización de las colonias francesas de África. Sin embargo, nadie perseveró en el proyecto y se quedó prácticamente solo. Entonces, los bereberes, etnia del norte de África, se convirtieron en su nueva familia, en su nuevo mundo. Muchos de ellos reconocían en Charles a un verdadero amigo, y gracias a él cambiaron mucho su punto de vista sobre los franceses y los extranjeros.

“Despojado de todo”

El 1 de diciembre de 1916, San Carlos de Foucauld fue asesinado en la puerta de la ermita donde vivía y oraba. La causa: un disparo de fusil que le impactó en medio de un confuso incidente durante una de las tantas revueltas antifrancesas de los bereberes de Hoggar.

“Creo necesario morir como mártir, despojado de todo, tendido en el suelo, desnudo, cubierto de heridas y de sangre, de forma violenta y con una muerte dolorosa” había escrito el santo, con extraordinaria dureza, prefigurando, sin saberlo, lo que sería su final.

Diez congregaciones religiosas y ocho asociaciones espirituales han sido inspiradas por su testimonio y carisma.

Carlos de Foucauld fue beatificado por el Papa Emérito Benedicto XVI en el año 2005. Su canonización es reciente, data del 15 de mayo de este 2022. El Papa Francisco lo canonizó junto a un numeroso grupo de beatos entre los que se encontraba Titus Brandsma, santo neerlandés que luchó contra el nazismo, y Devasahayam Pillai, conocido como “Lázaro”, converso del hinduismo.

Oración de abandono

Más información: https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=678

Etiquetas: Oración, Santos, Francia, santoral

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios