4 de noviembre de 2021 - 5:37 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 4 de noviembre de 2021 9:18 am

Homilía del Papa Francisco en la Misa por los cardenales y obispos fallecidos en 2021

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco presidió este jueves 4 de noviembre en la Basílica de San Pedro del Vaticano una Misa en sufragio por los Cardenales y Obispos fallecidos durante este año.

En su homilía, el Santo Padre invitó “pidamos la gracia de mirar la adversidad con otros ojos. Pidamos la fuerza para saber vivir en el silencio manso y confiado que espera la salvación del Señor, sin quejarnos y sin refunfuñar. Lo que parece un castigo resultará ser una gracia, una nueva demostración del amor de Dios por nosotros. Saber esperar en silencio la salvación del Señor es un arte. Cultivémosla”.

A continuación, la homilía pronunciada por el Papa Francisco:

En la primera lectura hemos escuchado esta invitación: "Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor" (Lam 3,26). Esta actitud no es un punto de partida, sino un punto de llegada. De hecho, el autor llega a ella al final de un viaje, un camino accidentado, que le ha hecho madurar. Llega a comprender la belleza de confiar en el Señor, que nunca deja de cumplir sus promesas. Pero la confianza en Dios no nace de un entusiasmo momentáneo, no es una emoción ni siquiera un simple sentimiento. Por el contrario, surge de la experiencia y madura en la paciencia, como le ocurrió a Job, que pasó de un conocimiento de Dios "de oídas" a un conocimiento vivo y experiencial. Y para que esto ocurra, es necesaria una larga transformación interior que, a través del crisol del sufrimiento, lleva a saber esperar en silencio, es decir, con paciencia confiada, con un corazón manso. Esta paciencia no es resignación, porque se alimenta de la espera del Señor, cuya venida es segura y no defrauda.

Queridos hermanos y hermanas, ¡qué importante es aprender el arte de esperar al Señor! Esperándolo dócilmente, con confianza, desterrando fantasmas, fanatismos y clamores; conservando, sobre todo en tiempos de prueba, un silencio lleno de esperanza. Así es como nos preparamos para la última y mayor prueba de la vida, la muerte. Pero antes están las pruebas del momento, está la cruz que tenemos ahora, y para la que pedimos al Señor la gracia de saber esperar allí, justo allí, su salvación venidera.

Cada uno de nosotros necesita madurar en esto. Ante las dificultades y problemas de la vida, es difícil tener paciencia y mantener la calma. La irritación se instala y el desánimo suele aparecer.

Así puede ocurrir que nos sintamos fuertemente tentados por el pesimismo y la resignación, que lo veamos todo negro, que nos acostumbremos a tonos de desconfianza y lamento, similares a los del autor sagrado que dice al principio: "Ha desaparecido mi gloria, la esperanza que me venía del Señor" (v. 18).

En la prueba, ni siquiera los bellos recuerdos del pasado pueden consolarnos, porque la aflicción lleva a la mente a detenerse en los momentos difíciles. Y esto aumenta la amargura, parece que la vida es una cadena continua de desgracias, como admite el autor: "El recuerdo de mi miseria y de mi extravío es como un veneno" (v. 19).

Sin embargo, en este punto, el Señor marca un punto de inflexión, justo en el momento en que, sin dejar de dialogar con Él, parece que estamos tocando fondo. En el abismo, en la angustia del sinsentido, Dios se acerca para salvar. Y cuando la amargura alcanza su punto álgido, la esperanza vuelve a florecer de repente. Es feo, es feo llegar a la vejez con el corazón amargo, con el corazón desilusionado, con el corazón crítico de las cosas nuevas, es muy duro. Esto es lo que pretendo llamar a mi corazón", dice el orante del Libro de las Lamentaciones, "y por esto quiero recuperar la esperanza" (v. 21). Recuperar la esperanza en el momento de la amargura. 

En medio del dolor, los que se aferran al Señor ven que Él abre el sufrimiento, lo transforma en una puerta por la que entra la esperanza. Es una experiencia pascual, un pasaje doloroso que se abre a la vida, una especie de trabajo espiritual que en la oscuridad nos hace volver a la luz.

Este cambio no se debe a que los problemas hayan desaparecido, sino a que la crisis se ha convertido en una misteriosa oportunidad de purificación interior. La prosperidad, de hecho, a menudo nos vuelve ciegos, superficiales y orgullosos. En cambio, el paso por la prueba, si se vive al calor de la fe, a pesar de su dureza y sus lágrimas, nos hace renacer, y nos encontramos diferentes al pasado.

Un padre de la Iglesia escribió que "nada más que el sufrimiento conduce al descubrimiento de cosas nuevas" (San Gregorio de Nazaret, Ep. 34). Las pruebas nos renuevan, porque eliminan muchas de las escorias y nos enseñan a mirar más allá de la oscuridad, a ver con nuestras propias manos que el Señor realmente salva y tiene el poder de transformarlo todo, incluso la muerte. Nos deja pasar por los cuellos de botella no para abandonarnos, sino para acompañarnos. Sí, porque Dios nos acompaña sobre todo en nuestro dolor, como un padre que ayuda a su hijo a crecer bien estando cerca de él en sus dificultades sin ocupar su lugar. Y antes de llorar, la emoción ya ha enrojecido los ojos de Dios Padre. 

El dolor sigue siendo un misterio, pero en este misterio podemos descubrir de manera nueva la paternidad de Dios que nos visita en la prueba, y llegar a decir, con el autor de las Lamentaciones: "El Señor es bueno con los que esperan en él, con los que lo buscan" (v. 5).

Hoy, ante el misterio de la muerte redimida, pidamos la gracia de mirar la adversidad con otros ojos. Pidamos la fuerza para saber vivir en el silencio manso y confiado que espera la salvación del Señor, sin quejarnos, sin refunfuñar, sin dejarse entristecer. Lo que parece un castigo resultará ser una gracia, una nueva demostración del amor de Dios por nosotros. Saber esperar en silencio, sin habladurías, en silencio, la salvación del Señor es un arte, es el camino de la santidad. Cultivémosla. Es valiosa en el tiempo en que vivimos: ahora más que nunca no hay que gritar y alborotar, sino que cada uno de nosotros debe dar testimonio con su vida de su fe, que es una espera dócil y esperanzada. La fe es una espera dócil y esperanzada.

El cristiano no disminuye la gravedad del sufrimiento, no, sino que levanta sus ojos al Señor y bajo los golpes de la prueba confía en Él y reza, reza por los que sufren. Mantiene sus ojos en el Cielo, pero sus manos están siempre extendidas hacia la tierra, para servir concretamente al prójimo. Incluso en el momento de la tristeza, de la oscuridad, el servicio.

Con este espíritu, rezamos por los cardenales y obispos que nos han dejado en el último año. Algunos de ellos murieron a consecuencia del COVID-19, en situaciones difíciles que agravaron su sufrimiento. Que estos hermanos nuestros saboreen ahora la alegría de la invitación evangélica que el Señor dirige a sus siervos fieles: "Vengan, benditos de mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo" (Mt 25,34).

Etiquetas: Papa Francisco, Misa por cardenales y obispos fallecidos, Homilía del Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios